X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/6kar

Uno de los acusados en el juicio por el proceso catalán: "Lo que pasó es impropio de una sociedad democrática avanzada"

Publicado: 21 feb 2019 15:18 GMT

Santi Vila, exconsejero de Empresa de la Generalitat, es el acusado más crítico con el referéndum del 1 de octubre que derivó en la Declaración Unilateral de Independencia.

Uno de los acusados en el juicio por el proceso catalán: "Lo que pasó es impropio de una sociedad democrática avanzada"
El exconsejero catalán de Empresa Santi Vila llegando al Tribunal para testificar, Madrid, España, 2 de noviembre de 2017.
Javier Barbancho / Reuters
Síguenos en Facebook

Este jueves en el juicio por el referéndum independentista catalán que se celebra en Madrid ha sido el turno para la declaración de Santi Vila, el exconsejero de Empresa y Conocimiento de la Generalitat de Cataluña y el acusado más crítico con la deriva del proceso soberanista, así como el único miembro de aquel Gobierno regional que no firmó la Declaración Unilateral de Independencia (DUI). Entre otras cuestiones, ha afirmado que "lo que pasó en Cataluña es impropio de una sociedad democrática avanzada".

Vila ha manifestado que en el seno del movimiento soberanista había "una discrepancia de interpretaciones" sobre lo que había pasado. Según su relato, unos reconocían el referéndum del 1 de octubre como "una movilización que obliga", mientras que otros, entre los que se incluye, estaban convencidos de que era una manifestación muy importante de más de dos millones de catalanes, pero que también había otros dos millones y medio, "igual de catalanes, que se habían quedado en casa". Y ha sostenido: "Algunos considerábamos que era la obligación del Gobierno, ser el Gobierno de todos".

Pero para él, la finalidad última de la consulta, de la que ha afirmado "que ya no era un referéndum ilegal, sino una gran movilización política", era la de "tensar la cuerda, pero que no se rompiera".

En este sentido, ha opinado que ese era el "sentimiento mayoritario en el seno" del Ejecutivo catalán. Y ha contado cómo formó parte de los políticos que "interlocutaron" con el Partido Socialista y con miembros del Gobierno de España del Partido Popular.

Así, ha sostenido que durante las semanas posteriores al referéndum celebrado el 1 de octubre de 2017, hasta que tuvo lugar la DUI, proclamada por el expresidente catalán Carles Puigdemont el 27 del mismo mes, "muchos" se comprometieron a celebrar elecciones autonómicas "para evitar, en primer lugar, la suspensión del autogobierno", que más tarde aprobaría el Senado de España.

Convencido de que no habría DUI y se convocarían elecciones

Con la finalidad de que "esto no acabara mal", el exconsejero ha narrado cómo formó parte de las aproximaciones con interlocutores políticos, religiosos, de la empresa e institucionales. Y ha afirmado que el 25 de octubre, dos días antes de la DUI, pensó que lo habían conseguido: "Nos fuimos a dormir con la sensación de paz interior, no vamos a tomar ninguna decisión unilateral y vamos a convocar elecciones autonómicas".

Sin embargo, y a pesar de que según él desde el Gobierno de España también se tenía esa certeza, esa seguridad duró muy poco tiempo y se vio truncada por los acontecimientos del día 27 de octubre.

"Somos aprendices de mago ante la presión de las redes sociales"

"El 25 por la noche, me acaba costando la carrera política, de momento", ha declarado el exconsejero. ¿Qué sucedió entonces? Para Vila, el punto de inflexión se situó en "el clima de desconfianza y la tensión exterior", que era tan fuerte "que al día siguiente se torció". 

Recuento de votos tras el referéndum unilateral de independencia, Barcelona, España, 1 de octubre de 2017. / Eloy Alonso / Reuters

De esa manera, ha sostenido que el no poder justificar esta decisión ante su electorado o los descalificativos de traidor o cobarde hacia el entonces presidente Puigdemont, entre otras cuestiones, hicieron que los hechos se desencadenaran y la convocatoria de elecciones pactada se convirtiese en la DUI que finalmente tuvo lugar.

"Si somos aprendices de mago ante la presión de las redes sociales (...) y esto generaba una confusión general en el estado de ánimo (...) si no somos capaces de gestionar emocionalmente esto, yo personalmente me voy y dimito", ha declarado sobre el motivo de su renuncia como miembro del Gobierno regional.

Un traidor para los suyos

Santi Vila salió por decisión propia del Ejecutivo catalán el mismo día que Puigdemont proclamó la DUI. Desde entonces ha sido tratado como un traidor por los suyos.

Solo está acusado de desobediencia y malversación de caudales públicos, por lo que se solicita una pena para él de 7 años de cárcel y un año y medio de inhabilitación. Actualmente está en libertad provisional, y no en la cárcel como la mayoría de sus compañeros de banquillo. Es el único de los encausados cuya defensa no ha sido sufragada por la 'caja de resistencia' de las organizaciones civiles Asociación Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural.

Es fuertemente criticado dentro del movimiento independentista, en las redes sociales, pero también por otros políticos catalanes. El exconsejero Toni Comín, huido de la Justicia española y residente en Bruselas, ha compartido en Twitter un dibujo de los acusados entre los que Vila no se encuentra. De la misma manera, Gabriel Rufián, político de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), ni siquiera lo menciona entre los encausados en el juicio por el proceso catalán.

RT

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies