Actualidad

El Ministerio de Justicia de Brasil denuncia que los celulares de Bolsonaro fueron 'hackeados'

Publicado:
Al parecer, los ataques los llevaron a cabo los mismos 'hackers' detenidos esta semana como sospechosos de piratear el teléfono del ministro de Justicia, Sergio Moro.
El Ministerio de Justicia de Brasil denuncia que los celulares de Bolsonaro fueron 'hackeados'

Los celulares del presidente del Gobierno de Brasil, Jair Bolsonaro, también fueron blanco de ataques de los supuestos 'hackers' detenidos esta semana como sospechosos de piratear el teléfono del ministro de Justicia, Sergio Moro, según un comunicado de dicha cartera.

"Por una cuestión de seguridad nacional este hecho fue debidamente comunicado al Presidente de la República", añade la nota, que no da más detalles y, por lo tanto, se desconoce si se llegó a acceder a alguna información de los teléfonos de Bolsonaro. 

En la llamada operación 'Spoofing', el pasado martes, la Policía Federal (PF) detuvo a cuatro brasileños, tres hombres y una mujer, sospechosos de piratear el teléfono de Moro, cuando ejercía como juez, y de los fiscales de la Operación anticorrupción Lava Jato. Los detenidos se encuentra actualmente en la sede de la Policía en Brasilia. 

Según la PF, hasta 1.000 números telefónicos pudieron ser alcanzados por los sospechosos, y existen "fuertes indicios" de que también accedieron al teléfono del ministro de Economía, Paulo Guedes, quien esta semana ya había denunciado este hecho. Las investigaciones señalan que los sospechosos están vinculados a "fraudes bancarios electrónicos". 

"Personas con antecedentes criminales involucradas en varios tipos de crímenes. Ellas, fuente de confianza de los que divulgaron supuestos mensajes adquiridos a través del crimen", escribió Moro en Twitter, en un mensaje en el que también felicitó a la PF.

"Otro montaje contra el PT"

Según recoge G1, el abogado de uno de los detenidos dijo que su cliente relató a la Policía que el objetivo de uno de los integrantes del grupo era vender el contenido de los mensajes interceptados al Partido de los Trabajadores (PT).

En un comunicado, el PT ha asegurado que "el ministro Sergio Moro, responsable de la farsa judicial contra el expresidente Lula [Luiz Inácio Lula Da Silva], dirige ahora una investigación de la Policía Federal con el claro objetivo de producir otro montaje contra el PT".

La formación de izquierda afirma que el ministro "repite sus conocidos métodos: arrestos espectaculares y filtraciones dirigidas a sus oponentes. Es un intento criminal de involucrar al PT, en un caso donde es Moro quien tiene que explicarse".

Filtraciones

En junio, el portal The Intercept Brasil, cofundado por el periodista estadounidense Glenn Greenwald, publicó una serie de conversaciones entre Moro, cuando era juez, y los fiscales de Lava Jato. Los diálogos crearon un gran revuelo ya que, entre otras cosas, mostraron la supuesta injerencia del exjuez en las acciones del Ministerio Público Federal (MPF) y cómo se coordinó con los fiscales para encarcelar al expresidente Lula.

Los mensajes publicados muestran que los fiscales —liderados por el procurador del Ministerio Público Federal, Deltan Dallagnol— discutieron formas de evitar, antes de las elecciones presidenciales de 2018, entrevistas a Lula desde prisión ante el temor de una "vuelta del PT" al poder.

Lula lideraba todas las encuestas de opinión y era el gran favorito para ganar los comicios de 2018, pero el Tribunal Superior Electoral (TSE) vetó su candidatura, lo que propició la victoria de Bolsonaro, quien después eligió a Moro como ministro de Justicia.

"Obstaculizar investigaciones"

Las filtraciones de sus conversaciones llevaron a Moro a comparecer ante el Senado y la Cámara de Diputados. El ministro negó la autenticidad de los mensajes y aseguró que existía "un grupo criminal estructurado" que tenía como objetivo "obstaculizar investigaciones", que todavía están en marcha y que afectan "a personas poderosas".

Por su parte, Greenwald, que ha comparecido ante una comisión en la Cámara de Diputados y también en el Senado, ha defendido en todo momento la autenticidad de los mensajes y mantiene que obtuvo el material de una fuente anónima.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT