Actualidad

El presidente del Parlamento de Georgia dimite en medio de las protestas antigubernamentales

Publicado:
Decenas de personas han resultado heridas en los fuertes choques entre manifestantes y fuerzas del orden en las protestas antigubernamentales que se registran en el centro de la capital georgiana.

Irakli Kobajidze ha renunciado a su puesto como presidente del Parlamento de Georgia este 21 de junio menos de un día después de que miles de manifestantes se congregaran frente a ese edificio oficial durante unas protestas antigubernamentales y hasta intentaran asaltar ese inmueble de Tiflis.

Esta renuncia, anunciada por el secretario general del partido Sueño Georgiano-Georgia Democrática, Kaja Kaladze, era una de las exigencias de esos ciudadanos concentrados, quienes también solicitaron la dimisión del ministro del Interior, Gueorgui Gajaria, y del jefe del Servicio de Seguridad Estatal, Vajtang Gomelauri. Al respecto, Gajaria aseguró que está dispuesto a abandonar su cargo "si es necesario".

Las protestas han acabado en fuertes enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden. La Policía ha usado gas lacrimógeno, cañones de agua y balas de goma contra los manifestantes. El Ministerio de Salud de Georgia ha informado que más de 100 personas heridas han sido hospitalizadas.

El Ministerio del Interior de Georgia definió la manifestación frente al Parlamento de ese país como un intento de golpe de Estado y señaló que las autoridades georgianas habían detenido a 305 personas durante esa protesta.

¿Cómo se originaron las protestas?

Las protestas han empezado a raíz de la participación de una delegación rusa, encabezada por el diputado de la Duma Estatal rusa Serguéi Gavrílov, en la 26.ª sesión de la Asamblea Interparlamentaria sobre Ortodoxia, organizada por Tiflis.

Los diputados de la oposición georgiana se indignaron por el hecho de que Gavrílov se dirigiera a los delegados desde el puesto del presidente del Parlamento. Los representantes de la oposición piquetearon el podio en protesta e impidieron que continuara la sesión.

Los representantes del partido gobernante de Georgia explican que no sabían que el diputado ruso iba a abrir la reunión y creen que el servicio de protocolo cometió un error.

Desde la Duma estatal rusa denuncian que Georgia, como país organizador de la mencionada sesión en el Parlamento del país, debía vigilar el orden de su celebración y afirman que la violencia está dirigida contra todos los participantes en el encuentro, y no solo contra la delegación rusa.