X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/58v2

"Castigos sádicos y lujuria": los horribles testimonios de las víctimas de Ratisbona

Publicado: 20 jul 2017 00:45 GMT | Última actualización: 20 jul 2017 05:37 GMT

La catedral alemana de Ratisbona se convirtió para muchos menores en una "prisión, un infierno y un campo de concentración".

"Castigos sádicos y lujuria": los horribles testimonios de las víctimas de Ratisbona
Armin Weigel / dpa / AFP
Síguenos en Facebook

Entre 1945 y los años 1990, al menos 547 niños de la escuela de la catedral de Ratisbona, en Baviera (Alemania), fueron víctimas de violencia tanto física como sexual por parte de maestros y sacerdotes, reveló un nuevo informe que recoge los resultados de una investigación independiente iniciada por la diócesis local. El informe, de 440 páginas, fue publicado el 18 de julio. La investigación independiente, encabezada por el abogado Ulrich Weber, se prolongó durante varios años.

Integrantes del reconocido coro Regensburger Domspatzen, cuyo nombre se traduce del alemán como 'los gorriones de Ratisbona', estaban entre los alumnos que sufrieron violencia durante su estancia en la catedral, que para estos niños era un segundo hogar donde recibían educación tanto musical como general. Pero en realidad las víctimas de la violencia describieron aquella época de su vida como una "prisión, un infierno y un campo de concentración", publican medios alemanes.

'Azotaina al desnudo'

La mayoría de las víctimas que revelaron sus experiencias en el marco de la investigación ocultaron lo sucedido durante muchos años. Muchas de ellas recurrieron a la ayuda de psicoterapeutas para superar el trauma. Una de las víctimas reveló a varios medios, bajo la condición de mantenerse en el anonimato, que el director de la escuela en la década de 1950 practicaba un ritual especial al que llamaba 'azotaina al desnudo'. El maestro obligaba a niños de ocho o nueve años a desnudarse y luego les pegaba con la mano. La víctima confesó que a veces también les violaba.

Franz Wittenbrink, un compositor que estudió en la escuela de la catedral de Ratisbona, dijo que en el lugar funcionaba "un elaborado sistema de castigos sádicos combinados con la lujuria". El compositor afirmó que el director de la escuela solía invitar a su habitación a dos o tres chicos, les daba a probar vino y luego les obligaba a masturbarse juntos. Wittenbrink asegura que este era un hecho bien conocido y que no entendía por qué el entonces director del coro, hermano del papa Benedicto XVI, cerraba los ojos ante esta horrorosa práctica.

'Grupos secretos'

Uno de los exmiembros del coro y víctima de violencia, Alexander Probst, aclaró que el informe no habla de 547 casos de abusos, sino que trata de 547 niños torturados y violados sistemáticamente durante muchos años. El propio Probst se enfrentó a la violencia física cuando estaba en el tercer grado.

Cuando estaba en secundaria, un profesor le obligó a entrar en un 'grupo secreto' en el que el docente bebía cerveza, fumaba y miraba pornografía con los alumnos. Probst confiesa que por la noche el maestro entraba en el dormitorio, se instalaba en su cama y lo violaba. Según sus palabras, esto pasó más de un centenar de veces hasta que se lo contó a su padre, quien lo inscribió de inmediato en otra escuela.

Silencio del Vaticano

Ulrich Weber reveló que la Iglesia habría fomentado una "cultura del silencio" sobre el caso, lo que permitió a los sacerdotes y profesores agredir a los menores durante seis décadas. El investigador subrayó en varias ocasiones que Georg Ratzinger, el hermano mayor de Benedicto XVI, tenía que conocer algunos de los casos, aunque él ha negado tener cualquier tipo de información.

El propio Ratzinger confesó haber dado bofetadas a sus discípulos, aunque puntualizó que después se disculpaba ante ellos. El hermano del papa dejó de recurrir a esta práctica en 1984, cuando la Iglesia prohibió el castigo corporal. Ratzinger admitió que se sentía culpable por los castigos, pero al mismo tiempo los calificó como "una reacción normal a los errores y la desobediencia".

En 2010, el coro, con más de mil años de antigüedad, fue sacudido por una ola de denuncias de abusos sexuales interpuestas por antiguos miembros. Y en 2013, más de 400 víctimas presentaron y detallaron los abusos sufridos a manos del personal eclesiástico.

Etiquetas:

¿Responderá Trump a la amenaza nuclear de Corea del Norte con "fuego y furia" nunca vistos antes?

Deje su opinión »

Últimas noticias