Actualidad

"El peor error de mi vida": Acusan a dos agentes de violación en grupo en una sede policial francesa

Publicado:
Emily Spanton asegura que los hombres le ofrecieron visitar el edificio, que se hizo famoso gracias a la mención en las películas, pero cuando aceptó la invitación la violaron en uno de sus despachos.
"El peor error de mi vida": Acusan a dos agentes de violación en grupo en una sede policial francesa

Dos agentes de las Fuerzas Especiales francesas, Nicolas R., de 49 años, y Antoine Q., de 40, —cuyos nombres completos, conforme a la ley francesa, no pueden ser revelados— se encuentran en el foco de un proceso judicial por el cargo de violación en grupo, informa AFP.

Se trata de miembros de la Brigada de Búsqueda y de Intervención (BRI, según las siglas en francés), una unidad policial especial del Ministerio del Interior. El juicio contra ambos se celebró el pasado 16 de enero.

La investigación se inició cuando la ciudadana canadiense Emily Spanton, de 39 años, denunció que fue violada en la sede de la BRI 36 Quai des Orfevres, conocida también como la '36', en París. Spanton afirmó que conoció a los policías en un bar de la capital francesa el 22 de abril de 2014. De acuerdo con sus palabras, los hombres le ofrecieron visitar el edificio, que se hizo famoso gracias a la mención en las películas. "Explicaron que la estación de policía fue el tema de las películas y lo hicieron sonar como algo que me gustaría ver", recordó.

La mujer, que estaba ebria, aceptó la invitación, pero esta visita se convirtió en "el peor error de su vida", admitió Spanton. Según sus afirmaciones, Nicolas R. y Antoine Q. la violaron en uno de los despachos del edificio y cuando Spanton trataba de abandonar el lugar, un hombre más, al que la mujer no logró identificar, también abusó de ella.

Cuando la víctima salía de la sede, encontró a un policía y le contó que fue violada, y el agente le aconsejó "ir a casa".

El ADN de tres hombres fue encontrado en la ropa interior de Spanton. Dos de ellos negaron ser responsables de la violación, afirmando que la mujer consintió  las relaciones sexuales, mientras que la identidad del tercer participante en el crimen no fue establecida.

Ambos acusados siguen trabajando en la BRI. Sin embargo, si su culpabilidad se demuestra, afrontarán hasta 20 años de prisión.

RT