Actualidad

Euroescépticos, conservadores y binarios: Puntos en común de la ultraderecha de cara a las elecciones europeas

Publicado:
Adoptan disfraces específicos en cada nación pero comparten el deseo de acabar con el bloque europeo tal como hasta ahora existe.
Euroescépticos, conservadores y binarios: Puntos en común de la ultraderecha de cara a las elecciones europeas

En apenas una semana, Europa volverá a elegir a los integrantes de su Parlamento. Entre el 23 y 26 de mayo todos los países que forman parte de la Unión tendrán elecciones para conformarlo. Tras las elecciones llegarán los análisis, pero todo indica que la mirada estará puesta en lo que pase con las diversas expresiones de la ultraderecha: ¿Siguen creciendo? ¿Qué tienen en común y qué de diferente cada una de sus expresiones nacionales? ¿Qué desafíos enfrenta la Unión Europea (UE)?

En abril se publicó una encuesta de la Fundación Bertelsmann (con sede en España) para la que se entrevistó a través de la plataforma YouGov a 23.725 personas con derecho a voto de doce Estados miembros de la UE. La conclusión fue que un 10,3 % votaría a partidos de extrema derecha en estas elecciones europeas.

"Las de ahora serían una de las primeras elecciones en la que partidos como los llamados de ultraderecha o euroescépticos podrían tener un crecimiento relevante en términos de escaños. Si bien no quiere decir que vayan a manejar nada, sí sería un golpe simbólico", dijo a RT Franco Delle Done, coeditor de 'Epidemia ultra'.

El libro –editado también por Andrew Jerez– recopila a una serie de académicos que analizan la ola reaccionaria que contagia a Europa: diferencias y similitudes.

Ya desde el prólogo plantean que la ultraderecha se pone distintos disfraces en cada uno de los países y que no necesariamente coordinan sus acciones. Pero que sí tienen algo en común: el objetivo de "acabar con la Unión Europea tal y como la conocemos".

Franco Delle Donne, consultor en comunicación política
Franco Delle Donne, consultor en comunicación política
"Presentan un 'enemigo' al que hay que destruir porque se supone que ataca los intereses de la nación"

Muchos analistas hablan de una crisis de representación que ni la centroderecha ni los socialdemócratas logran superar. De hecho, entre 2013 y 2018 surgieron –según un informe hecho por el propio Parlamento Europeo– "más de 70 nuevos partidos y alianzas políticas, algunos de los cuales han llevado a cabo, con éxito, campañas en contra de la clase política".

En ese trabajo se plantea también que "el 56 % de los ciudadanos cree que los nuevos partidos y movimientos pueden lograr un verdadero cambio, mientras que el 53 % de los ciudadanos considera que tienen mayor capacidad que la clase política para encontrar nuevas soluciones".

Para Delle Done queda claro que la ultraderecha supo aprovechar las particularidades de cada uno de los contextos: en España se utilizó al independentismo como tema, en Alemania hicieron más hincapié en los refugiados después de 2015.

"Hay diferencias en cuanto a dónde se apoyan para construir el discurso, pero cuando uno analiza las declaraciones encuentra similitudes: son binarios. Es decir, presentan un enemigo al que hay que destruir porque se supone que ataca los intereses de la nación y se presentan a ellos como el verdadero representante de los intereses del pueblo", analizó. Además, apelan a discursos efectistas y superficiales, sin explicar cómo llevarían adelante las medidas.

Encuentro de la ultraderecha

El 8 de abril, en Milán, el ministro del interior de Italia, Matteo Salvini, dijo: "Para muchos, la Unión Europea representa una pesadilla y no un sueño. Por eso queremos volver al trabajo, la familia, la seguridad, el medio ambiente y el futuro de la juventud como prioridades".

La declaración fue durante una reunión convocada por él mismo para intentar crear un frente de ultra derecha 'en pleno corazón de Europa'. Y es que el problema que todavía tiene la extrema derecha es el de conseguir una voz que los unifique. Y eso intenta Salvini.

Al encuentro asistieron Olli Kotro (Verdaderos Finlandeses), Jörg Meuthen (Alternativa para Alemania, AfD) y Anders Vistisen (Partido Popular Danés). Pero prometieron un encuentro todavía más grande este 18 de mayo.  

