X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/6nff

'La revuelta de la España vaciada': Una última oportunidad para muchos pueblos despoblados

Publicado: 31 mar 2019 09:52 GMT | Última actualización: 2 abr 2019 17:29 GMT

Ciudadanos de más de 20 provincias españolas recorren Madrid para llamar la atención sobre la despoblación y exigir comunicaciones y servicios sociales de calidad.

'La revuelta de la España vaciada': Una última oportunidad para muchos pueblos despoblados
Plaza en el Torrejón de Fernán González, en el pueblo medieval de entramado de madera de Covarrubias, Burgos, España.
olf / www.globallookpress.com
Síguenos en Facebook

Este domingo 31 de marzo recorren las calles de Madrid los habitantes de la España más olvidada. Bajo el lema 'La revuelta de la España vaciada', casi 90 plataformas se han unido para llamar la atención sobre la situación que sufren las zonas rurales y aquellas menos pobladas del país. Sus principales reivindicaciones se centran en la falta de ferrocarril y otras infraestructuras, así como la llegada de las telecomunicaciones a las zonas con menos densidad de población.

Y es que el país, que desde 1930 ha duplicado su población, vive una dualidad. Mientras que las ciudades son cada vez más grandes, más pobladas, más densas y acaparan los servicios públicos y también privados, la mayoría del territorio se despuebla, envejece y carece de los servicios que para otros están a la vuelta de la esquina.

Domingo Aula, portavoz de la plataforma Teruel Existe, lo resume con una metáfora que oyó a un escritor: "España es como una campana. En el exterior, en los bordes, está la prosperidad; en el interior solo hay vacío, salvo por Madrid, que es el badajo y la que hace repicar al país".

"Es la última oportunidad para muchos pueblos", se lamenta Ramón Cano, secretario general de la Asociación Española contra la Despoblación (AED). Suena dramático, pero la existencia de muchas poblaciones penden de un hilo y pueden verse condenadas a la desaparición en apenas una generación.

Teruel Existe

En 1999, cuando en el resto del Estado circulaba un chascarrillo que decía que en Teruel solo estaba el señor que sujetaba el termómetro para dar la temperatura mínima del país, surgió Teruel Existe. Una plataforma que junto con sus compatriotas de la provincia de Soria, llevaron a Madrid a 10.000 manifestantes, que recorrieron la capital con unas reivindicaciones muy similares a las de este domingo.

Teruel, con casi el 3 % de la superficie nacional, concentra tan solo el 0,3 % de la población. Junto con Soria, son las dos provincias más despobladas de España. En el último siglo, su población ha disminuido casi un 50 %. En un tercio de sus municipios más del 40 % de su población tiene más de 65 años. Si en 1950 eran algo más de 220.000, hoy no llegan a 135.000 los turolenses que habitan su tierra.

La plataforma nacida hace veinte años en la región es la cabeza más reconocible del movimiento que tiene lugar este domingo en la capital. Pero junto a ella, 89 asociaciones y plataformas de otras 25 provincias se han sumado a su llamamiento y estarán presentes en la manifestación.

Menos población, menos servicios: la pescadilla que se muerde la cola

Las principales reivindicaciones, que varían de una zona a otra, tienen que ver con las infraestructuras y los servicios que deben ofrecer las Administraciones. El problema con el que se encuentran es que normalmente esas infraestructuras se conceden en función de la población y, como son pocos habitantes en estas regiones, no resultan rentables. "Es la pescadilla que se muerde la cola", sostiene Aula. Y es que la falta de servicios hace que la población desaparezca, sobre todos los jóvenes, que emigran a otras regiones en las que encuentran más oportunidades de todo tipo. Y mientras disminuye la población, disminuyen los servicios.

Así, una de las principales demandas es la mejora en las comunicaciones. La mayoría de estos territorios carecen de los servicios ferroviarios adecuados, y esto sin entrar a valorar los trenes de alta velocidad. Como prueba, un video que se hizo viral en septiembre y que en un solo día alcanzó más de 100.000 reproducciones en las redes sociales: un tractor adelantando a un tren en la provincia de Teruel.

