X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/4w3o

Esta centrifugadora de sangre cuesta 20 centavos y podría revolucionar la medicina en todo el mundo

Publicado: 11 ene 2017 14:52 GMT | Última actualización: 8 feb 2017 14:28 GMT

Permite diagnosticar la malaria, la tuberculosis, la enfermedad del sueño africana y el VIH.

Esta centrifugadora de sangre cuesta 20 centavos y podría revolucionar la medicina en todo el mundo
Centrifugadora de sangre manual
Universidad de Standford
Síguenos en Facebook

20 centavos de dólar, 125.000 revoluciones por minuto y sin utilizar electricidad: un equipo de expertos de la Universidad de Stanford han desarrollado una centrifugadora de sangre manual, elaborada solo con papel y cuerda, que es capaz de separar los diferentes elementos de la sangre en menos de dos minutos. 

A simple vista parece un juguete clásico, pero el aparato, que ha recibido el nombre de "Papelfugadora", podría utilizarse para diagnosticar enfermedades como la malaria, la tuberculosis, la enfermedad del sueño africana y el VIH en cualquier parte del mundo a un coste bajísimo. 

Y es en este punto en el que radica la importancia del invento, ya que las centrifugadoras comerciales son un equipamiento básico necesario en cualquier laboratorio, pero en los países en desarrollo, con bajos recursos y escaso acceso a la electricidad, el coste de comprar una centrifugadora oscila entre los 1.000 y 5.000 euros, un precio al que habría que añadir el gasto en mantenimiento. 

"Más de mil millones de personas en todo el mundo no tienen infraestructuras, carreteras o electricidad. Me di cuenta de que si queríamos solucionar un problema tan crítico como el diagnóstico de la malaria, necesitábamos diseñar una centrifugadora de acción humana cuyo precio fuese menor al de una taza de café", explica Manu Prakash, profesor de la Universidad de Standford y uno de los autores del estudio, publicado en 'Nature Biomedical Engineering'.

Inspirada en 'yo-yos' y peonzas

Así, inspirados en antiguos juguetes como los yo-yos o las peonzas, el equipo de investigadores ha creado esta simple centrifugadora manual, que podría revolucionar la medicina en todo el mundo. "Una noche estaba jugando con un botón y una cuerda, y por curiosidad, puse una cámara de alta velocidad para comprobar lo rápido que podía girar el botón. No podía creer lo que estaba viendo", cuenta Saad Bhamla, compañero de investigación de Prakash y otro de los autores del estudio, cuando descubrió que el botón giraba a una velocidad de entre 10.000 y 15.000 revoluciones por minuto. 

Materiales utilizado para el diseño de la centrifugadora de sangre manual / Standford

Así, los dos investigadores, acompañados de tres estudiantes de ingeniería, comenzaron a trabajar en el diseño de un modelo, basado en este tipo de juguetes clásicos, que fuese capaz de separar los componentes de la sangre. Y lo consiguieron. "Desde el punto de vista técnico, podemos igualar a centrifugadoras que cuestan entre 1.000 y 5.000 dólares", asegura Prakash. 

Su utilización es muy sencilla. La sangre se coloca en unos estrechos tubos de ensayo que se ponen entre dos discos de papel y se sujetan con tiras de velcro. El movimiento giratorio para centrifugar se logra enrollando y desenrollando, gracias a dos asas de madera, que son dos cuerdas hechas de hilo de pesca que atraviesan el centro de los discos. 

El equipo trabaja para llevar la medicina a los más pobres

La "Papelfugadora" es el tercer invento del laboratorio de Prakash desarrollado bajo la filosofía de la sencillez: los ingenieros repiensan las herramientas médicas tradicionales para reducir los costos y poner sus inventos en las manos de los trabajadores sanitarios de las zonas pobres. 

El primero fue el "Foldscope", un microscopio de papel que permite diagnosticar enfermedades de transmisión sanguínea. En la actualidad, hay aproximadamente 50.000 microscopios de este tipo atendiendo a gente con pocos recursos en países en desarrollo.

Después idearon un juego de química programable para niños, que vale menos de cinco dólares y permite realizar ensayos químicos con bastante precisión. 

El sueño de Prakash es que este tipo de herramientas permitan que los profesionales sanitarios, los ecologistas y los niños en las áreas más remotas del mundo puedan transportar un laboratorio completo en una simple mochila

Etiquetas:

Últimas noticias