X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/5l8i

El barco-espía que llevó a EE.UU. y Corea del Norte al borde de la guerra nuclear

Publicado: 24 ene 2018 10:39 GMT

En 1968, el entonces presidente de Estados Unidos, Lyndon Johnson, se enfrentó a acalorados llamamientos para que tomara represalias contra Corea del Norte. Se le presentaron varios planes.

El barco-espía que llevó a EE.UU. y Corea del Norte al borde de la guerra nuclear
Visitantes ante el buque espía USS Pueblo de la armada estadounidense anclado en un río en Pionyang, Corea del Norte, 3 de mayo de 2004.
Lee Jae-Won / Reuters
Síguenos en Facebook

El 23 de enero de 1968, hace exactamente medio siglo, Corea del Norte atacó y se apoderó del buque USS Pueblo, un barco espía estadounidense apenas armado que había estado operando en aguas internacionales frente a la costa norcoreana. Enviado para recabar información sobre el ejército de la nación asiática, el barco no impresionaba por su tamaño, pero sí contaba con equipos de encriptación y documentos sensibles de Inteligencia, informa The National Interest

Al borde de una guerra nuclear

Durante aquel año de 1968, el entonces presidente de Estados Unidos, Lyndon Johnson, se enfrentó a acalorados llamamientos para que el país tomara represalias contra Corea del Norte. Se le presentaron varios planes, incluido uno relacionado con ataques nucleares. En determinado momento Estados Unidos llevó la situación al borde de la guerra nuclear al enviar su portaaviones nuclear Enterprise al mar oriental de Corea mientras amenazaba con usar armas nucleares a menos que Pionyang enviara de vuelta el barco espía. Sin embargo, Johnson optó finalmente por la moderación y apostó por los esfuerzos diplomáticos y las conversaciones con Pionyang.

La duradera y conflictiva relación entre los dos países

El 50.º aniversario de la captura del barco nos recuerda que las relaciones entre Washington y Pionyang ya eran tensas mucho antes de que Donald Trump y Kim Jong-un intercambiaran insultos. Aunque los dos países mantienen posiciones enfrentadas desde hace más de medio siglo, algunos períodos han sido peores que otros.

1968 fue un año particularmente malo. Entonces las dos partes intercambiaron fuertes demandas. Inmediatamente después de la captura del barco, la Marina de EE. UU. insistió a Corea del Norte para que devolviera a la tripulación, además de exigir una indemnización en virtud del derecho internacional.

EE.UU. pidió disculpas

Corea del Norte estableció que el USS Pueblo había estado operando en aguas norcoreanas, y no en las internacionales, y exigió a EE.UU. una disculpa por ello. Finalmente, en diciembre de 1968 Washington pidió disculpas, coronando un año de profunda vergüenza diplomática.

Mientras tanto, la tripulación encarcelada no recibió un buen trato, se la dejaba morir de hambre, mientras era interrogada, golpeada y torturada psicológicamente por sus captores. Una vez que los hombres fueron liberados, Estados Unidos se retractó de las admisiones, disculpas y garantías que hizo a Pionyang.

De barco espía a pieza de museo

Sin embargo, el daño ya estaba hecho. Corea del Norte había humillado a Estados Unidos y había logrado una victoria propagandística.

Hoy aquel 'botín' de la Guerra Fría se encuentra en el río Potong y forma parte de un museo de guerra en Pionyang.

Etiquetas:

Últimas noticias