Entre las similitudes más evidentes entre estos grupos, según Delle Done, está el rechazo a los valores que no sean esencialmente conservadores: suelen estar en contra del matrimonio igualitario y la igualdad de género, a favor de un concepto de familia tradicional y de que las fronteras deben estar cerradas.

Pero no todo es coincidencia: les cuesta tener una posición común sobre –por ejemplo– cómo relacionarse con el mercado o manejar el presupuesto. Algunos apuestan al libre mercado mientras que otros proponen un esquema proteccionista. Por ahora, el rechazo al bloque los convoca, pero es probable que más adelante nos les resulte sencillo unificar posturas.

Camaleones

En cada uno de los países de la UE, estas expresiones ultra son distintas y adquieren particularidades.

Según Insa (una consulta que realizan en cooperación institutos europeos en seis países del bloque), se visualiza un posible giro a la derecha en estas elecciones. En Francia (Agrupación Nacional, de Marine Le Pen), Italia (La Liga) y Polonia (Ley y Justicia) podrían ser mayoría con 23, 33,4 y 42 % respectivamente. En Austria, la extrema derecha (Partido Liberal) se quedaría con el tercer puesto con un 24 %.

En Alemania, Alternativa para Alemania (AfD) podría obtener un 12 %, sólo arriba de la izquierda y por debajo de Los Verdes (15 %). La Unión Demócrata Cristiana (CDU), liderada por la canciller Angela Merkel, y la Unión Cristiano Social seguirían siendo la primera fuerza del país con un 29 %.

Y es justamente la campaña de la CDU de Merkel la que apunta a desnaturalizar algunos de los beneficios de los que goza Europa. Subrayan que ni el bienestar ni la seguridad ni la paz son obvios.

"La paz no se puede dar por hecha", reza el afiche en la que se ve el Bundestag. "Para el futuro de Alemania, Europa propone paz, buena colaboración y la defensa conjunta de nuestros valores", agrega.

Lo que Europa hace por tí

Entre el 23 y el 26 de mayo se votarán 751 escaños ya que Reino Unido todavía estará dentro de la Unión Europea para ese entonces. Luego, cuando el Brexit se efectivice (fenómeno que según el propio Parlamento "demostró que la UE no es un proyecto irrevocable"), la UE quedará con 705 lugares. De los 73 que se liberan 46 se guardarán para futuras ampliaciones y 27 escaños se repartirán entre 14 países.

Mientras aparecen partidos que cuestionan la idea de 'Europa', la campaña del propio Parlamento para que la gente se acerque a votar apunta a remarcar todas aquellas cosas en las que el bloque influye en la vida diaria de los ciudadanos y ciudadanas. Y es que, en muchos casos, la integración es tal que resulta invisible. "Aunque la mayoría de nosotros demos la democracia por descontado, lo cierto es que cada vez está más amenazada", escribieron.

Literalmente preguntan en su página web: "¿Cómo repercute en nuestros trabajos, nuestras familias, nuestra atención sanitaria, nuestras aficiones, nuestros viajes, nuestra seguridad, nuestras decisiones como consumidores y nuestros derechos sociales? ¿Y cómo está presente Europa en nuestros pueblos, ciudades y regiones?".

Y luego ensayan algunas respuestas que apuntan a reducir gases de efecto invernadero; que buscan un crecimiento económico inteligente, sostenible e integrador para acabar con la pobreza; que se basan en los derechos humanos, el pluralismo y la libertad; que luchan por mejorar la cooperación en seguridad y en frenar la propaganda terrorista; que refuerzan fronteras exteriores; que producen alimentos seguros, protegen la libertad de prensa –en contra de las fake news–, que reciclan y demás. Y rematan con una frase contundente: "Porque prefiero asumir mi responsabilidad en el futuro que culpar a otros del presente: esta vez voto".

Delle Donne explicó que en los últimos años los partidos euroescépticos se ocuparon de definir ir a la UE por la negativa. La despreciaron al llamarla "burocracia en Bruselas" o al calificar a sus integrantes como "gente a la que no le importan los países".

Por esto, a futuro, uno de los grandes desafíos será que la Unión Europea logre redefinir por la positiva el concepto de Europa.

Julia Muriel Dominzain

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

rtnoticiasrtnoticias
Covid19