Actualidad

Durante casi dos décadas los visitantes del Gran Cañón pudieron estar expuestos a la radiación en el museo

Publicado:
Entre los años 2000 y 2018 hubo rocas de uranio conservadas en contenedores en el edificio del museo.
Durante casi dos décadas los visitantes del Gran Cañón pudieron estar expuestos a la radiación en el museo

Durante 18 años, los visitantes y empleados del Museo del Gran Cañón, EE.UU., pudieron estar expuestos a la radiación de tres contenedores con uranio que se encontraban en el edificio, ha reportado esta semana The Arizona Republic.

"Si usted visitó el edificio de las Colecciones del Museo (2C) entre el año 2000 y el 18 de junio de 2018, estuvo expuesto al uranio, según la definición de la OSHA [Administración de Seguridad y Salud Ocupacional]", afirmó Elston Stephenson, gerente de seguridad de Gran Cañón, a través de un correo electrónico a los empleados del Servicio de Parques Nacionales a principios de febrero.

"Los índices de radiación, a primera vista, superan los límites de seguridad de la Comisión Reguladora Nuclear", advirtió Stephenson, agregando que su siguiente tarea consiste en "identificar quién fue expuesto" y a qué nivel de radiación. 

Según Stephenson, los contenedores con uranio podían contener un nivel de radiación 400 veces superior al límite para los adultos y hasta 4.000 veces superior para los niños.

En otro correo electrónico subrayó que solicitó en reiteradas ocasiones a los ejecutivos del Parque Nacional que informaran a los visitantes. Sin embargo, el personal directivo superior se negó a hacerlo, comentó.

Las rocas de uranio fueron removidas del parque nacional el 18 de junio de 2018, y una investigación se encuentra en marcha.

Actualmente "no hay riesgo para los empleados del parque o para el público", afirmó Emily Davis, especialista en relaciones públicas del Gran Cañón. "El edificio está abierto, y la información que tengo es que las rocas de uranio fueron removidas, por lo que no hay ningún peligro", aseguró.

RT