X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/6w1q

"He luchado mucho con lo que veo en el espejo": la joven 'influencer' colombiana que recibió amenazas de muerte por mostrar una enfermedad en la piel

Publicado: 18 jul 2019 15:56 GMT | Última actualización: 18 jul 2019 16:27 GMT

Paula Andrea Sabogal se ha atrevido a publicar en sus redes las marcas que ha dejado en su cuerpo una dolencia cutánea que le ha cambiado la vida.

"He luchado mucho con lo que veo en el espejo": la joven 'influencer' colombiana que recibió amenazas de muerte por mostrar una enfermedad en la piel
Instagram / @ohhpauli / Foto @germz808
Síguenos en Facebook

La sonrisa luminosa de Paula Andrea Sabogal, una joven colombiana, se expande sin límites en sus cuentas en las redes sociales, incluso en la publicación donde le cuenta a sus seguidores que padece una enfermedad que le ha impedido hacer lo que le gusta.

Andrea, de 21 años, cursa el noveno semestre de Comunicación Social y Periodismo y crea contenidos en internet. Vive en Armenia, capital de Quindío (Antioquia). En sus redes, donde comparte opiniones y experiencias estudiantiles y cotidianas, subió hace una semana una imagen que, además de mostrar sus piernas al descubierto, daba cuenta de algo que había silenciado desde hace tiempo. 

Una semana atrás, la fotografía donde aparece sonriente con un fresco vestido blanco se viralizó y generó todo tipo de reacciones entre los internautas. La imagen está acompañada por un texto donde confiesa que padece una enfermedad cutánea que le ha "hecho llorar días completos" y "luchar muchísimo con lo que ve frente al espejo". 

Más adelante, en la misma publicación, escribió: "¡Jódete sociedad con tus estereotipos perfectos! Sí, estoy enferma. ¿Y qué puedo hacer? ¿Seguirme escondiendo? Si aún dudan la respuesta, les digo que no". Su mensaje fue acompañado por relatos similares de mujeres que habían tenido que modificar su vestimenta para esconder alguna cicatriz o marca.

Por mostrar las piernas

Algo tan cotidiano en las redes como hacerse una foto y mostrar las piernas, le trajo consecuencias. Mientras la mayoría le hizo comentarios positivos, un grupo le escribió mensajes discriminatorios, de burla y hasta amenazas por enseñar su piel con las marcas que le produce la dermatitis atópica.

"Nunca me imaginé que, a través de un testimonio, iba a ayudar o motivar a miles de personas a salir de ese molde 'perfecto' o estereotipo que nos ha impuesto la sociedad", manifestó en entrevista a RT.

Quienes rechazaron su publicación, le han dicho que tiene enfermedades contagiosas o que se ha hecho los cortes en las extremidades para llamar la atención y ganar más seguidores. Más allá de estos comentarios e incluso el hackeo en sus cuentas, alguien la amenazó: "Hace poco una persona me dijo que mejor me cuidara porque conocía mi vida y lo que hacía, que sería muy feo tener el cuerpo enfermo y el rostro con ácido".

Paula Andrea Sabogal, estudiante de Comunicación Social.
"Estamos tan acostumbrados a un colectivo imaginario donde todos mostramos esa parte linda de la vida, los cuerpos perfectos, los viajes, los logros, que nos olvidamos de aquellas 'imperfecciones' que nos hacen humanos". Paula Andrea Sabogal, estudiante de Comunicación Social.

"No entiendo por qué atentar contra mi integridad. Mi mensaje es de amor propio y por el prójimo", responde.

Diagnóstico: dermatitis atópica

Hace nueve meses la dermatóloga de Paula Andrea le diagnóstico dermatitis atópica. Sin embargo, desde finales de 2017 había padecido esta enfermedad que se caracteriza por causar comezón, resequedad, dolor e inflamación en la piel y que se extiende por casi todo su cuerpo.

Explica que le salen heridas en cualquier lado del cuerpo que "hoy pueden estar en carne viva y mañana estar como una cicatriz". Esta dolencia además produce interrupción del sueño, cambios de humor, molestia al consumir algunos alimentos, incomodidad con prendas de vestir, con el sudor o con el agua caliente.

Esta joven, que recientemente sustentó su proyecto de grado, agrega que su dermis puede incluso llenarse de llagas, que parecieran hongos, que "no son muy agradables ante los ojos ". Además, la comezón hace que las heridas empeoren al ser restregadas.

Las consecuencias de la dermatitis no solo son tangibles, también son psicológicas. "Me sentía culpable y me escondía, mi autoestima se fue al piso. Dejé de asistir a fiestas porque no quería que la gente me viera", cuenta.

Recuerda que subía contenidos sobre "el amor propio", antes de la dermatitis. "Cuando me enfermé, entre en depresión, no sabía cómo hablar de algo que ya no sentía". Cada tanto desaparecía de las redes donde acostumbraba a subir videos y fotografías. "Fue toda una lucha comprender que esa Paula de años atrás no iba a regresar nunca, que debía nacer una nueva. Pienso que ha sido una de las mejores lecciones de vida".

El lado B de las redes

Paula Andrea reflexiona sobre lo humano, que suele escaparse de los contenidos publicados en plataformas sociales.

"Estamos tan acostumbrados a un colectivo imaginario donde todos mostramos esa parte linda de la vida, los cuerpos perfectos, los viajes, los logros, que nos olvidamos de aquellas 'imperfecciones' que nos hacen humanos", considera.

Paula Andrea Sabogal, estudiante de Comunicación Social
Fue toda una lucha comprender que esa Paula de años atrás no iba a regresar nunca, que debía nacer una nueva. Pienso que ha sido una de las mejores lecciones de vida. Paula Andrea Sabogal, estudiante de Comunicación Social

En su opinión, ese 'lado B' no ideal no es mostrado "por el miedo al qué dirán, a no ser aceptados o tachados de 'bichos raros'".

Motivar a otros

Aunque un usuario le recriminó haberse atrevido a mostrar "lo que es" y consideró que le hacía "un daño a la sociedad", Paula Andrea cree que su testimonio puede motivar a otras personas que quieren salir de "un molde que quizás no es para nosotros".

"Es un proceso, no es fácil, muchas veces nos dejamos llevar por imaginarios, pero pienso que no es imposible. Hoy en día, me quiero y me aceptó tal cual soy", dice esta chica de 21 años.

No todo es odio en las redes. Paula Andrea respondió o compartió mensajes de personas que, como ella, sentían el temor al rechazo por situaciones similares.

De igual manera, a través de sus escritos y contenidos ha invitado a quienes "padecen cualquier situación que los hace ser 'diferentes' a que se enamoren de quien ve al espejo cada día". 

En uno de sus textos, afirmaba que su piel "la había costado lágrimas". Ahora piensa que también le ha sacado sonrisas, que son más. "Cuando me miro al espejo, me gusta lo que veo, acepté quererme con aquello que me hace única. Quiero ayudar a otros a que también lo logren".

Nathali Gómez

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies