Actualidad

FOTOS: Así es la nueva isla del Pacífico que se resiste a desaparecer

Publicado:
Se esperaba que la ínsula desapareciera unos meses después de surgir de las aguas, tal y como lo hace la mayoría de las islas recién nacidas. Pero esta resultó ser una excepción.
FOTOS: Así es la nueva isla del Pacífico que se resiste a desaparecer

Dan Slayback, investigador científico del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt (Maryland), visitó una isla de tan solo cuatro años de edad, cuyo nacimiento en el océano Pacífico fue detectado por satélites.

A finales de 2014, por esos medios se descubrió una columna volcánica que salía desde las aguas del reino insular de Tonga. La erupción terminó un mes más tarde, pero del borde de una caldera submarina surgió una nueva isla a media distancia entre dos ya existentes, Hunga Tonga y Hunga Ha'apai. 

Slayback y sus colegas estuvieron observando la isla desde su nacimiento por medio de datos satelitales, tratando de hacer un modelo 3D de su forma y volumen a medida que cambiaba con el tiempo. Desde entonces, el científico comenzó a pensar en la manera de conocer esa nueva tierra en persona.

A principios de octubre pasado, sus planes se hicieron realidad y llegó junto con un equipo de científicos a la isla, que aún no tiene un nombre oficial pero es mencionada por el nombre combinado de los de sus vecinos mayores, Hunga Tonga-Hunga Ha’apai.

Tras su aparición en enero de 2015, ese territorio atrajo la atención de científicos de la NASA interesados ​​en comprender cómo se forman y evolucionan las nuevas islas en la Tierra, algo que también podría darles pistas sobre cómo los paisajes volcánicos interactuaron con el agua en el antiguo Marte.

La mayoría de las islas recién nacidas desaparecen tan solo un par de meses después de surgir. Pero no es el caso de esta, cuya esperanza de vida fue estimada por la NASA en unos 6 a 30 años. La nueva isla de Tonga es una de las tres únicas que han entrado en erupción en los últimos 150 años y que han sobrevivido a la erosión de las olas oceánicas durante más de unos pocos meses.

"Todos estábamos como niños emocionados (...) Inmediatamente me di cuenta de que [la isla] no era tan plana como parecía por satélite. Es bastante plana, pero todavía hay algunos gradientes y las gravas han formado algunos patrones geniales siguiendo la acción de las olas", comentó Slayback para un blog de la NASA dedicado a las expediciones en la Tierra.

La mayor parte de la isla está cubierta por grava negra "del tamaño de un chícharo". Los científicos también pudieron obtener fotos cercanas de la vegetación que comenzó a echar raíces en un istmo que la conecta con su vecino más próximo. Además, para su sorpresa encontraron barro de arcilla de color claro saliendo del cono volcánico, cuyo origen se desconoce. Ahora, de vuelta en Goddard, Slayback está procesando los datos recopilados durante su viaje para desarrollar un modelo 3D más realista de la joven isla.

RT