X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/6u53

Los frentes de Ciudadanos en España: dimisiones, críticas internas y 'pactos' con la extrema derecha

Publicado: 24 jun 2019 18:40 GMT

Este lunes se ha conocido la dimisión del diputado y portavoz económico, Toni Roldán, y del europarlamentario Javier Nart, por el giro a la derecha que ha tomado la formación.

Los frentes de Ciudadanos en España: dimisiones, críticas internas y 'pactos' con la extrema derecha
Toni Roldán, exportavoz económico de Ciudadanos. Nogent Sur Marne, Francia, 17 de marzo de 2018.
Panoramic / www.globallookpress.com
Síguenos en Facebook

El partido español Ciudadanos encara una crisis con varios frentes abiertos. El último se ha producido este lunes, cuando el portavoz económico y secretario de Programas de la formación, Toni Roldán, ha hecho público que abandona todos sus cargos y renuncia a su escaño en el Congreso de los Diputados. El motivo que ha alegado es el giro a la derecha que la fuerza liderada por Albert Rivera está tomando en los últimos meses.

Así, Roldán ha dicho que "todas las estrategias políticas tienen costes", pero en su opinión "los costes para España de la estrategia elegida por Ciudadanos son demasiado altos". La decisión de Roldán ha propiciado que a petición de Luis Garicano y Javier Nart, dos miembros de la Ejecutiva de Ciudadanos, ésta se haya reunido para votar si se continuaba con la estrategia de no negociar la investidura como presidente del socialista Pedro Sánchez.

La decisión de la mayoría de mantener esta postura (con 24 votos a favor, cuatro en contra y tres abstenciones) ha desembocado en la dimisión de Javier Nart, la segunda que se produce este lunes. Nart, además de europarlamentario por la formación naranja, es uno de los fundadores del partido y era el responsable del Área de Unión Europea.

En las elecciones generales del 28 de abril, Ciudadanos se quedó a 220.000 votos y 9 diputados del Partido Popular, que hasta ahora había sido el gran referente de la derecha en el país. El partido aspiraba al 'sorpasso' y, aunque no lo consiguió, Rivera corrió a proclamarse líder de la oposición. En las posteriores elecciones autonómicas y municipales, desarrolladas el 26 de mayo, Ciudadanos tampoco ha conseguido imponerse en ninguna región ni en ninguna capital de provincia. El 'sorpasso' al PP debe aún esperar.

Desde entonces, la política de alianzas llevada a cabo por Rivera, ha sorprendido, cuando no molestado, al ala más centrista de su partido. Así, ha sido visto con malos ojos el veto al Partido Socialista ya en campaña electoral, pero mantenido tras el resultado de los comicios generales. Desde el seno de la formación, también se han criticado las alianzas con el partido de extrema derecha Vox, que han permitido la formación de Gobierno primero en Andalucía, en diciembre, y más recientemente en Madrid.

La batalla de Barcelona

Uno de los episodios más traumáticos de las últimas semanas ha sido la batalla por la Alcaldía de Barcelona. Las únicas dos fuerzas que podían aspirar a ostentar el bastón de mando eran la independentista Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y la izquierdista En Comú Podem.

La postura de Ciudadanos era la de dejar la Alcaldía en manos de ERC para continuar con su política de enfrentamiento desde la oposición. Pero Manuel Valls, el exprimer ministro socialista francés, no ha secundado esta política y, en un movimiento que sorprendió a propios y extraños, puso los tres concejales independientes de su plataforma a favor de En Comú Podem: ofreció sus votos gratis para hacer alcaldesa de nuevo a Ada Colau y evitar que la capital catalana cayera en manos del independentismo.

La acción de Valls ha supuesto que se haya partido el grupo municipal y también una ruptura de las relaciones entre el político francés y la formación liberal. Sin embargo, se trataba de una fractura que se veía venir hace meses. Valls fue muy reacio a acudir a la manifestación de Colón de las 'tres derechas', aunque finalmente cedió. Pero desde entonces, sus críticas han sido constantes a los coqueteos de Rivera con la ultraderecha. Este sábado afirmaba tajantemente en Le Monde que "el giro a la derecha de Ciudadanos es un gran desperdicio".

El desmentido francés

Además, la semana pasada acababa de la peor manera para Albert Rivera. El líder de Ciudadanos declaraba desde Bruselas literalmente: "Macron y el Gobierno, hablamos con el Elíseo directamente, han dicho justo lo contrario: que apoyan nuestros pactos. Nos han felicitado incluso, tanto en Andalucía como por los acuerdos que estamos consiguiendo".

