X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/68t3

Siguiendo los pasos de Duterte: otro país aprueba la pena de muerte para los crímenes de drogas

Publicado: 8 oct 2018 23:02 GMT

La campaña contra los narcóticos en ese país ha provocado críticas de grupos defensores de los derechos humanos.

Siguiendo los pasos de Duterte: otro país aprueba la pena de muerte para los crímenes de drogas
Munir Uz Zaman / Reuters
Síguenos en Facebook

La producción, el tráfico, la venta y el consumo de metanfetamina se castigará con la pena de muerte en Bangladés, país que ha seguido el ejemplo de Filipinas lanzando una violenta guerra antidrogas que ha dejado más de 200 muertos desde mayo.

El proyecto de ley, aprobado por el Gobierno este lunes, define a la metanfetamina —denominada 'yaba' en el país asiático— como una sustancia narcótica por primera vez en la historia de Bangladés, informa Reuters.

La enmendada Ley sobre el Control de Narcóticos insta a aplicar "la pena de muerte como castigo máximo por la producción, el tráfico, la distribución y el consumo de más de 5 gramos de yaba", ha afirmado a los periodistas el secretario del gabinete, Mohammad Shafiul Alam.

Los delitos con la implicación de cantidades menores de metanfetamina supondrían sentencias de hasta cinco años de prisión.

Alam precisó que el proyecto de ley "ha sido elaborado de acuerdo con otras normas antidrogas internacionales", e insistió en que las medidas eran necesarias porque la "yaba se ha divulgado por Bangladés a escala masiva recientemente". Las autoridades responsabilizan el influjo de refugiados de la minoría rohinyá desde Birmania del auge del tráfico de metanfetamina.

Reacciones 

La campaña antidrogas lanzada por la primera ministra, Sheikh Hasina, ha provocado duras críticas por parte de grupos de derechos humanos locales e internacionales. A las autoridades se las acusa de uso excesivo de la fuerza y asesinatos extrajudiciales, así como de utilizar la campaña antidroga para suprimir a la oposición política.

El Gobierno desmiente las acusaciones escudándose en el apoyo popular e insiste en que las víctimas mortales eran delincuentes que fallecieron en tiroteos con la Policía.

Human Rights Watch comparó la situación en Bangladés con el patrón aplicado por Rodrigo Duterte, el presidente de Filipinas, cuya guerra contra las drogas se ha cobrado la vida de más de 12.000 personas que, según la organización de derechos humanos, fueron asesinadas por policías o grupos no identificados.

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies