X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/2Ey

El capitán Antonio Arias

Publicado: 16 abr 2010 00:22 GMT

Fragmento de las memorias de Francisco Meroño Pellicer, “Aviadores republicanos en el cielo soviético. De nuevo al combate”. Estamos en el periodo de transición, temprano en estas latitudes, donde el corto otoño se encuentra con el larguísimo invierno, cede fácil sus posiciones y los intenso

El capitán Antonio Arias
El capitán Antonio Arias
RT
Síguenos en Facebook

Fragmento de las memorias de Francisco Meroño Pellicer, “Aviadores republicanos en el cielo soviético. De nuevo al combate”.

Estamos en el periodo de transición, temprano en estas latitudes, donde el corto otoño se encuentra con el larguísimo invierno, cede fácil sus posiciones y los intensos fríos comienzan de súbito. Pero hoy, las aguas del lago Ládoga se rizan todavía por los vientos, sólo en los recodos se observan trozos de agua convertidos en hielo. Por aquí pasa la única vía que abastece a Leningrado sitiado, al frente y a la población.

Durante todo el verano, el suministro se hizo en barcos fluviales y cuando el frío arreció y congeló las aguas, por el llamado “camino de la vida”, abierto para los camiones por encima de los hielos y de las nieves. Esas dos vías son protegidas por una escuadrilla de caza, internacional por el personal que la integra, del 964.º Regimiento de la 130.ª División de Aviación.

El jefe de la 2.ª escuadrilla es el capitán Antonio Arias, los jefes de patrullas, Manuel Gisbert, Julián Díaz y el checo Vratislav Huss. Las ideas inmortales del internacionalismo proletario cimentaban la amistad de esta escuadrilla.

Arias, siempre implacable con el enemigo, no quiere hacer nada que pueda resultar ineficaz, va formando a todo el personal de la escuadrilla. […] Su experiencia de aquellos días de la guerra, por los aires de España, le fue forjando su ideal de un fiel combatiente.

[…] Antonio Arias, con la misma perseverancia de su carácter, va consiguiendo su propósito: el de unir a todos estos hombres en uno solo. La escuadrilla ya está formada; los objetivos encomendados se defienden, son los sectores peligrosos en el frente de Voljov, las caravanas por el lago, los ferrocarriles, las estaciones, los puentes…

Se han librado ya varios combates con los “Junkers”, cuya tarea fundamental es destruir las líneas de comunicación en los ríos Voljov y Sias,  que van de Tijvín, Yúrtsevo, Nueva Ládoga. Pero no lo logran. La escuadrilla internacional, integrada, fundamentalmente, por los aviadores españoles, tensa sus lazos sobre la ciudad de Lenin, cuna de la Revolución, soñada por todos los pueblos.

Arias vuela en el avión inglés “Hurricane”, de cuatro cañones de 20 mm. Las aguas del lago aparecen por el horizonte, como una sábana negra, por ellas avanza una embarcación que tiene que defender desde el aire. La patrulla de Arias entra por la orilla opuesta, ve enseguida como empiezan a brillar cientos de lucecitas, que al momento arañan el cielo con su metralla.

[…] Una sombra resbala por debajo, después otra y otra. Sí, ahí están los “Junkers”. Los pilotos de los cuatro aviones sienten físicamente el dolor de poder tardar; ponen los ojos en la distancia, en las siluetas enemigas, en las cruces gamadas y, olvidándose de sí mismos, con rostros crueles y pálidos por el apremio, terriblemente indiferentes a las explosiones de los proyectiles antiaéreos, tiran los aviones al abismo. Arriba, por la espalda, denotan la presencia de dos “Focke-Wulf”.

[…] El barco continúa navegando, acompañado de su largo y bullicioso rabo, blanco y espumoso.

Los “Hurricanes” envían sus primeros disparos desde lejos; los fascistas se encuentran cerca de su presa, que persiguen con tenacidad. Los ataques continúan vivos y dos “Junkers” entran precipitados en las aguas del lago. Arriba, Gisbert y Huss están enzarzados con los cazas enemigos. Puntos diminutos testifican la caída de las bombas, lejos del barco, pero Díaz y Duarte siguen persiguiendo al enemigo. Los peces muertos por los efectos de las explosiones enseñan sus barrigas blancas. Arias da un tirón a la palanca y su “Hurricane” sube delicado, tomando altura.

[…] La ofensiva de nuestro ejército continúa con éxito hasta romper totalmente el bloqueo de Leningrado. […] El regimiento continuó sus combates en Narva, en la región del Báltico; participó en los combates por la ciudad de Minsk, en Prusia Oriental y en muchos otros combates más, hasta alcanzar la Victoria sobre el fascismo.

Antonio Arias y sus coetáneos españoles lucharon hasta el último día; terminó la guerra con el grado de comandante, observador del 439.º Regimiento de la 130.ª División de Caza.

 

La foto del artículo proviene de http://www.1y2gm.com/fuerzas-aereas-aliadas-f57/pilotos-republicanos-espanoles-en-la-urss-t1665-10.htm

 

Etiquetas:

¿En qué se convertirá el bitcóin dentro de una década?

Deje su opinión »

Últimas noticias