X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/55o1

Guarimba contra periodistas: el necesario estado de desinformación

Publicado: 7 jun 2017 03:26 GMT

Equipos de prensa han reportado ataques por parte de manifestantes opositores, mientras el Gobierno asegura que en Venezuela el Estado no hostiga a los profesionales de la comunicación.

Guarimba contra periodistas: el necesario estado de desinformación
Carlos Garcia Rawlins / Reuters
Síguenos en Facebook

Este lunes 5 de junio un grupo de periodistas que cubría una protesta, convocada por la oposición venezolana en Caracas, fue emboscado en un puente por una lluvia de balas y bombas molotov lanzadas desde un edificio cercano, informó el portal Alba Ciudad

Al menos cinco equipos de prensa, entre los que se cuentan TeleSUR, Venezolana de Televisión y TVS Pueblo, recibieron el ataque y lograron salir del lugar sin consecuencias graves.

Desde que la oposición al chavismo dio inicio a las protestas violentas, varios periodistas de medios públicos y privados, nacionales y extranjeros, han reportado agresiones y ataques.

Algunos casos

31 de marzo. La periodista Elyangelica González, que trabaja para el Noticiero Univisión y Caracol Radio, denunció agresiones por parte de funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), mientras cubría una manifestación.

8 de abril. Un equipo del canal estatal Venezolana de Televisión (VTV) fue agredido mientras cubría la marcha opositora en el municipio Chacao, gobernado por un alcalde del partido Primero Justicia.

10 de abril. El ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, denunció un ataque con armas de fuego contra la sede de VTV. Un guardia nacional que custodiaba la instalación fue herido en una pierna.

13 de abril. Mariana Mata Dugarte, periodista del canal estatal resultó herida cuando un grupo de opositores se presentó a protestar en una iglesia del centro de la ciudad de Caracas.

19 y 20 de abril. Equipos de prensa de las televisoras privadas venezolanas Televen, Venevisión y Globovisión fueron agredidos por manifestantes opositores.

1 de mayo. El fotógrafo Miguel Gutiérrez de la agencia EFE y el equipo de noticias del canal Globovisión, fueron atacados durante una concentración antichavista.

8 de mayo. Un grupo de opositores que realizaba una protesta violenta en el sector El Rosal de Caracas roció gasolina a los equipos de transmisión del canal Globovisión, obligándolos a dejar el lugar.

A lo largo de los 65 días de protestas violentas, otros medios locales señalan a la fuerza pública como responsable de agresiones y el decomiso de equipos a miembros de la prensa.

Libre ejercicio

Venezuela consagra constitucionalmente el derecho a la información oportuna y veraz. Desde ese punto de vista, todos los ciudadanos son responsables de lo que dicen, expresan y opinan.

"Más allá de esto, no existe una política de Estado orientada a censurar medios, o perseguir periodistas", sostiene Isbemar Jiménez, viceministra de Gestión Comunicacional del gobierno bolivariano.

Consultada por RT, explicó que dentro del modelo de democracia venezolano "cualquiera puede tener un medio de comunicación comunitario o alternativo, cualquiera puede ejercer la comunicación, sin mayores requisitos".

Los responsables

Son las denominadas 'guarimbas' las que han censurado la libertad de expresión de varios medios de comunicación.

"En cinco municipios opositores", que el antichavismo gobierna en el área metropolitana de Caracas, "no puedes identificarte como medio de comunicación porque te agreden, acosan, roban equipos o te golpean. Eso sí es una limitante al derecho de informar y a estar informado", estima la viceministra venezolana.

No es política oficial

Jiménez aseguró que cuando se producen abusos por parte de la fuerza pública "son sancionados con todo el peso de la ley. No es política de Estado impedir el libre ejercicio de los periodistas en Venezuela".

Recordó que cuando un guardia nacional agrede a un periodista, "por su condición de militar está incumpliendo una directriz emanada de su Comandante en Jefe, el presidente Nicolás Maduro Moros, quien ha repudiado personal y públicamente ese tipo de acciones, porque violentan la ley, golpean la verdad y establecen un terrible precedente".

Isbemar Jiménez precisó que el Gobierno "ha sido muy tolerante con políticas editoriales agresivas y hostiles, en aras de respetar el derecho a la libertad de expresión. A veces la tolerancia se confunde y los editores violentan el marco jurídico, sin embargo, bajo ningún concepto se ha generado una política de Estado revanchista en contra de los periodistas".

Hablan los periodistas

Para Marcos Salgado, corresponsal de la cadena HispanTv en Caracas, "Venezuela era un lugar donde se hacía muy fácil hacer encuestas callejeras, pedir opinión de las personas. En otros lugares de Latinoamérica es más complejo, pero acá las personas estaban más dispuestas a opinar".

No obstante, "en este momento de crispación, eso ha cambiado un poco. Yo veo con preocupación que la libertad que las personas sentían para opinar, sin preguntar siquiera el nombre del medio de comunicación, se ha ido perdiendo un poco. Ahora hay mucha más prevención. Las personas quieren saber qué medio es el que pregunta, qué intereses representa".

Para Salgado, las limitaciones al ejercicio de la labor periodística, hay que enmarcarlas dentro del actual ascenso de violencia.

"No creo que se trate de una escalada promovida por el Gobierno, o los cuerpos de seguridad, o por la oposición. Creo que tiene que ver con el reflejo de un momento político de tensión".

Legislación

Entre los años 2005 y 2015, la periodista chilena Marcela Cornejo trabajó en Caracas. Para ella, en Venezuela no existen limitaciones en el ejercicio del trabajo periodístico.

"Por el contrario, se carece de una legislación que ponga normas sancionatorias a la falta de ética periodística, lo que se traduce -en el caso de muchos medios- en una especie de libertinaje de expresión, en el que medios y periodistas trasgreden su profesión con ofensas y calificaciones groseras, titulares amarillistas que conminan a la violencia, principalmente en el ámbito político".

Una amenaza

"La emboscada que sufrieron este lunes un grupo de periodistas, en una protesta opositora, en mi opinión, no se trató de una acción espontánea, sino direccionada sobre la prensa", opina el argentino Marco Teruggi, cronista de TeleSUR.

Considera que ese ataque está relacionado con los anuncios de escalar la violencia que ha hecho un sector opositor.

Contó a RT que desde que fue reconocido en una guarimba, no puede cubrir esos eventos.

"La oposición venezolana cierra sus espacios, cierra de hecho el acceso a los periodistas que no les sean abiertamente funcionales. Eso responde a la necesidad que tiene ese sector político de mantener un estado de desinformación, donde la única voz que salga es la que ellos mismos construyen".

 

Ernesto J. Navarro

Etiquetas:

Últimas noticias