Actualidad

Adiós a 'El Trasero Volador', la aeronave más grande del mundo: el fabricante pone fin al proyecto

Publicado:
El fabricante decidió pasar a la creación de un modelo comercial de Airlander 10. Se espera que las futuras aeronaves de este tipo puedan estar listas para el próximo año.
Adiós a 'El Trasero Volador', la aeronave más grande del mundo: el fabricante pone fin al proyecto

La compañía británica Hybrid Air Vehicles, que construyó un prototipo de la aeronave Airlander 10, más conocido como 'El trasero volador' debido a su peculiar aspecto, anunció que tendrá que terminar su programa de desarrollo. El aparato, que es un híbrido de dirigible y avión, será reemplazado por un modelo comercial.

Una nueva serie de aeronaves debería estar lista a principios de 2020. Según Stephen McGlennan, director ejecutivo del fabricante, el prototipo cumplió totalmente su propósito, demostrando que la creación del primer avión híbrido de gran tamaño era posible.

Según sus palabras, ha llegado la hora de pasar a la producción en serie de la versión comercial del Airlander 10, ya que el prototipo proporcionó todos los datos necesarios "para pasar del prototipo al estándar de producción". De momento no se revelan las características del futuro aparato, pero sí se informa de que no se planea realizar más pruebas del prototipo actual.

El gigante, de 92 metros de largo –19 más que el avión comercial más grande del mundo, el Airbus A380– tuvo un coste de unos 32,7 millones de dólares. La aeronave puede permanecer durante días en el aire, usa menos combustible que un avión convencional y es capaz de llevar carga más pesada.

El aparato participó en seis pruebas de vuelo, algunas de las cuales no tuvieron éxito. En julio del año pasado, en la exhibición aérea de Farnborough (Reino Unido), la empresa presentó la versión de lujo de la aeronave. En el interior iban a colocar los dormitorios con baños, un bar y un salón con suelos de cristal. Los desarrolladores afirmaron que el dirigible era capaz de llevar a bordo 19 pasajeros y subir a una altura de 6.000 metros.

Inicialmente, la aeronave fue diseñada por orden del Ejército de EE.UU. para fines de observación, pero estos planes se vieron obstaculizados por los recortes presupuestarios. Para no enterrar un proyecto prometedor, los británicos comenzaron su propio desarrollo del aparato.

RT