X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/5vvz

Violaciones, embarazos y vergüenza: la dura realidad de los matrimonios infantiles en EE.UU.

Publicado: 6 jun 2018 16:27 GMT

En la mayoría de los estados que componen el país es posible, mediante diferentes excepciones jurídicas, el matrimonio con menores de edad.

Violaciones, embarazos y vergüenza: la dura realidad de los matrimonios infantiles en EE.UU.
Imagen ilustrativa
Pixabay / niekverlaan
Síguenos en Facebook

La organización Unchained At Last (Por fin sin cadenas), que se dedica a denunciar y combatir el matrimonio infantil en el país, estima que en lo que va de siglo se han celebrado en EE.UU. unos 240.000 matrimonios en los que una de las partes, casi siempre la mujer (en el 87% de los casos), era menor de edad. El dato supondría que se han celebrado 13.000 matrimonios infantiles al año.

Los casos de matrimonio infantil, principalmente con niñas, son una realidad poco conocida pero relativamente bien documentada en EE.UU., y lo cierto es que actualmente siguen siendo legales, si media la autorización de los padres y de las autoridades jurídicas locales. 

Las cifras obtenidas por la mencionada ONG no son oficiales, ya que muchos estados no facilitan datos al respecto; sin embargo, los números obtenidos de las administraciones estatales que sí lo hacen dibujan una realidad igualmente chocante: entre 2000 y 2018 se registraron 167.000 uniones de este tipo

Casadas con sus violadores

Los casos particulares que encarnan estas cifras, algunos de las cuales han sido narrados y publicados en importantes medios de comunicación estadounidenses, ayudan a comprender la gravedad humanitaria del problema más allá de su extensión estadística. 

La historia de Dawn Tyree fue contada por el columnista Nicholas Kristof en The New York Times esta misma semana. Dawn tenía 13 años cuando comenzó a sufrir agresiones sexuales por parte de un amigo de su familia. Un año después quedó embarazada como consecuencia de una de esas violaciones. Sus padres, en lugar de denunciarlo a las autoridades, decidieron obligarla a casarse con su agresor, que por entonces tenía 33 años de edad.

Esta historia pone de manifiesto una realidad cultural que tiene lugar en sectores altamente religiosos o muy conservadores de la sociedad estadounidense: al no tolerar situaciones como la procreación fuera del matrimonio o el aborto, recurren al matrimonio forzado como solución ante el agravio que supone un embarazo como el descrito en el seno de una de estas comunidades. 

El mismo columnista de The New York Times narraba otra impactante historia, la de Sherry Johnson, una mujer a la que también obligaron a casarse a los once años de edad. Johnson sufrió su primera violación los ocho años y se quedó embarazada a los diez, y tuvo que unirse en matrimonio a su violador poco después. Ahora tiene 60 años y se ha convertido en una de las más activas luchadoras contra del matrimonio infantil en EE.UU.

Unchained at Last alerta del peligro que supone para los menores que una simple autorización de los padres pueda dar validez al matrimonio infantil, pero también pone el foco en el importante papel (y dudoso criterio moral) de muchos jueces: se detectaron 178 casos de menores entre 10 y 15 años que contrajeron matrimonio en Nueva Jersey, situación para la que, además del consentimiento paterno se precisa, además, la autorización de un juez.

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies