X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/6fts

Los buques de la discordia: Venezuela y Guyana reavivan la disputa por su diferendo territorial

Publicado: 28 dic 2018 11:01 GMT | Última actualización: 28 dic 2018 11:25 GMT

La incursión en la fachada atlántica de dos buques contratados por ExxonMobil ha removido tensiones históricas.

Los buques de la discordia: Venezuela y Guyana reavivan la disputa por su diferendo territorial
Área rayada en naranja constituye la zona de reclamación . 23 de diciembre de 2010
commons.wikimedia.org / Kmusser / CC BY-SA 3.0
Síguenos en Facebook

El 22 de diciembre, dos buques de exploración sísmica contratados por la transnacional estadounidense ExxonMobil fueron divisados por la Armada de Venezuela en un zona de la fachada atlántica al norte del Delta del Orinoco.

La reacción de Caracas fue inmediata. El Gobierno venezolano denunció mediante un comunicado la incursión como una "flagrante violación" a su soberanía y procedió a aplicar "los protocolos internacionales correspondientes a este tipo de hechos", según se lee en el documento oficial. 

Cuando los oficiales de la Armada venezolana solicitaron explicaciones, los capitanes de los dos buques —propiedad de la petrolera noruega Petroleum Geo-Services— dijeron que disponían de un permiso "del Gobierno de la República Cooperativa de Guyana", indica el comunicado de la Cancillería venezolana.

Fachada atlántica en el Delta del Orinoco. Google Map.

El incidente ocurre al cierre del 2018, un año marcado por el asedio y bloqueo internacional a Venezuela, en medio de tensiones diplomática con Colombia y con la amenaza de algunos gobiernos de desconocer el nuevo periodo constitucional del presidente Nicolás Maduro el próximo 10 de enero.  

Además, el pasado 22, el mismo día del avistamiento de los buques, el Parlamento de Guyana aprobó —con 33 votos y 32 en contra— una moción de censura contra el presidente David Grandger, por lo que su Gobierno deberá abandonar el poder y convocar elecciones en un lapso de 90 días.

La decisión parlamentaria se produjo después que Granger regresó de Cuba, donde se sometió a tratamientos médicos por un linfoma que le fue diagnosticado en octubre. 

La respuesta de Guyana 

Tras el comunicado de Venezuela, el Gobierno de Guyana no tardó en responder. Georgetown señaló a Caracas de violar su "soberanía e integridad territorial", según se lee en un comunicado

Las autoridades acusaron a Venezuela de ser una "amenaza" para el desarrollo de Guyana. También indicaron que están en proceso de informar a los gobiernos de la región sobre lo ocurrido, lo cual incluye la redacción de una "comunicación formal" que será enviada a Caracas. 

El presidente de Guyana, David Granger, habla en una conferencia de prensa. 28 de septiembre de 2015, / Kevin Hagen / Reuters

No obstante, los buques salieron de la zona de la fachada atlántica que reclama Venezuela como suya, según confirmó la propia compañía naviera al diario Guyana Chronicle. 

El canciller de Guyana, Carl Greenidge, informó que por ahora no sabe que si los barcos regresarían al área donde fueron interceptados. "Primero intentaremos explorar y agotar los canales diplomáticos", dijo a Reuters. 

"EE.UU. impertinente" 

El portavoz adjunto del Departamento de Estado de EE.UU, Robert Palladino, exhortó a Venezuela a "respetar" el derecho internacional y la soberanía de sus vecinos, al tiempo que agregó que Guyana tiene el "derecho soberano" de explorar y explotar los recursos en su zona económica exclusiva. 

Por medio de un nuevo comunicado, Caracas tildó las declaraciones de EE.UU. de "impertinentes" e "injerencistas", y, de nuevo, aclaró que los buques se encontraban en la "proyección del Delta del Orinoco de Venezuela" y jamás estuvieron en una zona económica exclusiva guyanesa. 

La respuesta de Caricom

La Comunidad del Caribe (Caricom) vio con "grave preocupación" la intercepción por parte de la Armada venezolan de los buques en una área que considera como "zona económica exclusiva" de la República de Guyana".

Caracas, en otro comunicado, lamentó la posición de la Caricom, y alegó que el organismo dispone de argumentos "absolutamente inexactos" como resultado de obtener una "sola versión" de los hechos. 

No es la primera vez en este año que Caricom se pronuncia a favor de Georgetown. Durante la última Asamblea de Jefes de Estado y de Gobierno del bloque regional, celebrada en julio pasado, los gobernantes caribeños reafirmaron su "firme e inquebrantable apoyo" a la soberanía y a la integridad territorial de Guyana, de acuerdo al comunicado de cierre del evento.

En esa ocasión, los mandatarios dijeron que Venezuela "se negó" el 29 de marzo de 2018 a participar en una audiencia solicitada por Guyana ante la Corte Internacional de Justicia como vía para resolver la controversia territorial. 

