X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback

Refinería de Dos Bocas: López Obrador y la batalla por la seguridad energética de México

Publicado: 4 jun 2019 16:29 GMT
Refinería de Dos Bocas: López Obrador y la batalla por la seguridad energética de México
Chimenea en Dos Bocas, Paraíso, México, 10 de diciembre de 2018. / Alexandre Meneghini / Reuters

La construcción de la séptima refinería en México, en el puerto de Dos Bocas, municipio de Paraíso, Tabasco (estado natal del presidente López Obrador), tiene como objetivo recuperar la seguridad energética, esto es, la capacidad de la nación para garantizar su abastecimiento de energía de manera constante y suficiente, aseguran especialistas en el sector energético.

Rosío Vargas Suárez, investigadora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que la construcción de una nueva refinería forma parte de "un giro de 180 grados en la política energética", un cambio urgente ante el "profundo debilitamiento" que ha sufrido la industria petrolera nacional durante las últimas décadas.

Puntualiza que la refinería de Dos Bocas es "una obra que rompe de tajo con las políticas de administraciones anteriores" que, a través de una serie de reformas constitucionales y malos manejos, sumergieron a Petróleos Mexicanos (Pemex) en una "grave crisis" que terminó socavando su capacidad de producción y refinación de petróleo crudo, y elaboración de petroquímicos. Hoy, sostiene, "el presidente López Obrador está haciendo un esfuerzo enorme por sacar adelante a Pemex".

Rosío Vargas Suárez, investigadora del CISAN.
"Son demasiados los riesgos que está corriendo México por no ser autosuficiente en gasolinas (…) con un presidente como Trump, una política de chantaje pondría a México en vilo". Rosío Vargas Suárez, investigadora del CISAN.

"Debemos de pensar en la autosuficiencia energética; aspiramos a vivir nosotros, nuestros hijos, nuestros nietos, en un país libre, independiente, soberano, no queremos ser colonia de ningún país extranjero (…) eso se logra cuando se tiene autonomía, cuando se tiene autosuficiencia energética que en la actualidad se ha perdido porque dependemos mucho, demasiado, de la compra de los combustibles en el extranjero", sostuvo el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) el domingo pasado en el inicio de los trabajos de construcción de la obra.

En medio de las amenazas del presidente norteamericano, Donald Trump, de imponer aranceles a un 5% de las exportaciones bajo el argumento de que "México no hace lo suficiente" para detener la migración, EE.UU. se ha convertido de facto en un "socio comercial poco confiable". "Son demasiados los riesgos que está corriendo México por no ser autosuficiente en gasolinas (…) con un presidente como Trump, una política de chantaje pondría a México en vilo", advierte la investigadora.

Sin cambios en la política energética, la nación mexicana no pasaría de ser un "gran mercado" para EE.UU., líder mundial en la refinación de hidrocarburos, asegura Vargas Suárez. Por falta de inversión en su Sistema Nacional de Refinación el nivel de producción de refinados ha estado por debajo de un 40% de su capacidad, con lo cual, el volumen de importaciones se ha venido incrementando.

De acuerdo con datos del Sistema de Información Energética de la Secretaría de Energía, a lo largo de 2018 México importó gasolina por un valor de 18.615 millones de dólares, un volumen promedio de 594.621 barriles diarios. La dependencia de la gasolina de origen estadounidense es abrumadora.

Según las cifras reportadas por la Administración de Información Energética de EE.UU. (EIA, por sus siglas en inglés), el año pasado México importó un volumen promedio de 517.230 barriles diarios de la Unión Americana, esto es, EE.UU. representó un 87% de las compras de gasolina en el exterior.

El propósito del presidente López Obrador es revertir esta situación a través de una estrategia de rescate del sector energético que, entre sus objetivos, busca el fortalecimiento del Sistema Nacional de Refinación.

Como parte del Plan Nacional de Combustibles, el gobierno mexicano trabaja actualmente en la rehabilitación de sus seis refinerías (Minatitlán, Salamanca, Tula, Cadereyta, Madero y Salina Cruz) que, una vez modernizadas, podrán procesar de manera conjunta 1.540.000 millones de barriles diarios.

La refinería de Dos Bocas, por su parte, tendrá una capacidad de procesamiento de 340.000 barriles de crudo al día, a partir de los cuales se podrán obtener 170.000 barriles de gasolina y 120.000 de diésel de ultra bajo azufre (un 30% de las gasolinas que actualmente se importan).

Para el año 2022, cuando la refinería de Dos Bocas ya se encuentre en funcionamiento y las otras seis operando a su capacidad de diseño, la Secretaría de Energía estima alcanzar una capacidad de procesamiento de 1.863.000 barriles de petróleo por día (de los cuales se obtendrán 781.000 barriles de gasolina y 560.000 barriles de diésel).

López Obrador: Hay que convertir a Pemex en "palanca del desarrollo nacional"

Uno de los aspectos que se ha dejado de lado en la mayoría de los análisis y diagnósticos sobre la construcción de la refinería de Dos Bocas es su potencial para generar empleos en escala masiva y promover el desarrollo económico de México, "es también un asunto de justicia social", opina el ingeniero Francisco Garaicochea Petrirena, presidente del Grupo de Ingenieros Petroleros Constitución de 1917.

En contraste con los malos augurios de calificadoras de riesgo, fondos de inversión y centros de pensamiento ('think tanks') que consideran, por un lado, que la construcción de una refinería no es un negocio que genere muchos dividendos y, por otro lado, que son demasiados los riesgos para Pemex por su alto grado de fragilidad financiera, Garaicochea Petrirena destaca que una obra de la magnitud de la refinería de Dos Bocas posee la virtud de producir una gran cantidad de empleos.

Francisco Garaicochea Petrirena, presidente del Grupo de Ingenieros Petroleros Constitución de 1917.
"Un proyecto de infraestructura como este genera una enorme derrama en beneficio de muchos sectores de la economía, estamos hablando de inversiones en una amplia gama de insumos que se fabrican en México". Francisco Garaicochea Petrirena, presidente del Grupo de Ingenieros Petroleros Constitución de 1917.

De acuerdo con los cálculos del ingeniero petrolero mexicano, por cada empleo que se genera por extraer crudo, se pueden crear seis puestos de trabajo por refinarlo y hasta 60 a través de la fabricación de petroquímicos.

"Este es el gran negocio, por eso el primer paso es recuperar nuestra capacidad de refinación, luego, hay que apostar por la petroquímica, aunque desafortunadamente en este momento el gobierno de López Obrador no tiene presupuesto suficiente para ello", reconoce.

Garaicochea Petrirena comenta además que centros de análisis como el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), que evaluó que la refinería de Dos Bocas tiene una alta posibilidad de no resultar un proyecto rentable (98%), ignoró los beneficios que se derivan del pago de impuestos por la construcción de un proyecto de infraestructura de gran tamaño.

"En la construcción de un proyecto de infraestructura como este se genera una enorme derrama en beneficio de muchos sectores de la economía, estamos hablando de inversiones en una amplia gama de insumos que se fabrican en México, por ejemplo, equipos, herramientas, tuberías, bombas, cambiadores de calor, tanques de almacenamiento, etc.".

De hecho, en la obra ya existen ofertas de trabajo disponibles. La titular de la Secretaría de Energía, Rocío Nahle, anunció la instalación de oficinas de reclutamiento para la construcción de la refinería de Dos Bocas, donde los habitantes de la región pueden hacer entrega de sus documentos para conseguir un puesto de trabajo.

De acuerdo con las estimaciones de la dependencia federal, la obra podría generar 23.000 empleos directos y 112.000 indirectos, un total de 135.000 puestos de trabajo durante el "pico de su construcción". La refinería de Dos Bocas es parte de los planes de rescate del sector energético del gobierno de México. La mira del presidente López Obrador está puesta en lograr a mitad del sexenio que Pemex vuelva a convertirse en "palanca del desarrollo nacional".

"Hasta el 2021 nosotros [vamos a estar] apoyando, respaldando, fortaleciendo a Pemex. Una vez que se consolide Pemex, en el 22, 23 y 24, Pemex empieza a apoyar y se convierte en palanca del desarrollo nacional (…) para lograr esta estrategia, para hacer realidad este plan, lo más importante de todo son los trabajadores", sentenció el político tabasqueño el pasado 26 de mayo desde Salamanca, Guanajuato, cuando presentó el Plan Nacional de Refinación.

Ariel Noyola Rodríguez

@noyola_ariel

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies