X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/52vj

América Latina y el Caribe, ¿en manos de jóvenes emprendedores?

Publicado: 27 abr 2017 01:27 GMT | Última actualización: 27 abr 2017 01:29 GMT

El empoderamiento de los jóvenes en América Latina y el Caribe (ALC) puede favorecer la inclusión económica, política y social del futuro.

América Latina y el Caribe, ¿en manos de jóvenes emprendedores?
pixabay.com
Síguenos en Facebook

La población de jóvenes de entre 15 y 29 años en América Latina y el Caribe (ALC) asciende a más de 163 millones de habitantes. Esta suma representa un cuarto de la población total de la región. Asimismo, la clase media alcanzó el 35% de la población de ALC, 14 puntos porcentuales durante la última década, lo que permitió que el 64% de los latinoamericanos que viven en hogares vulnerables o desprotegidos puedan acceder a una clase media en expansión. Así lo detalla el informe 'Perspectivas económicas de América Latina 2017' elaborado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

Las cifras antes mencionadas muestran una realidad alentadora, ya que la posibilidad que tienen los jóvenes de acceder a una educación de calidad, servicios de salud, así como en la implicación cívica de su país, permite la creación de condiciones favorables para que este sector participe activamente en los mercados laborales y en actividades productivas. Sin embargo, esta meta, que parece sencilla, tiene un contexto más profundo: muchos jóvenes se ven privados de estas oportunidades y, por consecuencia, sienten una profunda desconexión entre sus expectativas y la realidad.

En entrevista con RT en Español, Edgar Morín, doctor en Antropología por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), asegura que la 'desconexión social' que actualmente sienten los jóvenes "no es que los orille a pertenecer al sector informal, es que ante la falta de oportunidades –tanto educativas como laborales– ha provocado que ellos encuentren en la informalidad una manera de sobrevivir; para algunos, este caso ya se transformó en un estilo de vida diferente y no en una elección totalmente consciente".

Debido a los vacíos institucionales, la mayoría de los jóvenes optan por emplearse de manera informal o son personas económicamente pasivas. Una quinta parte de los 163 millones de jóvenes (casi 33 millones de ellos) que viven en ALC trabaja en empleos informales, y otra quinta parte ni trabaja ni estudia ni está en constante capacitación (los denominados 'NEET'). De acuerdo con el informe de la OCDE, "a la edad de 15 años, casi el 70% de los jóvenes de hogares pobres están cursando estudios, mientras que a la edad de 29, tres de cada diez son 'NEET', otros cuatro trabajan en el sector informal, solo dos trabajan en el sector formal y uno es estudiante trabajador o estudiante".

A este respecto, Morín comenta que "el problema de la falta de oportunidades no es inamovible, tiene que ver con la ausencia de políticas públicas para incentivar a los jóvenes". Y agrega: "Sí se puede generar una transformación, pero esta tiene que desarrollarse a través de un proceso democrático, el problema es que la mayoría de los países que conforman ALC no son democráticos. Al final del día, la tarea pendiente sigue siendo un 'trámite burocrático' de las autoridades en materia educativa, ya que las ideas están puestas sobre la mesa, es decir, la de los jóvenes; y por otra parte, faltan incentivos reales –como programas, becas, apoyos económicos– para que ellos sientan un compromiso real de pertenecer y fortalecer una sociedad", finaliza.

Por ello, es preciso apuntar que los esfuerzos en educación han sido notables pero no suficientes durante la última década. Muchos jóvenes necesitan acabar con el estigma –de 43 millones de habitantes– que no han completado la educación secundaria y no están siendo escolarizados. Cabe destacar que la educación técnica y profesional no ofrece, en su cobertura total, competencias técnicas, profesionales y de gestión de alto nivel. "Esto representa un desafío para la región en su tránsito hacia una economía basada en el conocimiento, en la cual los ciudadanos necesitan innovar, adaptarse y aprovechar el avanzado capital humano", asegura el informe de la OCDE.

¿Qué hacer para crecer?

A continuación, compartimos algunas recomendaciones que emite la OCDE:

  • Invertir en las competencias de los jóvenes es esencial para poner en funcionamiento fuentes endógenas de crecimiento y construir una base sólida para el progreso futuro.
  • Desarrollar ecosistemas de emprendimiento de alto crecimiento, ya que se están desarrollando rápidamente, pero ofrecen empleabilidad y movilidad social solo a unos pocos.

  • Impulsar el emprendimiento para mejorar y facilitar la transición de los jóvenes de la escuela al trabajo y a la vida adulta.

  • Reforzar las competencias de los jóvenes latinoamericanos y mejorar sus oportunidades de emprendimiento con miras hacia el futuro.

  • Mirar el empoderamiento de los jóvenes como una inversión inteligente para un crecimiento inclusivo en estos tiempos de desafíos económicos y políticos.

    José Luis Montenegro

Etiquetas:

¿Responderá Trump a la amenaza nuclear de Corea del Norte con "fuego y furia" nunca vistos antes?

Deje su opinión »

Últimas noticias