Actualidad

Senado de Brasil aprueba el proyecto de reforma de jubilaciones propuesto por Bolsonaro

Publicado:
La iniciativa, que prevé un ajuste en el sistema de unos 200.000 millones de dólares, recibió el apoyo de 56 legisladores de los 49 necesarios. Volverá a ser discutida la próxima semana para una segunda votación.
Senado de Brasil aprueba el proyecto de reforma de jubilaciones propuesto por Bolsonaro

El Senado brasileño aprobó este miércoles el proyecto de reforma jubilatoria que impulsa el presidente Jair Bolsonaro, y podría ser sancionado en dos semanas si recibe el respaldo de la mayoría en una segunda votación.

Después de casi tres horas de debate, 56 legisladores respaldaron el texto base, mientras que otros 19 votaron en contra. Así, se superó el número mínimo requerido para una enmienda constitucional: 49 de 81 senadores.  

La iniciativa propone que la edad mínima de jubilación sea de 62 años para las mujeres y 65 años para los hombres, con un mínimo de aportes de 30 y 35 años, respectivamente. Actualmente, en el sector privado las mujeres pueden jubilarse con 30 años de contribuciones y los hombres con 35, independientemente de su edad. 

Bolsonaro manifestó este mismo miércoles que "lamenta" las consecuencias que generaría en la población el cambio en el sistema previsional, pero respaldó la propuesta de su gobierno al argumentar que, sin el ajuste fiscal de 200.000 millones de dólares que pretende la iniciativa en una década, el país podría "quebrar" en un lapso de dos años.

"La reforma es necesaria, si no se hace, Brasil quiebra en dos años. Lo lamento, pero hay que aprobarla, no hay otra forma", afirmó el presidente ante la prensa.

La aprobación del proyecto de reforma de jubilaciones, elaborado por el ministro de Economía, Paulo Guedes, es un objetivo primordial para el Gobierno de Bolsonaro desde el inicio de su gestión, aunque su tratamiento se demoró debido al amplio rechazo que tuvo en sectores de izquierda y los sindicatos. 

De hecho, ante la presión opositora, el Gobierno tuvo que descartar la idea de incluir en el texto el sistema de capitalización individual, que consiste en que los contribuyentes se financian su propia jubilación realizando aportes en entidades privadas. Con ello, la administración pretendía sustituir al actual régimen de reparto, en el que las personas activas pagan las pensiones de los jubilados.

RT