Actualidad

Un cazador en España dispara, apalea y arrastra moribunda a su perra y ahora se enfrenta a 18 meses en prisión

Publicado:
"Soy cazador y disparo a quien me salga de los cojones", dijo el agresor mientras una pareja, que grabó lo ocurrido, le recriminaba su actuación.
Un cazador en España dispara, apalea y arrastra moribunda a su perra y ahora se enfrenta a 18 meses en prisión

Un nuevo caso de maltrato animal en España ha saltado a las redes. Un cazador en el municipio de Chantada, en la provincia gallega de Lugo, al noroeste del país, fue grabado mientras disparaba, apaleaba en la cabeza y posteriormente arrastraba por el barro a su perra, ya moribunda, con la intención de rematar el 'trabajo' en su casa.

El hombre fue sorprendido por una pareja que oyó el disparo y los lamentos del animal, y no dudaron en parar su vehículo, bajarse y grabar al cazador mientras le recriminaban su conducta. Según Rubén Pérez, portavoz de Libera, una de las organizaciones animalistas que han denunciado este episodio, el hombre alegó en ese momento: "Soy cazador y disparo a quien me salga de los cojones".

ADVERTENCIA: Las siguientes imágenes pueden herir su sensibilidad.

Tras ser sorprendido, el individuo acabó abandonando al animal, del que se supo más tarde, tras ser rescatado, que acababa de parir seis cachorros. La ONG Mundo Vivo ha comunicado a través de las redes sociales que la perra continúa con vida, aunque su estado es crítico, y ha sido trasladada a un hospital veterinario donde está siendo atendida. Asimismo, los cachorros se encuentran en buen estado de salud y están siendo atendidos en una protectora de animales.

El cazador ha sido identificado y se enfrentará a cargos penales. Mundo Vivo ya ha anunciado que ejercerá la acusación popular, a la vez que ha exigido que se endurezcan las penas de los delitos de maltrato animal. El acusado se enfrentará a una pena máxima de 18 meses de prisión, lo que en España significa, si no se tienen antecedentes penales, que no entrará en la cárcel. Además, podría ser condenado también a una multa pecuniaria de hasta 30.000 euros.

RT