s

Rusia reunió lo mejor de las artes marciales mixtas en la Batalla de Moscú

Publicado: 18 mar 2011 | 14:00 GMT Última actualización: 18 mar 2011 | 14:00 GMT

Una impecable velada de Artes Marciales Mixtas se desarrolló en la provincia de Moscú. En ella destacó el ídolo local, Batú Jásikov, campeón mundial de kickboxing, que se enfrentó en la pelea estelar al neerlandés Albert “el huracán” Kraus. El evento, que se desarrolló en el hotel Acuarium,

Una impecable velada de Artes Marciales Mixtas se desarrolló en la provincia de Moscú. En ella destacó el ídolo local, Batú Jásikov, campeón mundial de kickboxing, que se enfrentó en la pelea estelar al neerlandés Albert “el huracán” Kraus.

El evento, que se desarrolló en el hotel Acuarium, consistió en diez peleas disputadas en cuatro de las técnicas más populares de este deporte: el kickboxing, el K-1, el sambo y las artes marciales mixtas.

Esta jornada de lucha combinada no sólo comprendió golpes y llaves, sino también un espectáculo basado en la música y en la moda que cautivó a los entusiastas que llegaron a la cita.

El sambo fue una de las disciplinas estrellas en esta velada deportiva. Éste es un sistema de defensa personal y de combate desarrollado en la Unión Soviética y que su sigla en ruso se entiende como “defensa sin arma”. Se efectuaron tres peleas en la categoría hasta 82 kilos, coronándose campeón el moscovita Ígor Antoniuk tras vencer a Gennadi Zúyev, en la ronda previa, y a Alexéi Ivanov en la final.

Además, durante el evento se disputaron dos Campeonatos de Rusia de artes marciales mixtas. En la división hasta 60 kilos, Vitali Panteniev alcanzó el título tras ganarle por puntos a Alí Bagautínov. En los 65 kilogramos, en lo que fue la mejor pelea de la noche, Rasul Mirzáyev no tuvo piedad con Yevgueni Javílov y lo castigó duramente mandándolo a la lona y quedándose con el cinturón de campeón.

Uno de los luchadores que conquistó a los aficionados fue el local Vladímir Minéyev. En la especialidad de K-1 hasta 91 kilos enfrentó al marroquí Abdeslam Nardyiss. El ruso no mostró misericordia con el africano y lo hizo visitar tres veces el suelo ganando la lucha.

En el semifondo se enfrentaron dos talentosos del K-1: el cinco veces campeón de Rusia, Antón Shcherbiná, y el bielorruso Vladímir Voitejovski, peluquero de profesión. Este luchador no sólo es un excampeón en boxeo tailandés, si no también, uno de los mejores estilistas de Moscú. Shcherbiná despeinó a golpes a su rival y se quedó con la pelea, lo que provocó la desilusión del público femenino presente.

La pelea entre el ídolo local, Batú Jasikov, quien luce los cinturones de tres asociaciones del kickboxing; y Albert Kraus, una de las visitas más connotadas en el tema de las artes marciales que llegó a Moscú, fue el plato de fondo del “Fight Nights” o el “Battle of Moscow” .

Tres intensos asaltos ofrecieron los deportistas en la pelea más esperada de la noche. Jásikov controló la contienda de principio a fin, pero no pudo bajar a Kraus, quien se paró de igual a igual y dio valiente oposición.

El ruso cortó sobre un ojo al de los Países Bajos, lo que disminuyó las posibilidades del visitante. Batú, alentado por sus incondicionales, transformó al huracán en brisa y se adjudicó “La Batalla de Moscú”, un evento que reflejó el crecimiento de este disciplina deportiva, que día a día crece más alto en Rusia.

Comentarios Normas para comentar

Abstéganse de usar comentarios insultantes, difamatorios o que no vayan de acuerdo al tema. Evite el uso de palabras malsonantes. Queremos que nuestro sitio web tenga un elevado nivel de discusión entre sus usuarios y que todos puedan expresar su opinión dentro del marco del respeto.

  • Comentarios con Facebook ()
  • Comentarios con RT (  )

¿Será el Estado Islámico una amenaza real para EE.UU.?

sepa más »
 

Lea también

Últimas noticias