Actualidad

Difunden imágenes de la superficie de asteroide Ryugu después del aterrizaje de una sonda japonesa

Publicado:
Para recoger muestras del cuerpo espacial, la nave disparó una bala que lo impactó a una velocidad de 300 metros por segundo y provocó que unas rocas se separaran de la superficie.
Difunden imágenes de la superficie de asteroide Ryugu después del aterrizaje de una sonda japonesa

La Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA, por sus siglas en inglés) ha publicado este lunes varias fotografías que fueron realizadas mientras su sonda Hayabusa2 realizó un breve aterrizaje en el asteroide Ryugu para tomar muestras, tras lo cual volvió a despegar.

Durante la operación —que se llevó a cabo entre el 20 y el 22 de febrero— la nave disparó una bala a la superficie del cuerpo espacial que lo impactó a una velocidad de 300 metros por segundo. El disparo provocó que unas rocas se separaran del asteroide y llegaran hasta un contenedor especial de la sonda, informa Science Alert.

Una de las imágenes difundidas fue tomada a una altura aproximada de 25 metros cerca de un minuto después del aterrizaje. La publicación muestra que el color de la parte de la superficie de Ryugu donde se posó la nave "es diferente del entorno y quedó decolorada por el aterrizaje". "Por el momento, la razón de la decoloración se desconoce, pero quizás se deba a la arena que fue expelida hacia arriba por los propulsores de la nave espacial o por la bala", reza el comunicado emitido por la JAXA.

La diferencia se ve claramente en otras imágenes que muestran el lugar antes de realizarse la operación.

El 21 de septiembre, dos vehículos de la JAXA llegaron a Ryugu en la sonda espacial Hayabusa2 y enviaron a la Tierra los primeros documentos gráficos.

La primera fotografía que tomaron los dos vehículos exploradores fue inmediatamente después de su separación de la nave espacial que los había llevado hasta allí.

La sonda Hayabusa 2 fue lanzada en 2014 con la misión de recoger muestras del asteroide y traerlas de vuelta a la Tierra. El objetivo último es arrojar luz sobre el origen y la evolución del Sistema Solar y la materia en que se basa la vida. Se prevé que el regreso de la sonda se produzca en 2020.

RT