Tampoco la reclamación que existe desde hace años de que ningún núcleo poblado se encuentre a menos de 30 kilómetros de distancia de una autovía se cumple en estas zonas, lo que convierte la situación en la tormenta perfecta.

De la misma manera, se ha incumplido la vieja promesa de 2009 del ministerio de Fomento de completar el corredor ferroviario cantábrico-mediterráneo, que es una de las principales exigencias que sacaría a varias regiones de su aislamiento. "Sin infraestructuras no hay progreso", zanja Aula. La misma historia se repite con las carreteras, puesto que ya han sido varias las presupuestadas pero no ejecutadas.

El portavoz de Teruel Existe cree que llevan "40 años de retraso con todo", aunque valora alguno de los avances que han conseguido en los 20 años de activismo por esta causa. Por ejemplo, si no fuera por el empuje de la ciudadanía, "hace años que habrían cerrado el ferrocarril", dice, y añade el transporte sanitario o el mantenimiento de unidades de salud mental a la lista de logros.

Pero su queja es profunda, tachando la política que se ha llevado a cabo de "colonialisita": "Desde los años 50 se han llevado nuestros recursos fuera, y con ellos las personas", reflexiona Aula.

La vida en un pueblo: lejos de todo

La vida en muchos pueblos de provincias como Teruel, Soria o Cuenca y otras muchas, sobre todo del interior del país, discurre alejada de muchos servicios y con un progresivo vaciamiento. Primero son los jóvenes los que comienzan a partir. La mayoría lo hace para poder estudiar, para ir a la universidad, otros para encontrar un trabajo.

Cuando los jóvenes no están empiezan a escasear los niños. Cuando se llega al punto crítico, la escuela cierra. Y comienza el goteo: los servicios sanitarios empiezan a ofrecerse tan solo algunos días por semana, en vez de a diario; las oficinas de correos cierran; los bares escasean; las sucursales bancarias desaparecen de las calles. Al final muchos pueblos permanecen gracias a una población envejecida, que hace que la vida de estos municipios no esté garantizada en una o dos generaciones.

Ramón Cano abunda en esta idea: "Hay tres factores que indican si un municipio está o no en peligro de despoblación: si tienen un consultorio médico, una escuela y un bar. En muchos municipios ya solo queda el bar".

De los 248 municipios que hay en la provincia de Ávila, en el interior del país, el 92% está en riesgo de extinción irreversible, ilustra Cano. Calcula que en 2025 habrá 10 cabezas de comarca y que el resto de los pueblos se tendrán que unir o desaparecer directamente.

El aislamiento: liderar sin Internet

Junto a la falta de infraestructuras de comunicación, como el ferrocarril y la carretera, hay otra menos costosa pero igual de importante y poco presente en estos territorios: Internet. Todavía quedan numerosas zonas donde no hay cobertura, lo que dificulta las comunicaciones, el comercio electrónico y la vida diaria, tanto de individuos como de empresas.

Rubielos de Mora, Teruel, España. / Flicker / @Turol Jones

El empleo es fundamental en los pueblos para mantenerlos con vida. Así lo cuenta Antonio Ortega, director general de Turomas. El caso de esta empresa es paradigmático. Se trata de una compañía de tecnología punta implantada en un municipio de poco más de 600 habitantes de Teruel, Rubielos de Mora. Su mayor handicap es no tener banda ancha.

La imposibilidad de celebrar una videoconferencia con alguno de los clientes que tienen repartidos en más de 100 países en los cinco continentes, la dificultad incluso para consultar el correo electrónico, la pesadilla que resulta las consultas online con los bancos todas las mañanas y la incapacidad de utilizar su tecnología de manera telemática, obligándolos a costosos desplazamientos, son los mayores problemas que enfrenta una compañía puntera comprometida con su entorno.

Y es que entre Rubielos y Turomas "hay una relación de simbiosis" afirma Ortega, y no se puede entender el uno sin el otro. La firma provee al pueblo de 100 puestos de trabajo y está en estudio la ampliación de la plantilla con otros 50 trabajadores. Tienen proveedores de la zona y los puestos indirectos también se cuentan por decenas. Y todo esto pende del hilo de Internet, puesto que sin banda ancha su competitividad en el mercado internacional se ve muy limitada.

Problema de Estado: las dos Españas

Domingo Aula cuenta que con esta movilización se pretende visibilizar un problema que tiene este país, que es la "España vaciada". Bajo su opinión hay dos España, una a la que llega el progreso y otra "que se ha vaciado de personas, recursos y oportunidades".

Manifestación de la plataforma Teruel Existe. Zaragoza, España, 8 de mayo de 2018. / wikipedia.org / LaComarcaTeVe

"Somos pocos, pero por ser pocos no deben restarnos derechos", afirma este representante de la Plataforma de Teruel. Con él coincide Cano, de la AED, en que los ciudadanos tienen obligaciones y derechos y que "las obligaciones en el medio rural se cumplen, pero los derechos no", por eso cree tan importante que se garantice la premisa de "igualdad, equilibrio y justicia".

La propuesta de los colectivos es que tiene que darse un pacto de Estado para conseguir un cambio radical y que no continúe el despoblamiento: "Ponerse a trabajar ya", resume Aula.

Llamamiento a las administraciones

El 90 % de la población española se concentra en el 30 % del territorio. El coordinador y portavoz de Cuenca Ahora –otra de las plataformas adheridas a esta convocatoria–, Cruz Fernández, expone el caso de su provincia: en 1935 superaban los 300.000 habitantes y hoy no alcanzan los 200.000. También reclama un plan de choque estratégico que posibilite infraestructuras que no existen, acceso a nuevas tecnologías y servicios sociales de calidad.

El llamamiento de la España en proceso de despoblación es hacia todas las administraciones. Fernández cree que hay tres niveles en los que hay que actuar. En primer lugar, en el nivel regional, opina que las Comunidades Autónomas tienen que responsabilizarse de la situación de estos lugares. En el plano nacional exige al Gobierno del Estado que apruebe una estrategia para frenar la despoblación. Y en tercer lugar se encuentra la labor de la Unión Europea.

Fernández cree que desde el ámbito comunitario se deben poner en marcha medidas de discriminación positiva, además de ayudas específicas finalistas hacia estas comarcas, con especial atención a Teruel, Soria y Cuenca, los territorios con más problemas en este sentido del país.

Con él coinciden desde Teruel Existe. Aula describe cómo Teruel no entró entre los objetivos prioritarios de la Unión Europea debido a que se tenía en cuenta el PIB per cápita de toda su Comunidad Autónoma, Aragón. Y la capital de esta región, Zaragoza, aumentaba considerablemente el PIB. Además, según se despoblaba Teruel, más PIB tenían: misma riqueza entre menos personas. Lo que se convertía en una media perversa. En contraposición, la Comunidad Valenciana, una de las más ricas y dinámicas del país, sí se consideró como objetivo prioritario de la UE. ¿El motivo? Una densidad de población infinitamente mayor, lo que disminuía su PIB per cápita considerablemente.

¿Qué país se quiere?

Fernández se pregunta cuál es el modelo de país que se persigue. Porque, según comenta, la despoblación de las zonas rurales afecta también al resto del territorio. En las ciudades se da hacinamiento y poca calidad de vida, pero es donde se encuentran concentrados todos los servicios.

Eso no tiene sentido, apunta Ramón Cano. Cuando se produjo el éxodo rural el siglo pasado fue debido a la industrialización. Pero hoy en día la industria ya no es el motor del país, sino que lo son los servicios y las empresas que tienen que ver con la tecnología, lo que podría dar lugar a revertir el sistema, puesto que ya no es necesario ir a trabajar a una fábrica a una ciudad, sino que prácticamente con tener acceso a Internet se puede lograr desarrollar un buen número de actividades independientemente de donde se encuentren ubicadas.

Por lo que abogan todas las plataformas es por parar el vaciamiento del ámbito rural, fijar población y, en los casos necesarios, apoyar la repoblación. Para ello, las comunicaciones y los servicios sociales son imprescindibles.

Nuria López

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies