X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/6ynj

Macri, Fernández y Cardoso comparten escenario en Argentina: ¿potencial transición 'a la brasilera'?

Publicado: 22 ago 2019 19:09 GMT | Última actualización: 23 ago 2019 06:20 GMT

Fue en el marco de la tercera emisión del Seminario de Democracia y Desarrollo en la que también habló el expresidente de Brasil Fernando Henrique Cardoso.

Macri, Fernández y Cardoso comparten escenario en Argentina: ¿potencial transición 'a la brasilera'?
Mauricio Macri recibió a Fernándo Henrique Cardoso en la Residencia de Olivos. Argentina.
casarosada.gob.ar
Síguenos en Facebook

Si tan solo unos meses atrás alguien se hubiera animado a imaginar esta mañana de invierno con sol en la que el principal candidato de la oposición Alberto Fernández y el presidente Mauricio Macri comparten un seminario en el que exponen sus miradas sobre política hubiera sido tildado de loco. Pero —pese a todos los pronósticos— eso es exactamente lo que acaba de ocurrir. 

La jornada en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) empezó con una entrevista al expresidente e intelectual brasilero Fernando Henrique Cardoso, símbolo (y más en el contexto argentino actual) a la negociada transición con su sucesor Lula Da Silva. "Un presidente simboliza, más que un partido, una nación", dijo entre otras definiciones. Además, subrayó lo importante de defender la democracia porque "nada garantiza que sea el sistema que va a prevalecer". Ese sistema —definió— involucra la aceptación de la diversidad y de que "unos ganen y otros pierdan". 

El seminario fue organizado por el mismísimo Grupo Clarín, un conglomerado empresarial de medios que durante el kirchnerismo se convirtió en un símbolo alrededor del cual se debatió el rol de los medios de comunicación y la necesidad de democratizar el derecho a la información.

Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires / Julia Muriel Dominzain / RT

Aunque la discusión no está saldada, fue justamente ese el escenario (concreto y simbólico) sobre el que Fernández y Macri se subieron para ser entrevistados (casi una hora cada uno y en momentos diferentes) en torno a unos ejes abstractos ('democracia y desarrollo') pero en medio de una realidad palpable, crítica y adrenalínica. 

Sin ir demasiado lejos: hace poco más de una semana Fernández obtuvo un sorpresivo 47 % en las elecciones primarias y al día siguiente una serie de turbulencias en el mercado dejaron a la crisis económica más desnuda que nunca: una devaluación de un 25 %, caída de los bonos y duro aumento del riesgo país.

Cardoso hizo énfasis en el rol del primer mandatario como 'moderador'. "No es fácil equilibrar pero la función del presidente incluye escuchar a otros", definió y recordó su mandato (desde 1995 hasta fin de 2002): "Yo escuchaba mucho a la gente y no quería saber de qué partido eran".

También se refirió a las dificultades que implica la globalización pero precisó: "Eso sólo explica lo económico y el poder no es sólo económico". En cuanto a la Argentina, definió: "Son racionales y pasionales. La gente es contradictoria pero no es desordenada. Argentina tiene la capacidad de renovarse".

En el público, escuchaban atentos políticos, intelectuales y empresarios de primera línea. Pocos minutos después de su participación subió al escenario el principal candidato de la oposición en Argentina, Alberto Fernández

La primera pregunta que los periodistas le hicieron se refirió a la última transición presidencial que hubo en Argentina. En 2015, tras el triunfo de Mauricio Macri, la entrega de atributos no sucedió de manera convencional entre la presidenta saliente Cristina Fernández de Kirchner y el entrante Mauricio Macri. Las versiones de los motivos que los llevó al desacuerdo en aquel entonces difieren. Fernández empezó su participación calmando las aguas: "La gente simplemente eligió. Tenemos que sacarle todo contenido dramático al traspaso. La Argentina tiene que sepultar un momento de confrontación", dijo.

Después se ocupó de llevar calma a los mercados y aclaró que no hay ninguna posibilidad de caer en default. "La Argentina lo que tiene que hacer es ver cómo crea condiciones para poder pagar estas obligaciones", dijo. Y especificó que eso se hace —desde su perspectiva— encendiendo la economía. "Hay que sacar la idea de que venimos a incumplir las obligaciones. Eso es falso y daña el presente", remató entre una serie de otras especificaciones vinculadas a la economía. "Yo no soy keynesiano ni liberal: soy un pragmático", se autodefinió.

