X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/6yak

¿Fue un misil nuclear? ¿Hay un aumento de radiación?: Lo que se sabe sobre la explosión en el noroeste de Rusia

Publicado: 17 ago 2019 20:17 GMT | Última actualización: 20 ago 2019 14:35 GMT

El accidente causó la muerte de cinco especialistas y provocó temores por un breve aumento del nivel de radiactividad en la zona.

¿Fue un misil nuclear? ¿Hay un aumento de radiación?: Lo que se sabe sobre la explosión en el noroeste de Rusia
Sergei Yakovlev / Reuters
Síguenos en Facebook

El 8 de agosto, los medios rusos reportaron sobre una explosión en un polígono militar cercano al poblado de Niónoksa, en la región de Arjánguelsk, en el noroeste de Rusia. Horas después, el Ministerio de Defensa del país confirmó la información, detallando que el accidente dejó al menos dos muertos. La jornada siguiente, este número se elevó a cinco, mientras se reportaron tres personas heridas. Además, una ráfaga de radiación detectada poco después de la tragedia provocó preocupaciones y sospechas acerca del tipo de arma probada por los militares. 

¿Dónde ocurrió?

Inicialmente, se informó que el accidente tuvo lugar en el Polígono Central de Pruebas de Misiles Niónoksa, situado junto a la localidad del mismo nombre. No obstante, el 9 de agosto la Corporación Estatal de Energía Atómica Rosatom reveló más detalles y comunicó a la agencia TASS que la explosión se registró en una plataforma marítima.

Aunque su ubicación exacta no ha sido revelada, probablemente se encontraba en una zona cercana al polígono.

¿Qué fue lo que explotó?

Ya el 8 de agosto, el Ministerio de Defensa detalló que el siniestro se debió al estallido de un propulsor de combustible líquido.

"En el polígono […] se estaba ensayando un sistema de propulsión líquida y el producto estalló y se incendió", declaró el organismo. Esta versión fue confirmada por Rosatom, que agregó que el dispositivo estaba dotado de una fuente de energía basada en radioisótopos.

Dado que las declaraciones oficiales no especificaban otras características del prototipo ni revelaban su nombre, varios medios especularon que se trataba de un misil nuclear.

Consecuencias

El día del accidente se registró en la ciudad de Severodvinsk, situada a unos 30 kilómetros de Niónoksa, una subida del fondo radiactivo que, no obstante, no duró más de una hora. Según el Servicio Federal de Hidrometeorología y Vigilancia Ambiental de Rusia (Roshydromet), el valor máximo detectado alcanzó los 1,76 microsieverts por hora (mSv/h), 16 veces más que la media habitual (0,11 mSv/h).

La jornada siguiente, la estación científica noruega Svanhovd, a unos 670 kilómetros del lugar de la explosión, informó de la detección de "una cantidad pequeña de yodo radiactivo" en el aire, aunque aclaró que esa sustancia se registra normalmente de 6 a 8 veces al año y que su fuente más probable sea la producción farmacéutica.

A pesar de que varios medios, tanto rusos como internacionales, sugirieron que se había producido una fuerte contaminación en la zona, —el diario británico The Daily Star llegó incluso a comparar el accidente con la tragedia de Chernóbil de 1986—, análisis de suelo mostraron que la explosión no ha tenido consecuencias duraderas.

Dado que el nivel relativamente alto de radiactividad no se prolongó durante mucho tiempo, su efecto en la salud es "insignificante", aseveraron desde el Ministerio de Situaciones de Emergencia ruso.

El 13 de agosto, el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, aseveró que los organismos estatales velan por la seguridad de la población local. "Puedo asegurarles que, por supuesto, todas las agencias competentes […] hacen todo lo posible y garantizan plenamente la seguridad de los ciudadanos de la Federación Rusa", dijo durante una conferencia de prensa en el Kremlin.

Desde el gobierno de Severodvinsk comunicaron que al día siguiente se realizarían trabajos en el polígono cercano a Niónoksa, y los habitantes del pueblo afirman no haber sido obligados a evacuarse. Los trabajos posteriormente fueron cancelados.

"No hay pánico entre la población. Todo está en modo normal. Nadie informó que nos recomendaron salir temporalmente hacia otro lugar, y yo no iba a hacerlo", indicó una habitante de Niónoksa a Kommersant, lamentando que los reportes han provocado que potenciales visitantes de la localidad cancelaran sus viajes.

A su vez, el físico Leonid Bolshov, de la Academia de Ciencias de Rusia, explicó que la cantidad máxima de radiación a la que fueron expuestos los habitantes de Severodvinsk es mucho menor de la que recibimos durante los exámenes médicos de rayos X o comparable con la que un pasajero recibe durante una hora de vuelo en un avión a 10 kilómetros de altitud.

"Durante un vuelo normal de Moscú a Vladivostok, que dura en general ocho horas, los pasajeros reciben varias veces más radiación. [...] Además, en Severodvinsk el nivel aumentó brevemente y casi inmediatamente volvió a la normalidad", afirmó el académico.

Por su parte, el 17 de agosto el Ministerio de Salud de Rusia anunció que un análisis del personal médico que auxilió a los heridos tras la explosión mostró que su nivel de irradiación no excedía el límite aceptable.

¿Quiénes fueron las víctimas?

Los cinco muertos en el accidente, al igual que los tres heridos, trabajaban en el Instituto Panruso de Investigación Científica en Física Experimental (IICFEP), situado en la ciudad de Sarov, a unos 400 kilómetros al este de Moscú.

Memorial a los físicos muertos en la explosión de un misil de pruebas, Instituto Panruso de Investigación Científica en Física Experimental, Sarov, Rusia. / Голос Сарова

En un comunicado oficial, el director del IICFEP, Valentín Kostiukov, señaló que todos los fallecidos, con edades entre los 40 y 71 años, eran especialistas de alto nivel que "participaron repetidamente en trabajos similares y siempre obtenían resultados positivos".

Además, indicó que durante "la cadena de sucesos trágicos" que tuvo lugar el 8 de agosto, los fallecidos trataron a toda costa de evitar el estallido y restablecer el control de la situación.

"Se mantuvieron fieles a su deber hasta el final y se fueron como verdaderos héroes. […] Tales personas son el orgullo de nuestro país, el orgullo de la industria nuclear", afirmó el director general de Rosatom durante el funeral de los físicos este lunes.

En cuanto a los heridos, Kostiukov informó que recibieron heridas de mediana gravedad y sus vidas están fuera de peligro.

RT

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies