X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/5el2

"Ellos nomás vienen y maquillan": corrupción y falta de atención tras los terremotos en México

Publicado: 6 oct 2017 17:50 GMT | Última actualización: 6 oct 2017 17:51 GMT

32 años de escuela dejó el terremoto de 1985: a la sociedad capitalina le enseñó a organizarse para hacer frente a una desgracia de grandes proporciones y al Gobierno en todos sus niveles; también a seguir generando desconfianzas, dudas y, en casos muy señalados, la vieja escuela para utilizar las desgracias como capital político electoral.

"Ellos nomás vienen y maquillan": corrupción y falta de atención tras los terremotos en México
Ofrenda colocada por la sociedad civil en los restos del edificio 1-C de la Unidad Habitacional Tlalpan.
RT / Heriberto Paredes
Síguenos en Facebook

A más de dos semanas de ocurrido el terremoto, el pasado 19 de septiembre de 2017, además del dolor y el vacío que tienen más de 220 familias que perdieron a algún miembro, se suma la rabia y la impotencia de las personas que se quedaron sin sus casas o que tienen su vivienda en la incertidumbre de las afectaciones estructurales.

En cada predio afectado hay quejas, molestias, denuncias de los habitantes que no aprueban la actitud de los jefes delegacionales en la Ciudad de México; no se aprueba tampoco la actuación de diputados que vienen a ensalzar su figura, como el caso de Mauricio Toledo, diputado por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el XXXII Distrito Electoral.

Aspecto de las calles de San Luis Tlaxialtemalco, Xochimilco. / RT / Heriberto Paredes

"Las autoridades nos sometieron al abandono, porque no vinieron… vino gente de Mauricio Toledo, haciendo alarde con sus chalequitos como si fuera un acto político, fumando cuando se les había dicho a toda la gente que había fuga de gas, hasta que los echamos", dice con un tono de enojo Martha Reyes, mujer de poco más de 50 años que está del lado de la tragedia al haber perdido a sus dos nietos en el colapso del edificio 1-C de la Unidad Habitacional Tlalpan, el pasado 19 de septiembre de 2017.

"Ahora que se necesitó a la gente de Valentín Maldonado (actual jefe delegacional) vinieron 9 días después, ya está toda la gente 9 días después. Esa gente que está ahí lleva ya más de 15 días durmiendo a la intemperie, y nadie dice 'vamos a solucionarlo ya'; la población civil nos ha mandado colchones, casas de campaña; el día del siniestro se necesitaba una planta de luz, herramientas, y nadie traía nada, ni los bomberos traían algo, fue hasta que la población civil las trajo. ¿Entonces para que cobras las contribuciones, los impuestos? No se les ha hecho una revisión seria a los damnificados, ellos [los políticos] nomás vienen y maquillan", abundó molesta la mujer.

Elvira Balanzario Sánchez, su casa será derrumbada y exige la presencia de revisiones y dictámenes confiables en Xochimilco. / RT / Heriberto Paredes

La falta de una respuesta oportuna de parte de las autoridades de la Ciudad de México como a nivel federal es una de las principales quejas. Como muestra de ello, el comedor comunitario móvil que se instaló en la zona contigua a los multifamiliares de Tlalpan. Fue instalado el 3 de octubre, 14 días después de ocurrida la tragedia.

No ha habido, tampoco, peritajes precisos para determinar el estado de los edificios 3-B, 4-A y 4-B, por esa razón las familias que habitan los departamentos de estos edificios permanecen en constante vigilancia para evitar los robos. Agustina Ramírez Morales, habitante del edificio 3-B, desconfía de las resoluciones que se hagan y que afirmen la viabilidad de regresar a sus casas; sienten que hay mucho peligro y que todo puede colapsarse de pronto.

Como en todos los demás sitios, ha sido la sociedad civil la que ha resuelto lo necesario para los rescates y para la atención de los damnificados. "Si no pueden con el paquete, que se vayan, nomás están haciéndose tarugos", exige abiertamente Martha.

Martha Ramírez ha vivido de cerca esta situación de dolor e impotencia, ella, a pesar de no ser habitante de esta unidad, ha sido de las personas más afectadas. Sus dos nietos, Julián de 11 y Ximena de 6 años de edad, fallecieron en el edificio colapsado, el 1-C. Ellos vivían en el segundo piso, aquel día no habían asistido a la escuela y su madre –hija de Martha– salió a atender algunos pendientes, y de pronto un terremoto cambió su historia. Los niños fueron encontrados abrazados en el resquicio de una puerta, abrazados, esperando a que se formara un triángulo de la vida y los salvara. Desde entonces a está firme en esta unidad habitacional, buscando justicia y algo de consuelo para el vacío en su familia. 

"Puede que se abra la calle y se hundan las casas"

Las calles de San Luis Tlaxialtemalco, en la delegación capitalina de Xochimilco, presentan grietas de gran tamaño, desniveles y pequeños socavones en donde el suelo es más acuoso. En aquella población alrededor de 100 casas están afectadas y al menos dos colapsaron completamente; puede no ser una cifra estrepitosa, pero para un pueblo pequeño es, sin duda, demasiado. Se trata de la posibilidad de que su comunidad sea inhabitable.

Martha Reyes, abuela de Ximena y Julián, muestra la foto de sus dos nietos fallecidos en el edificio 1-C. / RT / Heriberto Paredes

Algo que comparte esta zona con otras en la capital mexicana es la falta de atención precisa y profesional para determinar los daños reales en las casas que presentan inclinaciones, grietas, desprendimientos de los cimientos o el derrumbe parcial de alguna zona del predio.

"No ha venido ninguna autoridad correspondiente, nadie de la delegación. Ya no necesitamos despensas o acopio porque ya está cubierta esa necesidad, pero tenemos miedo de un gran socavón, puede que se abra la calle y se hundan las casas", comenta Elvira Balanzario Sánchez, vecina de este pueblo y una de las más preocupadas habitantes. Su casa será demolida a la mitad.

Todos los testimonios recogidos en un recorrido por la población cuentan más o menos la misma historia: ausencia de autoridades especializadas, presencia de brigadas que reparten despensas pero que no atienden las demandas precisas. Ha comenzado, además, el abuso de ciertas familias que toman más de una provisión y dejan sin nada a otras casas. "Ya se están empezando a pelear por las despensas, lo que hace falta es que nos revisen bien las casas y las calles, para prevenir más desgracias", advierte Elvira.

Heriberto Paredes

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de RT.

Etiquetas:

Últimas noticias