X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/5p92

"Hay que reeducar lugar por lugar en la Ciudad de México y en el país": Activista transexual

Publicado: 19 mar 2018 19:12 GMT

Tras impedírsele la entrada por su condición de transexual, la activista Kenya ha logrado que un centro nocturno comience un proceso de reeducación.

"Hay que reeducar lugar por lugar en la Ciudad de México y en el país": Activista transexual
Kenya muestra su acreditación como promotora de prevención de VIH.
Cortesía de Heriberto Paredes.
Síguenos en Facebook

La noche del pasado 16 de febrero, un grupo de mujeres y hombres pensaban pasar una noche de fiesta en uno de los centros nocturnos más conocidos de la Ciudad de México. Conocido como el Barba Azul, este lugar mítico es ahora considerado de culto entre muchos sectores de la población.

Se trata de un espacio en donde la música de salsa y cumbia se corona a través de varias orquestas que tocan en vivo mientras la pista se desborda de parejas bailadoras. Un mosaico de pasos y estilos son la ola que cubre todo el lugar.

Con algunos relieves, las paredes del Barba Azul cuentan la historia de este personaje y sus andanzas con muchas mujeres. En la actualidad, un discurso de este tipo ya no encaja en la visión reivindicativa de la mujer, sin embargo, las reliquias de un mundo intolerante y machista quedan.

"Viene vestida de mujer"

Al igual que muchas otras personas, el grupo en el que se encontraba Kenya Cuevas, defensora de los derechos humanos, promotora en prevención de VIH y actual directora de Casa de las Muñecas Tiresias, estaba por entrar al lugar cuando los agentes de seguridad les vedaron el paso sin mediar explicación. Pedían una supuesta reservación.

Una de las chicas que acompañaban a Kenya –quien no conocía con anterioridad el local– reviró: "Nunca nos han pedido reservación, he venido muchas veces desde hace años y nunca nos han pedido reservar".

Kenya en la noche en que no se le permitió la entrada en el Barba Azul. / Cortesía de Heriberto Paredes.

Tras el paso de una media hora, este grupo comenzó a preguntar a otras personas asistentes, que llegaban o se iban, si les había sido necesaria una reservación. La respuestafue negativa, pero la única diferencia es que nadie venía acompañado de una mujer transexual como Kenya, nadie presentaba tal atrevimiento.

"Vimos a un grupo como de siete personas, franceses y francesas, estaban ingresando al lugar y les preguntamos si necesitaron de reservación, a lo que dijeron que no, que llegaron nomás y entraron sin problemas", explica Kenya.

Luego de otra media hora de negativas, dos encargados de seguridad le pidieron a una de las acompañantes de Kenya platicar a una distancia de la entrada principal, donde dieron sus razones: "No las dejamos pasar porque ella viene vestida de mujer y luego todo se sale de control". Al final el encargado de turno aquel viernes accedió a que "por esta vez" se les concedería la entrada.

Más a regañadientes que de otra forma, Kenya y sus acompañantes aceptaron entrar. No tardaron mucho en irse: adentro los meseros y la gente les miraba con morbo. "Le pregunté a un mesero dónde estaba el baño y me mandó al baño de hombres", sentencia resignada Kenya.

Kenya, una mujer valiente

El 30 de septiembre de 2016, Paola, una mujer transexual que tenía como actividad económica el trabajo sexual, fue asesinada en plena calle por un presunto cliente que detonó un arma de fuego contra ella. Kenya y otras compañeras de trabajo se percataron y el sujeto fue aprendido por la Policía capitalina mexicana.

Como muchos otros casos, el asesino fue puesto en libertad y no se le vinculó a proceso penal alguno por –a decir del Ministerio Público– "falta de elementos para su consignación". Desde entonces Kenya es una de las personas más visibles en este caso y con mayor riesgo.

Tatuaje de Kenya con su nombre. / Cortesía de Heriberto Paredes.

Actualmente, Kenya es acompañada por dos escoltas mientras esté en la Ciudad de México, no importa a dónde se dirija o cuánto tarde, su vida está siempre acompañada de dos personas que resguardan su integridad en caso de que alguien quiera atentar contra ella.

"No es culpa mía, es culpa de las autoridades que soltaron al asesino de Paola, así que voy a pedir más seguridad porque sí me siento vulnerable", comenta la mujer, que ha sido discriminada durante toda su vida.

Tras el asesinato de su amiga, así como la situación de denuncia y riesgo respecto al responsable de la muerte, Kenya se ha consolidado como una defensora de los derechos humanos de la comunidad LGBTTI y una promotora férrea en la prevención del VIH.

Pronto, según sus planes, está por consolidar una asociación civil donde se reúnan todas sus actividades de lucha y a través de la cual pueda conseguir recursos para gestionar este trabajo.

"Estamos reeducando"

El ingeniero Alejandro Moreno, uno de los responsables del Barba Azul, acudió amablemente a la cita que el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (COPRED) de la capital mexicana le dio tras la queja que la activista 'trans' levantó luego de lo ocurrido.

"Una de las peticiones –continúa explicando Kenya– que yo pedí como afectada es que se capacitara a todo el personal en cuestión de género y expresión de género; también una disculpa –porque me sentí ofendida– y que se reparara el mal momento que me habían hecho pasar".

Activistas celebran el día del Orgullo Gay en Ciudad de México. 2 de junio de 2012. / Henry Romero / Reuters

Tanto el responsable del lugar como el personal respectivo accedieron a las peticiones de muy buena manera, a decir de la activista de género: "Nos interesa que esto quede como precedente, si tu denuncias y haces las cosas bien, puedes llegar a ciertos acuerdos y estar reeducando lugar por lugar".

La comunidad transexual ha sido discriminada y violentada durante muchas décadas y los resultados son apabullantes. Según la organización Transgender Europe, desde finales de 2017 México ocupa el segundo lugar en asesinatos de personas transgénero con 56 asesinatos anuales, solo superado por Brasil, con 171.

"Todos los días de mi vida he sufrido discriminación, pero ahora ya denuncio", concluye Kenya tras este proceso de conciliación, en el que el responsable, de manera sorpresiva, responde positivamente a la querella y acepta las peticiones.

Sin embargo, pese a las llamadas telefónicas para concertar una cita y platicar sobre esta situación, ni Alejandro Moreno ni algún otro miembro de la gerencia del Barba Azul respondió.

Por Heriberto Paredes

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies