Actualidad

Iglesia católica responsabiliza de la crisis humanitaria en Honduras a los políticos que pactaron con el narco

Publicado:
El Episcopado publicó una carta en la que señala que esa colusión ha deteriorado la situación en la nación centroamericana, lo que ha provocado la deportación de 87.000 hondureños migrantes solo en 2019.
Iglesia católica responsabiliza de la crisis humanitaria en Honduras a los políticos que pactaron con el narco

La Conferencia Episcopal de Honduras criticó la presunta complicidad existente entre las élites políticas y el narcotráfico en todas las instituciones del país, y cuestionó que el nuevo Código Penal no entrará en vigor a partir de noviembre, como estaba previsto.

"Constatamos cómo 'la lacra del narcotráfico' es una realidad que ha permeado las instituciones de nuestro país y que, como consecuencia, ha derivado en un deterioro acelerado de la imagen de nuestra patria en el concurso de las naciones", sostuvo la máxima autoridad de la Iglesia católica en Honduras, a través de un comunicado.

En este sentido, las autoridades eclesiásticas denunciaron que la presunta complicidad entre criminales y políticos ha provocado una situación insostenible para la nación centroamericana.

"Nada de lo que el narcotráfico ha logrado en nuestro país podría haberse alcanzado sin la colusión de los órganos que, por razón de su ser, estaban llamados a defender la vida y proporcionar seguridad a todos. Debemos admitir que en mucho de esto son culpables los políticos que han pactado con el crimen organizado, olvidando que la ética les obligaba ante todo a velar por el bien común y no por el beneficio personal o los de su grupo", afirma el comunicado.

En la misiva dirigida al pueblo, las autoridades eclesiásticas señalaron que la proliferación de migrantes hondureños es consecuencia de la situación política que vive la nación centroamericana.

"Duele reconocer que lo que más exporta Honduras son seres humanos movidos por la esperanza de una mejor vida y más segura. Una esperanza que se frustra en quienes no logran alcanzar su meta y, más aún, en los 87.337 compatriotas deportados en lo que va del presente año 2019", apunta el Episcopado en su texto.

A través de la misiva, fechada el 11 de octubre en la ciudad de Tegucigalpa y firmada por el obispo Ángel Garachaña Pérez, Obispo de San Pedro Sula, la cúpula eclesiástica también hizo un llamado a distintos sectores sociales para hacer frente a la corrupción.

En este sentido, la Iglesia lamentó que estando a punto de entrar en vigencia el nuevo Código Penal "se haya hecho caso omiso a los reclamos de muchísimas instituciones del país".

El mensaje de la Iglesia fue replicado por el excandidato presidencial hondureño, Salvador Nasralla, quien denunció fraude electoral y sostuvo que los reclamos de las autoridades eclesiásticas coinciden "con los señalamientos" que ha hecho sobre "la red del crimen organizado que gobierna Honduras".

Las declaraciones de los obispos se produjeron en el marco del juicio que se sigue en Nueva York, EE.UU., contra Juan Antonio 'Tony' Hernández, hermano del presidente hondureño, Juan Orlando Hernández.

Durante el proceso judicial, iniciado el pasado 2 de octubre en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, varios criminales acusados de tráfico de drogas confesaron que el actual presidente de Honduras, así como el expresidente Porfirio 'Pepe' Lobo, recibieron dinero del narcotráfico para financiar sus campañas políticas.

De ahí que los fiscales estadounidenses señalaran al actual presidente hondureño de recibir dinero del Cártel de Sinaloa. 

En el juicio de Tony Hernández también se documentó la creación de una red criminal al interior del Estado de Honduras. Todos ellos, señalamientos que el actual mandatario, Juan Orlando Hernández, ha rechazado

RT