El bochorno no se hizo esperar cuando los portavoces del Gobierno francés desmintieron sus palabras rápidamente: el Gabinete de Macron no felicitaba a nadie por sus pactos con la ultraderecha de Vox, después de haber levantado un cordón sanitario con la extrema derecha patria de Le Pen.

Desde el partido de Rivera, se trató de ayudar al líder alegando que las felicitaciones no habían partido del presidente galo, sino de su partido, pero ya era tarde.

Apuntalando Gobiernos de décadas con casos de corrupción a las espaldas

Pero lo cierto es que en los últimos meses Ciudadanos está perdiendo algunas de las señas de identidad con las que había irrumpido en la escena política de España hace apenas una década. Una de ellas, quizá la más importante, es la de la regeneración. Rivera proclamaba que encabezaba el partido que había venido a traer la transparencia a las instituciones y la regeneración a unos partidos corruptos, sobre todo allí donde llevaban lustros o décadas gobernando.

Pero lo cierto es que Rivera se está alineando con la derecha en todos los territorios donde puede hacerlo. Lo que está significando, en la práctica, apoyar Gobiernos del Partido Popular que llevan muchos años en el poder. Es el caso de la región de Castilla León (la de mayor extensión del país). Allí, el PP, con diversos casos de corrupción a sus espaldas (Perla Negra, Trama Eólica u Operación Enredadera) lleva 32 años al frente de la instituciones. Parece ser que la alternancia en el poder está lejos, puesto que Ciudadanos apuntalará al partido para que consiga un nuevo récord en este territorio del interior del país.

En Madrid han pactado dar la Alcaldía de la capital al PP a cambio de una vicealcaldía para su candidata, lo que sí producirá un cambio de Gobierno. Pero en la región de Madrid apoyarán también un Gobierno del PP, que, con la colaboración imprescindible de Vox, hará que la formación popular siga en el poder desde 1995. Este caso es sangrante para un partido político que se presenta bajo la bandera de la regeneración, pues cuatro de los presidentes regionales de Madrid del PP están salpicados por casos de corrupción e incluso uno de ellos se encuentra en prisión.

Precisamente este lunes, durante su comparecencia ante los medios para anunciar su dimisión, Roldán se ha preguntado: "¿Cómo vamos a ser creíbles en nuestro compromiso de regeneración si vamos a sostener a Gobiernos que llevan más de 20 años en el poder?".

Las críticas de los fundadores

También algunos de los fundadores del partido han sido muy críticos últimamente con la deriva de la formación. Uno de los más duros ha sido Francesc de Carreras, quien calificó a Rivera de "adolescente caprichoso" en un artículo de prensa. Igual de crítico ha sido Arcadi Espada, quién directamente animó a Manuel Valls a disputarle el liderazgo de la formación.

Otros de los fundadores, como el economista Luis Garicano y Javier Nart, también llevan un tiempo discrepando de la deriva que está tomando la formación, aunque ambos europarlamentarios han sido más prudentes en sus declaraciones públicas. A pesar de ello, los últimos acontecimientos han propiciado la dimisión de Nart.

Presiones

De fondo de pantalla de la situación actual se encuentran las negociaciones para la formación de Gobierno. Después de que en los pasados comicios nacionales del 28 de abril el Partido Socialista cosechara una gran victoria, pero alejada de la mayoría absoluta, y de que el rey Felipe VI haya encargado la formación de Gobierno al presidente en funciones Pedro Sánchez, se ha abierto un 'impasse' de negociación en el que el líder socialista intenta lograr los apoyos necesarios para superar la sesión de investidura en el Congreso de los Diputados.

Así, Rivera está siendo presionado tanto por diferentes sectores de su propio partido, como por líderes mediáticos, para que facilite la investidura de Sánchez con su abstención, de modo que no tenga que estar condicionada al apoyo de los partidos independentistas catalanes o a un posible pacto de coalición con Unidas Podemos.

Pero parece que Rivera se ha decantado por mantenerse firme en su veto a Sánchez y en su apuesta por la unidad de las tres derechas, formando Gobierno allí donde Ciudadanos, Partido Popular y Vox sumen. De hecho, este mismo lunes se ha conocido que el líder de Ciudadanos ha rechazado incluso reunirse discretamente con Pedro Sánchez para seguir abordando la inminente investidura.

Nuria López

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies