Actualidad

Padres siglo XXI: la coparentalidad se lleva puestos los formatos tradicionales de familia

Publicado:
La coparentalidad es un concepto del que se sabe poco pero que ofrece un cambio de paradigma gracias al que muchos, antes excluidos, pueden sentirse parte y cumplir su deseo de ser padres.
Padres siglo XXI: la coparentalidad se lleva puestos los formatos tradicionales de familia

El deseo de convertirse en padre o en madre parece empezar a encontrar la manera de abrirse paso entre los condicionantes que el modelo tradicional de familia plantea: no tener pareja, tener una pareja del mismo sexo, no tener dinero suficiente para los tratamientos médicos, perderse en la burocracia de la adopción…

La coparentalidad es un concepto del que se sabe poco pero que ofrece un cambio de paradigma gracias al que muchos, antes excluidos, pueden sentirse parte y cumplir su deseo de ser padres.

¿De qué se trata?

La coparentalidad sucede cuando dos o más personas deciden criar a un hijo sin tener una relación sentimental entre ellos.

Los copadres trabajan en equipo, desde el inicio del vínculo entre ellos, consensuando todas las decisiones, compartiendo las responsabilidades y garantizando fundamentalmente los derechos de su hijo.

La concepción en una relación coparental puede darse de distintas maneras, inseminación artificial, relaciones sexuales tradicionales, subrogación de vientre, etc.
Los compañeros de coparentalidad pueden ser amigos, conocidos o mismo encontrarse gracias a una app que facilita el proceso. Los fundamental es compartir el mismo deseo de convertirse en padres y honrar los compromisos asumidos al momento de iniciar el proceso.

Para la licenciada en Psicología, Cintya Castañeda, matrícula nacional 65290, la coparentalidad es un fenómeno que vino a dar de baja la ancestral idea que para ser padres hay que estar en pareja. "Son chicos que ya nacen con los padres separados, solo que estos padres no se llevan mal, ni tienen una historia previa. No hay grandes conflictos ya que tienen todo acordado de antemano, pues lo pactaron antes".

Apps

La mayoría de las apps de coparentalidad funcionan de un modo similar a las que sirven para citas. El usuario completa su perfil y explica los motivos por los cuales desea ser padre o madre. El algoritmo se ocupa de sugerir el match dependiendo de la compatibilidad. Si bien las suscripción inicial es gratuita, también ofrecen un tipo de membresía con beneficios que ronda los 30 euros al mes. Entre las ventajas, figuran ver las fotos de todos los usuarios, guardar los perfiles favoritos o consultar los niveles de compatibilidad.

Una de las más populares, de origen español pero que ya cuenta con bases en varios países y está disponible en 4 idiomas, es co-padres.net. Fundada en el 2008, la plataforma ofrece toda clase de consejos sobre la nueva modalidad e incluye testimonios de casos exitosos.

Aclara en reiteradas oportunidades que no se trata ni de un banco de esperma ni un centro de inseminación artificial. Especifica que queda terminantemente "prohibido vender semen u óvulos o cualquier otra práctica que consista en ofrecer un servicio a cambio de dinero a través de la web, sea cual sea su naturaleza, y especialmente aquellos servicios que impliquen el cuerpo".

Family4EveryOne es otro de los sitios que ofrece sus servicios para la coparentalidad. La aplicación advierte que "los temas relacionados con la legalidad paternal y/o maternal de cada país o región, no comprometerían al sitio web de manera legal en ningún caso. Una vez que los interesados entran en contacto a través de nuestra web y deciden llevar adelante su proyecto familiar, es decisión y responsabilidad de éstos tramitar la custodia de los menores de acuerdo con la legalidad vigente en cada país".

Socios de crianza: ¿La respuesta a la demanda creciente?

Castañeda asegura que el fenómeno de la coparentalidad deja en evidencia lo difícil que es relacionarse con otro hoy en día y mantener esa relación. "Priman las ganas de ser padres, eso no se puede analizar en términos de bien o mal, al menos no debería, ya que es el resultado de varios cambios que viene haciendo la sociedad en temas de sexualidad y pareja y una sola palabra los describe: evolución".

Independientemente de las miradas individuales sobre este tipo de modalidad, es cierto que aparece como respuesta a una necesidad presente que se fortalece y atraviesa la sociedad de forma transversal, sin importar sexo, edad, estado civil u orientación sexual.

Victoria Aramburu

RT