Actualidad

Denuncian que la deforestación de la Amazonia está impulsada por organizaciones criminales

Publicado:
Una investigación de Humans Right Watch documenta la conexión entre las talas ilegales o los incendios forestales y los actos de intimidación o violencia contra los defensores de la selva.
Denuncian que la deforestación de la Amazonia está impulsada por organizaciones criminales

La organización internacional Human Rights Watch (HRW) ha publicado un informe en el que asegura que  "la deforestación en la Amazonia brasileña está impulsada en gran medida por redes criminales que utilizan la violencia y la intimidación contra aquellos que intentan detenerlos", y denuncia que "el gobierno sigue sin proteger ni a los defensores ambientales ni a la propia selva"

Con esa contundencia se expresa el documento que, a lo largo de sus 165 páginas y bajo el título 'Brasil: redes criminales apuntan a los defensores de la selva', describe con ejemplos concretos cómo las talas ilegales y los incendios forestales están en conexión con actos de intimidación o violencia contra quienes luchan por preservar la Amazonia.

Inoperancia de las autoridades brasileñas

El informe también documenta, con reveladoras estadísticas, el fracaso y la inoperancia de las autoridades brasileñas a la hora de investigar y castigar a los responsables de estos crímenes.

Los autores de este extenso trabajo de investigación entrevistaron a más de 170 personas, entre los que se cuentan 60 miembros de comunidades indígenas y otros residentes locales en los estados de Maranhão, Pará y Rondônia. También recogieron testimonios de decenas de funcionarios gubernamentales en Brasilia y en toda la región amazónica. Muchos de ellos facilitaron informes internos sobre las políticas del presidente Jair Bolsonaro y la manera en la que estas socavan los intentos de preservación ecológica.

En este sentido, el informe indica que "durante su primer año en el cargo, Bolsonaro redujo la aplicación de las leyes ambientales, debilitó a las agencias ambientales federales y criticó duramente a las organizaciones e individuos que trabajan para preservar la selva tropical".

Asesinatos, amenazas e impunidad

De acuerdo con los resultados de la investigación, más de 300 personas han sido asesinadas durante la última década, a causa de conflictos por el uso de la tierra y los recursos en la Amazonia, según datos aportados por la Comisión de Tierras Pastorales (CPT, en Portugués), una organización sin ánimo de lucro citada por la Fiscalía brasileña en sus documentos. Muchos de los autores de estos crímenes serían personas efectivamente involucradas en la tala ilegal.

En la nota de presentación del informe, HRW asegura haber documentado "28 asesinatos, más cuatro intentos de homicidio y más de 40 casos de amenazas de muerte", en los cuales encontraron "evidencia creíble de que los responsables estaban involucrados en la deforestación ilegal y veían a sus víctimas como obstáculos para su empresa criminal".

El texto destaca que "algunas víctimas eran agentes de cumplimiento ambiental", y que la mayoría eran "miembros de comunidades indígenas u otros residentes de la selva que denunciaron la tala ilegal a las autoridades".

En relación a estos crímenes, HRW lamenta que "los responsables de la violencia rara vez son llevados ante la justicia". 

RT