Alberto Fernández habla a la prensa el 14 de agosto, Buenos Aires, Argentina. / Oficina de Prensa de Alberto Fernández / AFP

También se refirió a la polarización y a los extremos. "¿Cómo vamos a vivir en un país en el que se ponen fotos de los periodistas y les tiran cosas? En aquel entonces me puse del lado de los periodistas. Y me acusaron de ser de Clarín. Nos debe avergonzar eso. Y del otro lado también: me acuerdo de Agustín Rossi (diputado nacional) perseguido a huevazos. O Axel Kicillof con el niño en brazos. Eso no puede volver a pasar entre nosotros", precisó. 

Vecinos y algo más: el vínculo con el mundo

Luego la charla con Fernández se abrió al mundo. 

- ¿Por qué fue tan agresivo con Bolsonaro? — preguntó el periodista.
- Fue un error mío, me deje llevar por la lógica de Bolsonaro — respondió.

A nivel geopolítico, es sabida la relación entre Fernández y Lula Da Silva. No solamente fue a visitarlo a principio de julio en Curitiba sino que además en cada entrevista que brinda reitera que el expresidente brasilero –privado de su libertad desde abril de 2019– está preso injustamente. Sin ir más lejos, un día antes de este seminario él junto con la candidata a vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezaron la firma de un documento que pide su liberación, tras 500 días de encierro

El vínculo entre Argentina y Brasil en lo económico es clave ya que el gigante de Sudamérica es el principal socio comercial. Por tomar un dato: según Indec, en enero de 2019, las exportaciones a Brasil alcanzaron 705 millones de dólares y las importaciones desde ese país 742 millones de dólares. Ese mes fue deficitario pero los dos anteriores habían sido superavitarios.

En cuando a la relación con otros países, comentó distintos paradigmas: "La pregunta es cómoentramos al mundo: con las manos en la nuca o dignamente". Además, mencionó charlas con Danilo Astori (exvicepresidente y actual Ministro de Economía de Uruguay) y ante una pregunta sobre Donald Trump, sentenció: "Es el Presidente de Estados Unidos. Tiene que ser una relación cortés, amable y respetuosa. Si la pregunta es si creo que hay que pelearse con Estados Unidos, la respuesta es 'no'". 

¿Qué dijo Mauricio Macri?

En medio de un operativo de seguridad inmenso, el presidente ingresó al Museo por una entrada que no fue la principal. De hecho, entre las entrevistas a Cardoso y Fernández y su presentación, pasaron unos cuarenta minutos en la que periodistas y asistentes esperaban ansiosos. 

El primer tema que abordó Mauricio Macri fue el desempeño electoral en las elecciones primarias del 11 de agosto: "Quiero recoger el guante del cimbronazo. Porque antes que presidente soy una persona y claramente el resultado fue un palazo", reconoció. 

Después repasó lo que considera logros en su gobierno: habló de grados altos de institucionalidad, una Justicia independiente y "reglas claras que permiten desarrollarse". Además, apuntó: "Todos tenemos historia, no me puedo hacer el distraído de los tres años y medio que goberné, pero ellos (se refiere al Frente de Todos) no pueden hacerse los distraídos de los 12 años que gobernaron".

También pidió a empresarios y ciudadanos que "exijan debate" y consideró: "No podemos seguir en esta guerra". Aunque apuntó que la oposición "debe tomar posiciones más claras". Puntualmente, pidió que la expresidenta y candidata a vice Cristina Fernández de Kirchner cuente "su visión del momento actual" y dijo que "el silencio no da tranquilidad".

Por último, opinó que un eventual segundo gobierno implicaría discutir el cómo hacer las cosas: "Hicimos lo que pudimos para el consenso que había en ese momento", describió.

Además, hizo referencia a una conversación privada que tuvo con Cardoso en la que repasaron la estrategia del expresidente brasileño al momento de dejar el poder: "Le hizo firmar a los candidatos que respetarían el acuerdo con el FMI", relató. Se refiere a lo que se conoció (de parte de Lula) como la "Carta al pueblo brasileño". Por último, Macri prometió que un equipo del organismo internacional visitaría la Argentina la semana que viene.

Las elecciones generales en Argentina serán el 27 de octubre. Las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de principios de agosto definieron (ni más ni menos que) los candidatos que participarán de ellas. Pero al no haberse presentado candidatos para 'internas' terminó interpretándose como una especie de gran encuesta nacional. 

Julia Muriel Dominzain

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies