NoticiasViral

La 'ballena azul', el #DetergentChallenge y otros juegos mortales explicados por especialistas

En los últimos años, internautas de todo el mundo han propagado una serie de retos peligrosos que, más allá de ser graciosos, atentan contra la vida de quienes los practican.

En la última década, distintos fenómenos de viralización han surgido en las redes sociales, entre estos destacan algunos retos que lograron imponer una moda rápidamente en los jóvenes e, incluso, menores de edad que no están conscientes del riesgo que conllevan estas prácticas, algunas de ellas mortales.

Uno de los objetivos de estos desafíos es que deben quedar documentados en las plataformas sociales de cualquiera que tenga acceso a un dispositivo móvil o a un ordenador portátil, haciendo de estos juegos, algo más común que macabro.

Un ejemplo de ello es el reto de la 'ballena azul', un desafío que consiste en realizar una serie de tareas extremas asignadas por un 'mentor' durante 50 días, entre ellas, ver películas de terror toda la noche, nadar en un río por la madrugada o cortarse los brazos con una navaja hasta provocar el suicidio. 

Otro de estos desafíos es el '#CinnamonChallenge' o 'reto de la canela', el cual consiste en ingerir grandes cucharadas de esta especia sin escupirla ni mucho menos toser durante el intento, provocando así una clase de resistencia a este producto que, de acuerdo con especialistas, "podría ser mortal".

Recientemente, las redes sociales volvieron a dar de qué hablar cuando se propagó la noticia de que distintos usuarios ingerían cápsulas de detergente para la ropa, lo que algunos internautas denominaron como el #DetergentChallenge.

Debido a ello, RT se dio a la tarea de consultar a varios especialistas médicos para saber cuáles son las consecuencias de realizar estos retos que, en muchas ocasiones, terminan en tragedias.  

¿Qué dicen los expertos?

De acuerdo con el doctor Jesús Posadas Rincón, adscrito al Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez, en la Ciudad de México, "estos retos obedecen a un comportamiento conocido como 'adaptación social', es decir, los niños y jóvenes en su afán de encajar en un grupo o estrato determinado repiten actos sin considerar las consecuencias que estos conlleven".

Posadas Rincón agregó que "muchas de estas prácticas son empíricas, esto significa que con base en 'prueba' y 'error', los que ejecutan estos 'retos' o 'desafíos' anteponen su salud y estabilidad emocional a cambio de no ser rechazados por el mismo grupo en el que se desenvuelven, ya que eso los hará populares o propiciará que se integren más rápido en cierto nicho social". 

Por su parte, Miguel Ángel Ochoa Covarrubias, maestro en cuidados paliativos y especialista en evaluación y tratamiento del dolor, aseguró que "los juegos como el '#CondomChallenge' o 'reto del condón' —en el cual los jóvenes introducen un preservativo por la nariz y lo expulsan por la boca— puede resultar contraproducente y provocar asfixia".

Ochoa Covarrubias dijo que "lo mismo pasa con los retos en donde los internautas mezclan hielo y sal para colocarlos sobre sus extremidades. Se trata de una reacción química que produce una sensación de quemazón intensa que, incluso, podría alcanzar temperaturas de hasta 21 grados centígrados bajo cero. Esto significa una quemadura de primer o segundo grado médico". 

Juan Carlos Medina, doctor adscrito al Centro Médico Nacional La Raza, en la capital mexicana, dijo que en las últimas semanas, se habían reportado casos en el país azteca, acerca de "jóvenes que ingirieron cantidades inimaginables de alcohol, como consecuencia de las fiestas decembrinas".

Y agregó: "Muchos de estos pacientes revelaron que jugaron 'Neknomination', un reto que consiste en ingerir de medio litro a un litro de alcohol sin detenerse, es decir, de un solo sorbo. Cuando la persona en cuestión logra vencer este 'juego', tiene que retar a un amigo en redes sociales para que haga lo mismo". 

"Lo preocupante de estos 'challenges' —relató Juan Carlos Medina— es que son promovidos por presuntos 'influencers' o personas que tienen capacidad de convocatoria en las redes sociales. No se trata de un tema de ociosidad, sino de salud pública que conlleva graves riesgos para la ciudadanía".

José Luis Montenegro