X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/4kyr

Venezolanos que ocupan Kimberly Clark a RT: "Ninguna persona de la empresa nos dio la cara"

Publicado: 21 jul 2016 04:41 GMT

La trasnacional estadounidense cerró sus operaciones y despidió a mil trabajadores. Venezuela solicitará a la Interpol la captura de los representantes de la empresa. Los obreros asumen el control de la fábrica.

Carlos JassoReuters
Síguenos en Facebook

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que su Gobierno solicitará a la Interpol la detención de los dueños de la empresa Kimberly-Clark, acusados de violar los derechos de más de un millar de trabajadores que fueron echados a la calle luego que la trasnacional cerrara sus puertas, reseña el portal Aporrea.

"Irán presos quienes tengan que ir presos, estén donde estén, porque los vamos a solicitar por código rojo [de la Interpol]", aseguró Maduro.

Los trabajadores de la trasnacional en Venezuela han respaldado este anuncio de Maduro, ya que dijeron sentirse vulnerados en sus derechos por los estadounidenses.

Apoyo obrero

"Nosotros queremos que alguien se haga responsable. Ninguna persona de la empresa nos dio la cara. A muchos nos enviaron mensajes de texto para avisarnos que debíamos llamar a una línea telefónica 0-800 para que nos enteráramos de nuestro cese de labores", contó en entrevista con RT Yirven Laucho, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Kimberly-Clark Venezuela.

En esa empresa laboran 974 trabajadores. Todos se enteraron que la empresa se iba del país de la peor manera, relata Laucho.

"El viernes 8 de julio algunos nos enteramos que, a eso de las 7 de la tarde, nos habían depositado un dinero extra en nuestras cuentas bancarias. Comenzamos a comunicarnos y así descubrimos que esta gente cerraba la empresa y que ese era el pago de nuestra liquidación. Yo llamé a varios directores y ninguno respondió el teléfono. Lo más extraordinario fue que a las 10 de la noche nos quitaron el dinero de las cuentas", asegura.  

Enterarse de esa manera del cierre de la fábrica fue "sumamente desagradable".

Ocupación legal

El sindicato convocó una asamblea a las puertas de la empresa y comenzaron a comunicarse con organismos como la Inspectoría del Trabajo y el Ministerio. Ese mismo sábado, "llegó la ayuda".

Los trabajadores solicitaron al Estado la activación de lo previsto en el artículo 149 de la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras:

"En los casos de cierre ilegal, fraudulento, de una entidad de trabajo, o debido a una acción de paro patronal (…) el Ministro o Ministra del Poder Popular con competencia en materia de trabajo y seguridad social podrá, a solicitud de los trabajadores y trabajadoras, y mediante Resolución motivada, ordenar la ocupación de la entidad de trabajo cerrada y el reinicio de las actividades productivas, en protección del proceso social de trabajo, de los trabajadores, las trabajadoras y sus familias".

A la fecha, luego de una semana de ocupación, se reactivó una línea de producción, se designó una Junta Administradora que integran tres obreros y dos representantes del Gobierno y se firmó un acuerdo con el Gobierno para el suministro de la materia prima para fabricar pañales y otros productos.

"Algún responsable de Kimberly-Clark debe dar la cara a los trabajadores y responder por los pasivos laborales. Acá hay compañeros con siete, ocho o diez años en la empresa y les pagaron 50.000 bolívares (77 dólares) por todo ese tiempo", dijo el líder sindical.

Carlos JassoReuters

El origen

La disputa se desató el sábado 9 de julio, cuando los directivos de la sucursal venezolana de la empresa decidieron cerrar las puertas de sus instalaciones en la nación caribeña, que enfrenta una guerra económica. La trasnacional explicó que el cierre se debió al persistente deterioro de las condiciones económicas, la alta inflación y las dificultades para acceder a las divisas.

Dos días más tarde, atendiendo a un llamado de los trabajadores, la planta –dedicada a la fabricación de papel higiénico, pañales y otros productos– fue tomada por el Gobierno nacional.

La Corporación Kimberly-Clark es una transnacional estadounidense con sede en Dallas, que fabrica productos de higiene. Cuenta con más de 55.000 empleados a nivel mundial. En el año 2006 alcanzó unas ventas por más de 17.000 millones de dólares. En Venezuela operaba desde 1996, cuando compra y adquiere toda la   producción y fabricación de la extinta empresa Papelera Guaicaipuro.

La ocupación de las instalaciones se ejecutó una vez que ministro del Trabajo, Oswaldo Vera firmó un pliego de los trabajadores que pidieron: ocupación de la empresa y reactivación de la producción.

Ocupación

"Estamos aquí para firmar solicitud que nos han hecho los trabajadores de Kimberly-Clark donde plantean la ocupación inmediata del sitio de trabajo (…) igualmente el reinicio de las actividades productivas para proteger el progreso social de los trabajadores. A partir de hoy lunes, Kimberly-Clark vuelve a abrir sus puertas, vamos a proteger a los trabajadores", declaró el ministro Vera según reseña el diario 'Panorama'.

Agregó el ministro venezolano del Trabajo que, por instrucciones del presidente Maduro, "empresa que sea cerrada, empresa que va a ser ocupada por los trabajadores. Invitamos a los trabajadores a que nos acompañen a activar la maquinaria".

Como un cártel

Otras malas experiencias registra el historial de la estadounidense Kimberly Clark en América Latina.

La prensa de Colombia calificó como el cártel de los pañales a un grupo de empresas que "pactó violar la normativa de libre competencia de ese país para enriquecerse al subir de manera sostenida los precios de sus productos durante un periodo de 13 años. Entre ellas Kimberly Clark", cuenta la agencia AVN.

Colombia y Perú procesaron a la trasnacional luego de comprobar que inflaba precios de sus productos de alta rotación, como los pañales, que "solo en Colombia tiene un mercado de dos millones de lactantes", agrega.

En Colombia fue multada con 24 millones de dólares, mientras que Perú abrió en 2015 un procedimiento administrativo a Kimberly Clark.

 

Ernesto J. Navarro

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias