Actualidad

Los cárteles son "peores que el Estado Islámico": familiares de las víctimas de la masacre de mormones instan a México a aceptar la ayuda de EE.UU.

Publicado:
En su opinión, México "tiene que superar el orgullo" y aceptar la ayuda externa del país vecino o de una coalición internacional para acabar con los grupos criminales organizados.

Este jueves se han llevado a cabo en México los funerales de las tres mujeres y seis menores de las familias mormonas LeBarón y Langford, acribillados por delincuentes no identificados en el estado mexicano de Sonora el 4 de noviembre pasado.

Cientos de familiares de las víctimas llegaron a La Mora (municipio de Bavispe, Sonora) para llorar sus muertes y expresar su indignación por la impunidad de los grupos violentos en el país. Los parientes que viven en EE.UU. viajaron escoltados por miembros de la Guardia Nacional mexicana.

Dolidos por la pérdida de vidas inocentes, algunos de los presentes instaron al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a aceptar la propuesta de su homólogo estadounidense, Donald Trump, para ayudarle a combatir a los delincuentes organizados que operan en el país.

"Realmente, creo que los cárteles en México se han movido a otro nivel de barbarie, son tan malos o incluso peores que el Estado Islámico", afirmó Rosa LeBaron, de 65 años, cuyos primos, sobrinas y sobrinos murieron en la masacre.

"El Estado Islámico tiene una ideología", declaró la mujer, citada por Reuters, pero "estos sicarios, ¿por qué lo hacen? Por codicia y pura maldad".

Según ella, México "tiene que superar el orgullo" y aceptar la ayuda externa del país vecino o de una coalición internacional como Naciones Unidas para acabar con los cárteles. "Esto está más allá de la comprensión, estamos viviendo como si estuviéramos en Afganistán, a 100 millas de la frontera de Estados Unidos", criticó.

"Aceptaríamos ayuda hasta de los 'aliens'"

Por su parte, Julian LeBaron, otro pariente de las víctimas y activista local, señaló anteriormente en una entrevista a Uno TV que agradecería toda ayuda externa para encontrar a los asesinos.

"Nosotros estamos exigiendo claridad en este caso. Queremos saber quiénes fueron y ha ofrecido a la familia apoyo la FBI de EE.UU.", reveló.

"Obviamente, nosotros vamos a aceptar ayuda de donde venga. Si vinieran unos 'aliens' a ayudarnos a esclarecer lo que pasó, aceptaríamos", aseveró.

Las declaraciones de los familiares de las víctimas, que tenían doble ciudadanía mexicano-estadounidense, se producen después de que López Obrador afirmara que el caso debe ser atendido por el Gobierno de México "de manera independiente" y haciendo valer su soberanía. No obstante, permitirá a las autoridades estadounidenses acceder a la investigación de los asesinatos en reciprocidad con la similar medida adoptada por el Ejecutivo de Trump tras el atentado contra mexicanos ocurrido en El Paso, Texas, en agosto pasado.

Por otro lado, diversos congresistas y medios de EE.UU. hicieron un llamado a intervenir militarmente en México para contener lo que calificaron como "actos terroristas" de los cárteles de la droga.

Las autoridades mexicanas siguen investigando lo sucedido. La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) señaló al cártel de La Línea como posible perpetrador de la masacre. El motivo podría deberse a una guerra entre este cártel y la organización criminal Los Salazarpor el control del territorio entre los estados de Sonora y Chihuahua, una ruta cercana a la frontera entre México y EE.UU. utilizada para el tráfico de drogas.

Además, se reveló que las armas que fueron utilizadas por los agresores son de origen estadounidense, algo que ha provocado críticas contra Washington.

RT