Actualidad

Condenado a pena capital ordena por segunda vez una fastuosa última cena tras reprogramarse la fecha de su ejecución

Publicado:
El reo lleva 22 años en el corredor de la muerte tras ser declarado culpable de asesinato.
Condenado a pena capital ordena por segunda vez una fastuosa última cena tras reprogramarse la fecha de su ejecución

Ray Jefferson Cromartie, un estadounidense de 52 años condenado a pena de muerte en el estado de Georgia (EE.UU.), solicitó por segunda vez y en consonancia con normas legales una extravagante 'última cena' después que se aplazara la fecha de su ejecución, informan medios locales.

Cromartie fue condenado en 1997 a la pena capital por haber asesinado tres años antes a Richard Slysz, empleado de una tienda en la ciudad de Thomasville. Aunque durante el juicio y después siempre declaró su inocencia, sus 22 años de apelaciones desde el corredor de la muerte no impidieron que el pasado 30 de octubre se determinara su ejecución inminente por inyección letal.

Ese día lo salvó una orden de la Corte Suprema de Georgia, que detuvo la ejecución horas antes de lo previsto por existir una solicitud de apelación pendiente, pero levantó esa orden al día siguiente. Más tarde, el tribunal se negó a contemplar el pedido porque carecería de "mérito discutible" y reprogramó que la sentencia se debe cumplir el 13 de noviembre.

Para la víspera, Cromartie ordenó por segunda vez otro fastuoso menú como última comida: bistec, langosta, macarrones con queso, un sándwich de pollo, ensalada César de pollo con aliño rancho, hamburguesa doble con queso, frijoles rojos, papas fritas, una malteada de fresa y jugo de manzana.

En la anterior oportunidad, el condenado habría solicitado bistec, langosta, macarrones con queso, arroz aderezado con jugos de carne, sándwich de bistec y queso, hamburguesa doble con queso, papas fritas, aderezo rancho, una malteada de fresa y un pastel con glaseado.  

El crimen de Cromartie

El 10 de abril de 1994, según lo dictaminó el tribunal, Ray Jefferson Cromartie llegó con un amigo a una tienda y disparó dos veces en la cabeza a un dependiente, Richard Slysz, durante un robo frustrado. La víctima murió a causa de las heridas.

Los documentos oficiales indican que los delincuentes no pudieron abrir la caja registradora y, finalmente, se llevaron dos cajas de cerveza. Las autoridades aseguraron que el condenado también baleó e hirió gravemente al empleado de otro comercio días antes.

RT