Actualidad

Encuentran la cama en la que pudo ser concebido Enrique VIII de Inglaterra

Publicado:
Tras años de estudios y discusiones, se reveló que una antigüedad comprada en línea podría ser la cama matrimonial de los fundadores de la dinastía Tudor.
Encuentran la cama en la que pudo ser concebido Enrique VIII de Inglaterra

Después de años de estudio y debate, los expertos están convencidos de que una antigua cama comprada en Internet por 2.800 dólares, y que llegó a estar tirada en el estacionamiento de un hotel, podría ser el lecho nupcial en que Enrique VII e Isabel de York concibieron al rey Enrique VIII de Inglaterra, según Daily Mail.

Enrique VIII gobernó de 1509 a 1547 y es conocido por su participación directa en la Reforma inglesa, que hizo de Inglaterra en su mayor parte una nación protestante. También es destacable el número de veces que se casó, inusualmente alto para un cristiano. En total, el rey tuvo seis cónyuges, dos de las cuales terminaron ejecutadas.

Cuando el comerciante de antigüedades Ian Coulson fue a recoger el marco de cama que había comprado en línea por 2.200 libras (unos 2.800 dólares), esperaba encontrar una "cama victoriana profusamente tallada de cuatro postes con escudos armoriales", tal como se describía en el catálogo.

Pero cuando llegó a casa y examinó su compra más de cerca, rápidamente se dio cuenta de que era mucho más antigua que un mueble de la época victoriana, informa National Geographic.

La época victoriana a la que supuestamente pertenecía la cama se prolongó durante los dos últimos tercios del siglo XIX, más de dos siglos después de que terminara el reinado de los Tudor (1495-1603), la casa real de Enrique VIII.

La cama mostraba signos de haber sido reparada muchas veces, algo inusual en una antigüedad de supuestamente 150 años que, por lo demás, estaba bien conservada. Las marcas en la madera indicaban que había sido tallada con herramientas de mano medievales, y no con las sierras mecanizadas de la era industrial. Además, los escudos de armas mencionados en el catálogo resultaron ser en realidad el escudo de armas real inglés.

Coulson tardó nueve años en investigar sus sospechas, durante los cuales se llevaron a cabo varias pruebas para demostrar que la cama original, pese a varias reparaciones posteriores, databa del período de la casa de Tudor. El análisis final reveló que la madera era de roble de Europa central y que la pintura contenía ultramar, un pigmento más apreciado que el oro en la época en que se construyó el mueble.

La compañía The Langely Collection, especializada en ventas de muebles antiguos y actual propietaria de la cama, la describe en su sitio web como "la primera cama estatal de Enrique VII e Isabel de York" y la fecha entre octubre de 1485 y enero de 1486.

RT