X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/4rr2

Derecha venezolana está dividida hasta en la fórmula para intentar salir del chavismo

Publicado: 1 nov 2016 23:42 GMT

Ante un referendo revocatorio que se desinfló por las irregularidades en la recolección de firmas, la derecha no termina de plantear una postura conjunta sobre la ruta para "salir del chavismo". Lo único en común son las divisiones y peleas internas. El diálogo con el gobierno atiza esas diferencias.

Derecha venezolana está dividida hasta en la fórmula para intentar salir del chavismo
Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional yDiputado de la alianza de partidos de oposición (MUD), habla durante una conferencia de prensa al lado del gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, en Caracas. 21 de octubre de 2016
Marco Bello / Reuters
Síguenos en Facebook

El gobierno pugna con la oposición; pero la oposición pugna con el gobierno y consigo misma.

Las últimas semanas han sido convulsas en Venezuela luego que el Consejo Nacional Electoral (CNE) decidiera suspender, "hasta nueva orden judicial", el proceso para activar el referendo revocatorio por las denuncias de fraude en la recolección del 1% de las firmas. La oposición se radicalizó y el chavismo respondió.

Sin embargo, mientras la militancia socialista se aglutinó en torno a la figura del presidente Nicolás Maduro y convocó a movilizaciones "en defensa del orden Constitucional", la derecha se fragmentó y -hasta ahora- no ha sido capaz de tener una posición monolítica con respecto a la vía para "salir del chavismo".

Carlos Garcia Rawlins / Reuters

Unos plantean insistir con el revocatorio, otros piden la renuncia del mandatario, los más radicales llaman a acciones de calle y la derecha parlamentaria maniobra un "juicio político" sin asidero en la Constitución. El gobierno, por su parte, ha impulsado una iniciativa de diálogo con otro sector que ha dado sus frutos para cada una de las partes.

"Juicio político"

La derecha parlamentaria -con mayoría- fue la que dio el primer paso para catalizar una "salida" al gobierno de Maduro, pero con la estrategia equivocada: un "juicio político" que no está previsto en la Constitución.

Los amagos por tratar de legitimar esa maniobra política continuaron este martes, pese a que ya habían iniciado las gestiones de diálogo, con el llamado a una sesión que pretendía "citar" al mandatario nacional a comparecer ante el Parlamento por el supuesto "abandono de cargo".

Maduro, naturalmente, no asistió y la oposición decidió "posponer" la sesión. El diputado chavista Héctor Rodríguez explicó, al término de la jornada, que la convocatoria era ilegítima porque la AN no está facultada para citar al Presidente, el mandatario está en plenas funciones, las decisiones del Parlamento son írritas por desacato al Tribunal Supremo de Justicia y la Carta Magna no prevé ningún mecanismo de "impeachment".

No obstante, la suspensión de la sesión fue leída por Rodríguez como un "gesto" positivo producto de las conversaciones con la oposición: "Hoy se ha impuesto la racionalidad y el diálogo", agregó.

Revocatorio

La fórmula se cayó desde hace dos semanas pero un grupo de la oposición insiste en presionar al Poder Electoral para que reactive la consulta. El lunes, el secretario general de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús Torrealba, aseguró que solicitaría la reposición del proceso ante el CNE o un acuerdo para adelantar las elecciones presidenciales.

"O lo uno o lo otro", sostuvo Torrealba citado por El Nacional. El secretario general de la alianza opositora es uno de los que asistió -en medio de fuertes críticas internas- al proceso de diálogo con el  gobierno.

La posibilidad de "revivir" la consulta forma parte de los puntos de agenda que la derecha intentará negociar, pero gobierno ha sido tajante al respecto: no habrá referendo este año.

Movilización de calle

El jueves era el supuesto "Día D". La oposición había anunciado que marcharía hasta el Palacio de Miraflores -cosa que no hace desde el golpe de Estado que perpetró la derecha en 2002- y el chavismo tenía previsto hacer lo mismo.

Este martes el escenario se volteó. Ambos sectores desistieron de ir al Palacio de Gobierno pero en la oposición afloraron las disidencias. El Partido Voluntad Popular (VP), liderado por Leopoldo López, mostró su absoluto rechazo a la suspensión de la movilización y del "juicio político" a Maduro.

"Desde Voluntad Popular manifestamos nuestro desacuerdo", se lee en un comunicado difundido al final de la tarde. Esa tolda política es una de las pocas que se negó a asistir a la mesa de diálogo con el gobierno por considerar que "no están dadas las condiciones" y la única que abiertamente clama por continuar "la protesta" en las calles.

La posición de VP no sorprende. Su principal líder está preso por delitos de instigación pública, daños a la propiedad, incendio en grado de determinador y asociación para delinquir, luego de haber alentado a las protestas violentas de 2014 que causaron la muerte de 43 venezolanos.

¿Y el diálogo?

La jugada más eficaz ha sido por parte del gobierno. La propuesta de un diálogo con la oposición, mediado por el Vaticano y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), ha permitido desescalar la confrontación.

Este martes, el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, dejó de lado su acostumbrado tono altisonante y llamó a la derecha a desistir de ir a Miraflores el jueves por recomendación del Vaticano.

"Un proceso de diálogo conlleva recíprocas concesiones, más no significa resignar nuestra posición. Estamos sentados en la mesa de diálogo en busca de una solución pacífica porque hasta ahora con el choque y la confrontación no hemos logrado nada", dijo citado por Contrapunto.

Hace unas semanas, Ramos Allup era el principal promotor del "juicio político" al mandatario y de arreciar la agitación en las calles en "protesta" a la congelación del revocatorio. A la par, el también dirigente de Acción Democrática, amenazaba al gobierno de ir a instancias internacionales para pedir la intervención a Venezuela.

La presencia del Vaticano y la llegada el pasado lunes de Thommas Shannon, enviado de EE.UU., por ahora ha logrado contener al chavismo y a la oposición. El próximo 11 de noviembre ocurrirá la segunda reunión exploratoria entre ambas partes mientras los venezolanos leen -entre líneas- los gestos inmediatos para intentar llegar a la fecha sin contratiempos: la liberación de cuatro políticos opositores y el repliegue de la derecha en la calle.

Nazareth Balbás

Etiquetas:

¿Cuál es la manera más eficaz de hacer frente al terrorismo?

Deje su opinión »

Últimas noticias