Actualidad

"¡Esto es una dictadura!": la queja de los familiares de Franco que ha indignado a la ciudadanía española (VIDEO)

Publicado:
Las críticas se han centrado en cómo se ha llevado a cabo el traslado de los restos mientras aún permanecen más de 120.000 víctimas del régimen franquista en fosas repartidas por todo el país.
"¡Esto es una dictadura!": la queja de los familiares de Franco que ha indignado a la ciudadanía española (VIDEO)

Unas imágenes grabadas dentro del panteón que la familia Franco posee en el cementerio de Mingorrubio, en Madrid (España), donde este jueves se ha procedido a inhumar los restos del dictador Francisco Franco, muestra a los familiares forcejeando con los agentes de Policía. "¡Esto es una dictadura!", se oye decir a alguien en la grabación.

La frase se la ha atribuido el abogado de la familia, Utrera Molina, hijo de un ministro franquista, en una entrevista en la Cadena Ser. Durante la grabación también se oye: "¡Ya está bien. Un poquito de dignidad, después de lo que han hecho!", y a continuación, "¡Déjennos salir, por favor!", grita una pariente del dictador. Después se escuchan otras expresiones de distintos familiares como "¡qué vergüenza!" o "¿esto qué es?". Al parecer, la Policía intentaba impedir que la familia saliera del panteón hasta que se procediera al cacheo del nieto mayor, Francis Franco, de quien sospechaba que había introducido algún instrumento de grabación, que estaban prohibidos.

Tras el rifirrafe entre la Policía y la familia Franco hubo algún forcejeo, aunque finalmente los familiares salieron del panteón y no se produjo el registro del nieto mayor. Aunque por el video que ha trascendido, se confirma que la familia sí tenía aparatos de grabación.

120.000 familiares de víctimas del franquismo esperan la exhumación de sus allegados

Las palabras del abogado de la familia, que en un primer momento se creyó que provenían de uno de los familiares, han levantado la polémica, por provenir del entorno más cercano y beneficiado por una dictadura que constriñó España durante casi cuatro décadas tras haberse alzado contra un régimen democrático y provocado una sangrienta guerra civil.

Las mayores críticas se han vertido sobre el modo en el que se ha llevado a cabo la exhumación y la inhumación de los restos. A pesar de todos los obstáculos legales y de otra consideración que han puesto los familiares del dictador, el proceso se ha llevado a cabo con todas las garantías y el traslado se ha producido de una manera digna, respetando la intimidad familiar.

Los críticos contraponen las imágenes emitidas por la mayoría de cadenas nacionales con las vivencias de todas aquellas personas que aún tienen a sus allegados víctimas del régimen franquista en fosas comunes repartidas por toda la geografía española. Según los datos del Ministerio de Justicia, que dejaron de actualizarse en el año 2011 con la llegada de Mariano Rajoy al Gobierno, hay 120.000 víctimas en 2.591 fosas.

Según la Plataforma de Víctimas de Desapariciones Forzadas por el Franquismo, los desaparecidos durante la Guerra Civil española y la posterior represión franquista ascienden a 140.000. Precisamente, la mayor fosa común de todo el país es la Basílica del Valle de los Caídos, donde hasta este jueves reposaban en un lugar privilegiado los restos del dictador. En dos columbarios permanecen más de 33.000 cuerpos de combatientes de ambos bandos de la Guerra Civil, además de represaliados y de mano de obra procedente mayormente de presos políticos que perecieron durante la construcción del macromonumento.

Una parte de los restos enterrados en el monumento funerario mandado construir por Franco fue trasladado desde otras partes de la geografía española sin el consentimiento, y en muchas ocasiones, sin el conocimiento, de los familiares, muchos de los cuales llevan años pidiendo su identificación y exhumación para poder enterrarlos en su tierra natal.

Exaltación del franquismo en la exhumación: ¡Viva Franco!

Otro punto que ha levantado la polémica se produjo cuando al meter el ataúd en el coche fúnebre que debía transportarlo hasta el helicóptero, se oyeron los gritos: "¡Viva España! ¡Viva Franco"!, dos de los lemas más conocidos del franquismo. Las voces se pudieron escuchar clarísimanente, sin embargo, la imagen proporcionada por la televisión pública no permitía distinguir los rostros de los familiares en ese preciso momento, si bien es cierto que no había nadie más presente, salvo las autoridades y los operarios.

Ese tipo de exaltación está prohibida por la Ley de Memoria Histórica aprobada en 2007, cuyo artículo 16 dice que en ningún lugar del Valle de los Caídos "podrán llevarse a cabo actos de naturaleza política ni exaltadores de la Guerra Civil, de sus protagonistas, o del franquismo". A pesar de ello la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha declarado este viernes que el Gobierno no ha hablado de la posibilidad de emprender acciones legales contra la familia Franco, porque el Ejecutivo no se siente acreedor "de ningún tipo de queja".

Casi cuatro décadas de franquismo

Francisco Franco fue uno de los responsables del golpe de Estado que en 1936 dio lugar a una guerra civil que enfrentó a quienes defendían el régimen democrático de la II República contra quienes se sublevaban contra ella. A su fin, Franco se erigió como jefe de Estado hasta su muerte en 1975 y nombró su sucesor a quien tras su fallecimiento sería el rey Juan Carlos I.

Durante casi cuatro décadas instauró en el país un régimen basado en el nacionalcatolicismo, manteniendo a las mujeres bajo la tutela de padres o maridos en una permanente minoría de edad. No se permitió la pluralidad política, de culto o la separación de poderes. Según la Comisión permanente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, "hay suficientes evidencias para probar que los abusos contra los derechos humanos bajo el régimen de Franco fueron extensivos y sistemáticos".

La represión se extendió a toda la sociedad durante todo el periodo que abarcó el mandato de Franco. Además de ajusticiamientos, asesinatos y desapariciones forzosas, se permitió la adopción de niños de manera irregular. La represión se dio en la administración, donde muchos funcionarios fueron despedidos y solo se aceptaba a adeptos al régimen; en la educación, donde la cuarta parte de maestros fueron expulsados; en la religión, al prohibir las manifestaciones públicas de cualquier otro culto que no fuera el católico; en el ámbito lingüístico, al prohibir todas las lenguas diferentes al castellano en el ámbito público; y un largo etcétera.

Nuria López

RT