Por su parte, Caracas rechazó que la Corte sea la instancia para resolver el conflicto, ya que carece de "jurisdicción", y también desestimó la solicitud planteada por Guyana, a cuyo Gobierno lo invitó a resolver el diferendo territorial mediante el Acuerdo de Ginebra de 1966.

¿Qué alegan Venezuela y Guyana?

Venezuela sostiene que los buques interceptados navegaban por la proyección marítima del Delta del Orinoco, "de indubitable soberanía de Venezuela", dijo. 

El Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano informó que como Guyana "no tiene jurisdicción" en la proyección marítima del Delta del Orinoco, los buques contratados por la ExxonMobil se fueron "hacia aguas de la extensa zona en reclamación que proyecta la costa Esequiba". 

Por su parte, Guyana argumenta que las embarcaciones navegaban por la "Zona Económica Exclusiva" de ese país, una área que, de acuerdo a Georgetown, está situada a 140 kilómetros del punto más cercano de la línea equidistante provisional con Venezuela. 

En tanto, la compañía dueña de los buques ratificó que incursionó en la zona con la venia de Guyana e incluso detalló que, desde principio de ese mes, trabajaba en la "adquisición" de datos 3-D de la parte occidental del Bloque Stabroek, ubicado en la zona atlántica, recogió Guyana Chronicle.

Lo que busca la ExxoMobil 

En reiteradas ocasiones, Venezuela ha denunciado las pretensiones de la compañía ExxoMobil de extraer petróleo en aguas sujetas a reclamación con Guyana. El Gobierno venezolano señala que la zona marítima donde la transnacional ha perforado son "aguas territoriales históricamente venezolanas", según se lee en el libro 'El Esequibo es Nuestro', editado por la Presidencia de Venezuela.

En el documento, Caracas indica que aunque la empresa norteamericana reconoció en el año 2000 "los derechos de Venezuela" por conveniencia, en la actualidad los desconoce. 

La compañía dueña de los buques contratados por la ExxoMobil detalló que su prioridad es el bloque Stabroek, situado a casi 200 kilómetros de la zona marítima en disputa con Venezuela.

La petrolera noruega Petroleum Geo-Services calcula que en esa zona hay más de 5.000 millones de barriles de petróleo

El Gobierno venezolano, en el referido libro, destaca que la ExxoMobil usa el "supuesto" hallazgo petrolero en aguas en disputa para presentar a Venezuela como un supuesto "violador del derecho internacional", obviando —según afirma Caracas— que cualquier posible recurso mineral o energético en la zona está en "discusión", según los principios del Acuerdo de Ginebra.

Pese a esto, Steve Greenlee, presidente de ExxonMobil, dijo: "continuamos aumentando el valor del Bloque Stabroek para Guyana, nuestros socios y ExxonMobil con inversiones de exploración exitosas", según citó Guyana Chronicle. 

Sin embargo, la ExxonMobil tendrá que superar un nuevo escollo para concretar sus propósitos. Tras la destitución del presidente Granger, en marzo se espera la convocatoria de nuevas elecciones, donde participará el opositor Partido Popular Progresista de Guyana, que medirá fuerzas con la coalición saliente.

Esta agrupación política es crítica a la beligerancia y condiciones favorables otorgadas, hasta ahora, a la ExxonMobil, y se muestran más proclive a debatir con Venezuela sobre el territorio en reclamación. Un dato clave es que es el mismo partido que promovió la salida de Granger.  

Una vieja disputa 

El incidente de los los dos buques reaviva una vieja disputa entre Venezuela y Guyana. 

Para resolver el diferendo territorial en una zona de reclamación calculada con una superficie de 159.500 kilómetros cuadrados, Georgetown ha insistido en acudir a la Corte Internacional de Justicia para validar el Laudo Arbitral de París de 1899, que despoja a Venezuela del 90 % de su territorio en el Esequibo.

A principio de este año, el canciller venezolano Jorge Arreza recordó que ese documento es "nulo e írrito" y suscribió el Acuerdo de Ginebra (aprobado en 1966 y que anula el Laudo de París), como punto de partida para la negociación.

El acuerdo establece mecanismos para que ambos países busquen soluciones pacíficas y consensuadas. Aunque en 1966 Guyana, después de declararse país independiente, reconoció el pacto de Ginebra, las autoridades venezolanas han señalado que a la fecha el país ha ignorado los lineamientos del tratado. 

Fue en 2015 cuando Venezuela solicitó a la ONU activar la figura de una buen oficiante para mediar en el conflicto. Con la asunción en el 2016 de António Guterres como secretario de general de Naciones Unidas, las comisiones de ambos países se reunieron en el 2017 en Nueva York para explorar mecanismos viables, en procura de resolver el diferendo territorial. Hasta ahora, no ha habido acuerdos concretos para destrabar el asunto.

Manuel Palma

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies