X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/4ep5

Desafiar al Estado Islámico: Cómo un guerrillero logró liberar una ciudad en Libia

Publicado: 24 abr 2016 12:57 GMT

Sami el Ghorabli dio el primer golpe que modificó la historia de la ciudad de Sabratha, ubicada en una zona estratégicamente importante de Libia.

Reuters
Síguenos en Facebook

Sami el Ghorabli es dirigente de un escuadrón que comenzó una serie de arrestos contra miembros del grupo terrorista Estado Islámico en la zona de la antigua ciudad libia de Sabratha. El Ghorabli, conocido también como Sami Krau, dio el primer golpe de cambio que modificó la historia de la región, por lo que algunos lo llaman 'el libertador de Sabratha', informa 'El Confidencial'.

Antes de la liberación, que duró 10 días pero que fue el resultado de un asedio de casi tres meses, la ciudad de Sabratha fue utilizada por el Estado Islámico como lugar de entrenamiento de nuevos reclutas. La historia de Sami el Ghorabli se remonta a noviembre de 2015, cuando él con un grupo de milicianos detectaron, detuvieron y dispararon contra un hombre tunecino, de quien sospechaban que pertenecía al EI.

Por entonces, la localidad se había convertido en un centro de tránsito de los terroristas que pasaban por Libia y se utilizaba como un campamento de entrenamiento para los reclutas, la mayoría de los cuales eran extranjeros. El lugar no fue escogido al azar: Sabratha se sitúa en la frontera entre Túnez y la ciudad de Trípoli, una posición estratégicamente muy importante.

Una lucha a muerte

A pesar de que inicialmente Sami el Ghorabli no sabía acerca de los campamentos del EI, pronto evidencias como secuestros, robos y la presencia de extranjeros con armas, le dejaron claro que se trataba de yihadistas. Entonces, él, junto con los milicianos, decidieron luchar y capturaron al mencionado sospechoso tunecino. El EI no tardó en responder. Los terroristas atacaron al escuadrón, que se encontraba en un refugio, en un asedio que duró tres meses, con munición aérea. Según el Ghorabli, los yihadistas no querían detenerlos, querían matarlos.

Durante el asedio, el escuadrón, esquivando el fuego del enemigo, realizó pocas salidas, aunque fueron exitosas. Según el Ghorabli, cada vez que encontraban algún terrorista del EI, lo arrestaban. De este modo, en diciembre del mismo año, el grupo consiguió detener a varios yihadistas y los entregaron a la policía. Así, el miliciano y sus seguidores descubrieron que se estaba planeando una operación del EI, mediante la cual el grupo proyectaba apoderarse de más zonas y proclamar su adhesión, amenazando y aterrorizando a la población. La lucha de Sami el Ghorabli, que continuaba, se resumió en 10 días de combate a muerte por las calles de la ciudad.

La amenaza persiste

De acuerdo con el Ghorabli, la amenaza del EI en la ciudad no ha desaparecido del todo. Según él, los yihadistas todavía "están vivos, son peligrosos y pueden volver a agrupar gente de Túnez y resurgir". En ese contexto, destaca la importancia de librarse del EI, puesto que entonces "Libia estará bien". Para ello es necesario colaborar a nivel internacional, porque tanto su grupo, como la comunidad, tienen el mismo objetivo: luchar contra el grupo a cuyos miembros "les gusta la muerte y la sangre, lo han probado", concluye.

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias