X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/43qn

Escalofriantes detalles de la tragedia de París: ¿Cómo eran los atacantes?

Publicado: 14 nov 2015 19:38 GMT

Mark Colclough, testigo de uno de los ataques mortales perpetrados en París, revela el aspecto que tenía uno de los atacantes, así como escalofriantes detalles de la experiencia que vivió la pasada noche.

Las personas se calientan bajo mantas térmicas en una calle cercana a la sala de conciertos Bataclan de París después de los ataques terroristas.
Las personas se calientan bajo mantas térmicas en una calle cercana a la sala de conciertos Bataclan de París después de los ataques terroristas.Reuters / Benoit Tessier
Síguenos en Facebook

El psicoterapeuta británico-danés Mark Colclough, de 43 años de edad, estaba con un compañero de trabajo en la Rue de la Fontaine cuando vio que un hombre armado atacó una cafetería.

"Estábamos a unos 20 metros de la cafetería cuando oímos un petardo; miré a mi alrededor y vi a un hombre, quizá de unos 185 centímetros de altura, y su postura dejaba claro que estaba disparando", recuerda Colclough detallando que el atacante llevaba en la mano izquierda una ametralladora larga automática con un cargador debajo.

"Todo lo que llevaba puesto era ajustado, botas o zapatos y los pantalones eran ajustados, el jersey que llevaba puesto era ajustado, no tenía cremalleras o collares. Todo era negro", relata a 'The Guardian' el testigo, que compara el aspecto del atacante con el de un "soldado de combate".

"Era zurdo y disparaba ráfagas de tres o cuatro tiros", agrega Colclough para insistir en que "eran ráfagas totalmente intencionales, profesionales, de tres o cuatro disparos".

"Mató a tres o cuatro personas que estaban sentadas en las sillas en frente de la cafetería. Vimos cómo las derribó. Cayeron de sus sillas al suelo", prosigue el psicoterapeuta.

Aunque nuestros instintos nos decían que deberíamos ir a casa, a la seguridad, teníamos un sentido de comunidad muy fuerte y pensamos que deberíamos volver

Luego el atacante se dio la vuelta y disparó a un conductor a través de la ventana de su coche, después de lo cual entró en la cafetería. Giró a la derecha y a la izquierda y abrió fuego. Colclough oyó "un total de 15 o 20 disparos, y luego todo quedó en silencio".

Cuando cesó el tiroteo, Colclough y su compañero salieron de su escondite, y vieron que los tres cuerpos en frente de la cafetería aún yacían allí, mientras que el conductor herido, al que los peatones le habían ayudado a bajar del coche, estaba apoyado contra un poste de luz y estaba muriendo.

"Abandonamos la escena, caminamos unos 150 metros, y vimos llegar todos los coches de la Policía, ambulancias y camiones de bomberos. Aunque nuestros instintos nos decían que deberíamos ir a casa, a la seguridad, teníamos un sentido de comunidad muy fuerte y pensamos que deberíamos volver", cuenta el psicoterapeuta añadiendo que, para su sorpresa, la Policía los llevó de vuelta a la cafetería.

Estábamos sentados junto a las personas que estuvieron en un lugar diferente. Ellos quedaron atrapados debajo de los cadáveres. Tuvieron que salir gateando

"Fue bastante horrible. Podíamos ver a las personas que estaban heridas o gravemente heridas o muertas. Tal vez diez o una docena", señala Colclough.

"Vimos cadáveres y vimos a gente... vi a un chico que había recibido un disparo en el estómago. Fue horrendo. Había sangre por todas partes. Y una cosa que me llamó la atención tenía que ver con la sangre en las películas y la sangre en la vida real. En la vida real es espesa", recuerda.

En la comisaría adonde llevaron a los testigos para presentar declaraciones les dijeron que el hombre armado que vieron no había sido detenido. "Preguntamos si era seguro ir a casa y no dijeron definitivamente que no", dice Colclough.

Había sangre por todas partes. Y una cosa que me llamó la atención tenía que ver con la sangre en las películas y la sangre en la vida real. En la vida real es espesa

"Había testigos en todas partes. Filas y filas de ellos. Estábamos sentados junto a las personas que estuvieron en un lugar diferente. Ellos quedaron atrapados debajo de los cadáveres. Tuvieron que salir gateando. Había personas muertas por encima de ellos. Fue bastante horrible para todos", concluye.

Este 13 de noviembre ha sido marcado con una serie de ataques en París. La capital francesa se ha visto sacudida por seis ataques coordinados: varias explosiones cerca del Estadio de Francia, tiroteos en dos restaurantes, en un bar, en un centro comercial y una toma de rehenes en una sala de conciertos.

 

RT

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias