X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/6mx2

Un meteorito de 1922 o un mamífero del Pleistoceno: El Museo Nacional de Brasil expone las piezas rescatadas del incendio

Publicado: 25 mar 2019 13:27 GMT | Última actualización: 25 mar 2019 13:37 GMT

Hace casi seis meses las llamas devoraron la colección histórica que esta institución albergaba en Río de Janeiro.

Un meteorito de 1922 o un mamífero del Pleistoceno: El Museo Nacional de Brasil expone las piezas rescatadas del incendio
Cráneos de especies del Pleistoceno brasileño en la exposición del Centro Cultural Banco do Brasil, Río de Janeiro.
Luna Gámez
Síguenos en Facebook

El 2 de septiembre de 2018 las llamas consumieron la institución científica más antigua de Brasil. Un incendio arrasó con el edificio central del Museo Nacional, situado en Río de Janeiro. Cinco meses después, la Comisión de Rescate formada por trabajadores de la institución, profesores y voluntarios consiguió reunir en un tiempo récord una centena de objetos rescatados de las cenizas.

Un total de 180 objetos conforman hoy la exposición 'Museo Nacional Vive - Arqueología del Rescate', que fue inaugurada el 27 de febrero en el Centro Cultural Banco do Brasil de Río de Janeiro y mantendrá las puertas abiertas hasta el 29 de abril. Del total de piezas expuestas unas 70 están en perfecto estado, ya que estaban fuera del edificio en el momento del incendio. No obstante, las llamas afectaron al groso de las colecciones de antropología, botánica, entomología, geología y paleontología, así como vertebrados e invertebrados. De entre ellas, 103 piezas fueron rescatadas de las cenizas, como un meteorito de casi dos toneladas, bautizado como Santa Luzia y caído del espacio en 1922, o algunos huesos de Macrauquenias, mamífero ya extinguido que solo existió en América del Sur durante el Pleistoceno y que fueron los primeros fósiles del Museo.

El meteorito frente a un cartel de la exposición que se celebra en Río de Janeiro. / Luna Gámez

"Las colecciones del Museo Nacional representan el patrimonio cultural y científico brasileño, y también mundial. Estamos recuperando mucho material pero la colección documental de Memoria y Archivos se perdió entera, estaba formada por documentos y cartas relacionadas con la historia de Brasil. Otra colección casi completamente arrasada ha sido la de Entomología (estudio científico de los insectos)", explica en entrevista para RT Luciana Carvalho, profesora e investigadora del Museo Nacional en el área de Geología y Paleontología.

Restos de la colección de insectos recuperada del incendio en la exposición del Centro Cultural Banco do Brasil, Río de Janeiro. / Luna Gámez

El Museo Nacional estaba situado en el antiguo palacio imperial de Don Pedro II, segundo emperador de Brasil en el siglo IX. El edificio de estilo barroco, construido por un traficante de personas esclavizadas en torno al año 1800, se ubica en un majestuoso parque de la zona norte de Río de Janeiro y, actualmente, está reconocido como patrimonio histórico nacional. La institución fue incorporada a la universidad en 1946, motivo por el que albergaba los centros de estudios de pos graduación de antropología y de arqueología de la Universidad Federal de Río de Janeiro. Las llamas se tragaron una gran parte de los registros académicos así como una de las bibliotecas de antropología más relevantes de toda América Latina, la biblioteca Francisca Keller, en homenaje a la antropóloga chilena.

El Museo Nacional poseía la colección de arqueología más importante de Brasil y de toda América Latina, con vestigios únicos de la prehistoria brasileña. Era también una referencia científica en el área de antropología y contaba con registros escritos y sonoros de la diversidad lingüística indígena que fueron casi integralmente destruidos. Muchos de ellos documentaban la existencia de lenguas hoy extinguidas. En la también extensa colección de etnología se perdieron los objetos más delicados de los pueblos ancestrales hechos con plumas o madera, aunque muchas de las cerámicas resistieron.

Objetos utilizados por los pueblos ancestrales en la exposición del Centro Cultural Banco do Brasil, Río de Janeiro. / Luna Gámez

"La exposición Arqueología del Rescate fue producida tan rápido como percibimos que podríamos recuperar muchas colecciones. También fue una forma de transparencia con la sociedad brasileña y las instituciones que nos están apoyando (desde el incendio)", afirma Carvalho. Esta bióloga especializada en paleozoología explica cómo la Comisión de Rescate ha estado trabajando incesantemente durante este tiempo en búsquedas y excavaciones entre los escombros para rescatar las colecciones científicas.

Vista general de la exposición en el Centro Cultural Banco do Brasil, Río de Janeiro. / Luna Gámez

De los vestigios entomológicos, testigos de la extensa biodiversidad de estas especies, se consiguieron recuperar algunos insectos carbonizados sobre tejidos de algodón. Otros de ellos fueron encontrados en otros barrios de la ciudad después de haber sido catapultados por las llamaradas, según estiman los investigadores de la Comisión de Rescate.

Algunos de los objetos históricos, como una valiosa colección de moluscos, consiguieron ser rescatadas por funcionarios del Museo durante el incendio, "arriesgando su vida por el Museo Nacional y su patrimonio", según explica la sección Héroes Anónimos de la exposición.

Restos fósiles recuperados de los escombros en la exposición del Centro Cultural Banco do Brasil, Río de Janeiro. / Luna Gámez

"La falta de recursos financieros y medidas públicas desencadenaron una secuencia de factores que favorecieron esta tragedia", declara Carvalho lamentándose por las proporciones que el incendio tomó. "El incendio se inició cerca de la fachada del Museo Nacional. Los bomberos acudieron a la llamada pero detectaron que una de las bocas de incendios estaba sin agua, había sido desviada", explica esta profesora de la institución que exige una investigación sobre esta injerencia, lo que provocó la propagación de las llamas por todo el Palacio y un daño mucho mayor al esperado, según detalla.

La reconstrucción del Museo Nacional

La sede del Museo está actualmente en fase de obra urgente para garantizar las condiciones mínimas de sustento de la estructura y colocar un techo provisional. Se espera que las obras de recuperación integrada, incluyendo la reconstrucción de la fachada que era una de las partes arquitectónicas más importantes del edificio, comiencen en el segundo semestre de este año. El Ministerio de Educación y Cultura y la UNESCO, entre otras entidades, están apoyando para que el Museo Nacional recupere no solo su estructura, sino su flujo de trabajo académico. Instituciones como la Universidad de Oxford, en Reino Unido, han ofrecido la posibilidad de realizar un intercambio de estudios becado a los alumnos de antropología que tras el incendio perdieron su centro de trabajo.

Otras piezas recuperadas tras el incendio en el Museo Nacional. / Luna Gámez

Mientras tanto continúan las tareas de rescate aunque con condiciones limitadas de rastreo entre los escombros debido a que las críticas condiciones de seguridad del edificio. Alexander Kellner, director del Museo Nacional, considera que gracias a la labor heroica de la Comisión de Rescate la colección de objetos recuperados continuará creciendo.  "El Museo Nacional, que completó dos siglos de existencia, no perdió uno de sus mayores activos: su capacidad de generar conocimiento", transmite la carta de Kellner a la entrada de la exposición.

Luna Gámez

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies