Actualidad

Joven británica culpa a los hoteles con balcón de la muerte de su novio en España

Publicado:
Según la denunciante, su pareja "después de una noche de fiesta" salió al balcón, cuyas barandillas —asegura— son muy bajas, y se cayó.
Joven británica culpa a los hoteles con balcón de la muerte de su novio en España

Mia Smith, la novia de un joven británico que murió el pasado junio tras caerse por el balcón de su habitación en Magaluf, Mallorca (España), culpa de este tipo de sucesos a los hoteles por poner barandillas demasiado bajas que —según dice— parecen estar "esperando un accidente".

A través de Twitter, la joven relató el suceso con el fin de que fuera 'retuiteado' para "salvar una vida" de quienes "hacen dinero" a partir de "grupos animados con alcohol".

De acuerdo al relato de Smith, su novio, identificado como Freddie Pring, de 20 años, "salió al balcón después de una noche de fiesta y se cayó".

Según la joven, que no estaba con Freddie en Mallorca al momento del incidente, las barandillas de los balcones de esos hoteles quedan a la altura de la cadera. "Si es posible tropezar y caerse de un balcón es 100 % una altura no segura", manifestó.

La británica denuncia que muchos de estos hoteles españoles "experimentan estos horribles accidentes y no hacen nada por cambiar las alturas de sus balcones". A estos establecimientos les señaló que "saben que sus huéspedes van a emborracharse" y, por tanto, deberían "asegurarse de que hay precauciones extra para mantenerlos a salvo".

En septiembre del año pasado, el cónsul del Reino Unido en Baleares, Cataluña y Aragón, Lloyd Miller, en entrevista con el Diario de Mallorca, dijo que en la gran mayoría de los casos de estos accidentes "el problema es la cantidad de alcohol que han consumido".

Añadió que, además, "los británicos no suelen vivir en pisos con balcón y quizá no están acostumbrados" a este tipo de elementos.

Campaña para recaudar fondos

Smith, además, inició una campaña para recoger dinero para el "fondo conmemorativo de Freddie Pring", para crear un espacio para entrenamiento deportivo, de rugby y otras disciplinas a adultos y niños en West Somerset, un distrito del condado de Somerset en Inglaterra, de donde era su novio.

Con la campaña, que comenzó el pasado 11 de julio, hasta ahora ha logrado conseguir 885 euros.

RT