X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/5kcq

Los seis factores que facilitan el terrorismo

Publicado: 11 ene 2018 14:23 GMT | Última actualización: 11 ene 2018 14:29 GMT

Tres expertos opinan sobre los escenarios más propensos para que se produzcan estos actos violentos.

Los seis factores que facilitan el terrorismo
Vehículos dañados tras la explosión de una bomba en la mezquita de Al Rawdah, Egipto, en 2017.
Mohamed Soliman / Reuters
Síguenos en Facebook

El terrorismo es un conflicto dinámico, que cambia sus metodologías con el correr de los años y llama la atención de casi todo el mundo cuando logra su objetivo. RT consultó a tres especialistas en la materia y todos ellos coincidieron en que las agrupaciones que desarrollan estas acciones violentas son movimientos con objetivos políticos muy claros. 

Desde reclamos territoriales hasta reivindicaciones religiosas, los justificativos para realizar golpes de alto impacto son variados, pero siempre presentan una causa común que suma adeptos. Sin embargo, más allá de los debates teóricos sobre el significado del concepto —que varía según los intereses de las grandes potencias—, resulta imprescindible comprender cuáles son las características propicias para que esta actividad delictiva tenga éxito. En otras palabras, cabe preguntarse: ¿cuáles son los factores que favorecen al terrorismo en las distintas latitudes?

Desequilibrio económico

Aquellos países donde haya una injusta distribución de la riqueza, tienen más chances de acrecentar el rechazo de los sectores sociales más excluidos —explican los entrevistados—, que causalmente suelen ser los más atraídos por las organizaciones terroristas. El jefe de la División Antiterrorismo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, Alejandro Cassaglia, sostiene esta idea: "Los lugares donde hay terrorismo tienen grandes desigualdades económicas, como en muchos países árabes donde hay una monarquía enriquecida de forma opulenta mientras que el pueblo queda relegado. Eso es lo que más violencia genera".

Voluntarios hablan con personas sin hogar en París, Francia, el 5 de diciembre de 2016. / Philippe Wojazer / Reuters

Por su parte, el secretario de la Cámara Argentina de Profesionales en Seguridad Integrada (CAPSI), Edgardo Glavinich, añade los casos de los "lobos solitarios" para argumentar la incidencia de las inequidades sociales en el terrorismo: "Hablamos de personas nacidas y criadas en Europa u otros países desarrollados. Son lugareños que por algún motivo generan una disrupción y quieren romper el sistema". Asimismo, coincide con Cassaglia y afirma que "el factor determinante es el económico", pero va más lejos: "Los que están más afuera del sistema, discuten poder. En los '70 se utilizaba la insurgencia o la aparición de guerrillas, hoy en día se juega con el miedo".

Además, suma que "ciertos segmentos de grupos vulnerables encuentran la confluencia dentro de la metodología del terrorismo", pero apunta: "Si vemos el caso de ISIS, muchos adhieren por un sentido de pertenencia, no porque compartan el fin". Entonces, concluye: "Hoy tenemos un sistema hegemónico, que es el capitalismo de producción, y no tenés algo que se oponga, como antes lo era el comunismo, que te daba otra salida".

Desde otro enfoque, el magíster en Defensa Nacional, Ehsan Sherbi, puntualiza en el financiamiento de las organizaciones criminales: "Han generado estructuras de lavado y transacciones de vanguardia, utilizando metodologías complejas de desentramar. Desarticular las redes y los flujos financieros es uno de los ejes claves para desestructurar al terrorismo".

Injerencias

Según los expertos consultados, las grandes potencias mundiales tienen mucha responsabilidad en el desarrollo del terrorismo local e internacional. Para Glavinich, "eso es retroalimentado en los juegos de poder entre los países", y añade: "Hay Estados que adhieren de cierta manera a los grupos terroristas, con recursos, flexibilidad legal y logística, para que ciertos sectores interfieran en beneficio de un interés estratégico en un territorio puntual", expresa el politólogo especialista en análisis estratégico, seguridad y defensa .

Una mujer herida por un ataque de mortero es tratada en una clínica de las fuerzas iraquíes. / Zohra Bensemra / Reuters

A su vez, Sherbi subraya que "el terrorismo regional e internacional ha sido estimulado por algunas potencias mundiales para desestabilizar Estados débiles, cuestión que solo reprodujo la violencia e inseguridad global".

Presencia de recursos estratégicos

Para Cassaglia, "la existencia de recursos naturales, sobre todo no renovables, son muy apetecibles", y además asegura: "Los lugares donde hay mayor conflictividad tienen petróleo". Asimismo, el docente de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) de Argentina, pronostica: "En un futuro cercano la disputa será por el agua". 

Al respecto, Glavinich añade un término para hablar de "la lucha por los recursos estratégicos": "ecoterrorismo", y dice que los desarrollos de infraestructura energética, "como centrales eléctricas o represas", son posibles blancos de ataques. Agregando puntos de vista, Sherbi opina: "Los terroristas han doblado la apuesta en materia estratégica-militar y plantean la ocupación de territorios sumado al expolio de los recursos de los países afectados". 

Impacto político

Cassaglia piensa que "este es un factor muy importante", a lo que Glavinich suma: "Lo que se discute es la búsqueda de poder, ahí está el fenómeno". Sobre ello, el académico profundiza: "El método se usa en diferentes variables. No importan solo los daños que cause, por ejemplo, una bomba; es el miedo que va a producir". Al mismo tiempo, señala que "el terrorismo siempre busca objetivos estratégicos, como las Torres Gemelas", y argumenta: "Hasta el día de hoy, el 11 de septiembre quedó grabado como un hito en la humanidad porque se atacó un símbolo y eso generó temores".

Trabajadores médicos en Las Vegas después de un tiroteo masivo el 1 de octubre de 2017. / Steve Marcus / Reuters

Por otro lado, el consultado dilucida que "hoy en día un hecho menor, si lo multiplicás por la reproducción de la prensa, tiene un efecto como si fuese una tercera guerra mundial", y critica: "Es contradictorio que los países que combaten al Estado Islámico lo llamen así, porque le dan entidad y reconocen su fin político".

Diferencias culturales

"El choque cultural es otro factor determinante", dice Cassaglia, pero aclara: "La religión no tiene nada que ver con la violencia, de hecho la mayoríaestigmatiza al islam diciendo que el terrorismo proviene de allí, cuando en realidad es una religión de paz". Mientras tanto, Glavinich manifiesta que "pueden haber elementos aglutinantes, como la religión", aunque destaca: "No adhiero a que sea el causante del terrorismo, pero se usa como justificación moral para utilizar la violencia". Al mismo tiempo, no olvida que "Occidente justificó en ciertos momentos la utilización de la fuerza para no perder la libertad".

Para el entendido, "todas las religiones monoteístas fueron usadas como justificativos de guerras en algún momento de la historia", a la vez que menciona un nuevo conflicto: "El terrorismo étnico, que está aflorando en Latinoamérica". Refiriéndose concretamente a los lugares escogidos para atacar, el docente enseña que estos deben tener "impacto cultural", y se explaya: "Como occidentales, nosotros debatimos mucho sobre la muerte, tememos morir y buscamos vivir más tiempo. El terrorismo se toma de eso y el miedo se potencia".

Miembros del Servicio Contra el Terrorismo de Irak pelean contra el Estado Islámico, en 2017. / Thaier Al-Sudani / Reuters

Sobre ello, Glavinich agrega algunos ejemplos: "En el caso de China, custodian muchísimo todos sus bienes culturales por temor a ataques terroristas, bastante más que su infraestructura. Lo mismo que Rusia; el operativo que se prepara para el Mundial no tiene precedentes".

Debilitamiento estatal

Este último punto es uno de los más importantes a tener en cuenta. Para entenderlo bien, Sherbi comenta que "los países de Europa occidental se han visto asediados por el terrorismo internacional de manera incremental y esto tiene relación con las posturas ingenuas de seguridad de Francia, Inglaterra y España". Además, desarrolla que "dichos Estados han participado en conflictos globales y no han tenido estrategias adecuadas para proteger la permeabilidad de sus fronteras y de controlar a los grupos sociales internos afectados directa o indirectamente a los conflictos contemporáneos".

Un soldado iraquí de los Servicios Contra el Terrorismo es visto durante una batalla contra el EI. / Ahmed Jadallah / Reuters

Por último, el magíster en Defensa Nacional plantea que "el desafío de los gobiernos debería estar en combatir a estos grupos presentando estrategias pro-activas y no reactivas", y cierra: "Los organismos de seguridad y defensa tendrían que salir a la caza real de estas redes mediante un acuerdo internacional de lucha efectiva contra el terrorismo". Sin embargo, en la realidad no es tan sencillo: "Por supuesto, los intereses políticos actuales son tan complejos que veremos Estados que apoyan o no reaccionan frente a los flagelos de países que son antagónicos o enemigos históricos, y dejan que los grupos terroristas los desgasten social, económica, política y militarmente". 

Leandro Lutzky

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies