X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/5uxx

"Cumbre de hipocresía" y "cinismo descarado": La otra cara de la historia del 'spiderman' maliense

Publicado: 29 may 2018 07:20 GMT | Última actualización: 30 may 2018 14:10 GMT

El hecho de que concedan la nacionalidad francesa a Mamoudou Gassama por salvar a un niño en París provoca reacciones diversas en la Red.

Síguenos en Facebook

La noticia de que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, concederá la nacionalidad francesa a Mamoudou Gassama —el maliense que rescató a un niño que estaba a punto de caer desde una terraza— ha generado opiniones encontradas tras viralizarse en la Red.

Así, mientras algunos aplaudieron ese gesto como "un gran final para una gran historia" o como un ejemplo de "cómo un verdadero presidente actúa ante un héroe", otros denunciaron "la hipocresía" que habría destapado este incidente. 

Una usuaria de Twitter se lamentó de que "el privilegio de los blancos es no tener que escalar un edificio de cuatro pisos como un verdadero superhéroe y salvar la vida de un niño para ser aceptado en la sociedad francesa".

En la misma línea, otra tuitera ha señalado que "merece una reflexión" que un inmigrante tenga que protagonizar "una situación tan extrema como esta" para que "se le otorgue la ciudadanía y un trabajo".

Algunos han destacado que "el mismo sistema racista" que ahora aplaude a Gassama "ha deshumanizado y pisoteado a millones de inmigrantes invisibles" o han recordado que mañana algunos tratarán a esas personas "de la manera más inhumana". 

Por otro lado, un usuario ha expresado su esperanza de que "tal vez el asombroso acto heroico" del 'Spiderman' malí haga que "las personas con discapacidad intelectual finalmente se den cuenta de que los inmigrantes son humanos, como el resto de nosotros".

"Siniestra e inmoral comedia de poder sin principios"

Varios políticos y asociaciones de ayuda a los inmigrantes también han denunciado la "hipocresía" detrás de la noticia sobre la naturalización de Gassama, que, aseguran, oculta "la dureza de la política de inmigración del Gobierno" francés.

"Mientras que el heroico Mamoudou Gassama es recibido con gran pompa por Emmanuel Macron en el Elíseo, sus compañeros inmigrantes anónimos continuarán siendo acosados, clasificados, expulsados. Una cumbre de hipocresía", aseguró el movimiento Generations, fundado por Benoît Hamon.

Jean-Claude Mas, secretario general de la organización Cimade, afirmó tener una "sensación general de descarado lavado de cara político".

"Hay una parte de la hipocresía o de cinismo", se lamentó, a su vez, Claire Rodier, de la ONG Gisti, que denuncia "el contraste con la política represiva seguida por este Gobierno" hacia el colectivo de los migrantes, "que aplasta a decenas de miles de personas ".

Clementine Autain, miembro del partido Francia Insumisa en Seine-Saint-Denis, tachó de "cinismo descarado" la actitud de Macron, mientras que Esther Benbassa, senadora y miembro del partido Europa Ecología Los Verdes, definió el gesto del presidente como una "siniestra e inmoral comedia de poder sin principios".

"Un acto excepcional no cambia una política"

De hecho, el propio presidente Macron recalcó a la prensa tras reunirse con el inmigrante maliense que "un acto excepcional no cambia una política". Y la política de mano dura que ha adoptado el mandatario galo hacia los inmigrantes ha sido criticada en ocasiones incluso por los miembros de su propio partido.

Así ocurrió en el caso del controvertido proyecto de ley sobre la inmigración aprobado por el Gobierno de Macron en febrero, que endurece las condiciones de asilo y facilita las expulsiones. La propuesta, que aún tiene que ser aprobada en el Parlamento, contempla un año de cárcel por entrar ilegalmente en Francia, como lo hizo Mamoudou Gassama.

En los últimos tres años, la Policía expulsó a unos 28.000 migrantes de distintos asentamientos levantados en París.

Tan solo este miércoles, las autoridades galas han desalojado a unos 1.500 inmigrantes, en su mayoría africanos, del campamento Millénaire (Milenio, en español), en la región de Île-de-France (donde se sitúa la capital francesa).

En 2017, Francia expulsó a un total de 14.859 inmigrantes ilegales, un 14,6 % más que en el año anterior. En cambio, tan solo cinco personas vieron reconocido su "talento excepcional" o los "servicios prestados a la comunidad" con una regularización de su situación legal.

Mamoudou Gassama, un hombre de 22 años, escaló la fachada de un edificio de París (Francia) para evitar que un niño que colgaba de un balcón cayera desde un cuarto piso. Macron anunció que ese joven de Malí recibirá los documentos necesarios lo antes posible y entrará en el Cuerpo de Bomberos de la capital francesa.

La experta en ciencias políticas Margarita Celedón opina que actualmente en Francia se está controlando la inmigración "por el miedo de una posible llegada de terroristas", y esto sucede bajo la presión de una parte de la población francesa que está a favor de este control.

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies