Actualidad

Hijo adicto de una familia millonaria que lleva 21 años viviendo en la calle encuentra la motivación para dar un giro a su vida

Publicado:
Ryan Staffiere ha pasado la mayor parte de su vida en aparcamientos, después de que fuera echado de casa a los 15 años.
Hijo adicto de una familia millonaria que lleva 21 años viviendo en la calle encuentra la motivación para dar un giro a su vida

Un británico hijo de millonarios, que por su adicción a las drogas y el alcohol ha estado viviendo en las calles durante 21 años, ahora busca dar un nuevo giro a su vida, recogen los medios locales.

Ryan Staffiere, de la localidad de Truro, en el condado de Cornuelles (Reino Unido), nació en el núcleo de una familia adinerada, asistió a una escuela privada y gozaba de muchas comodidades antes de que sucumbiera a los vicios. A la edad de 11 años probó la marihuana y durante su adolescencia experimentó con bebidas alcohólicas y otras sustancias.

Sus excesos y dependencias hicieron que fuera echado de su casa a los 15 años, cuando comenzó a vivir en aparcamientos y rodearse de personas que también consumían estupefacientes, convirtiéndose en un adicto a la heroína a los 20 años y al crack a los 25.

Staffiere, ahora con 37 años, sostiene que es "un buen chico que salió mal" y cuenta que tiene 93 condenas en su historial. El hombre retomó el contacto con sus padres, pero la Navidad pasada fue expulsado nuevamente, después de tomarse tres botellas de alcohol. Sin embargo, cuenta que ahora está preparado para cambiar su estilo de vida y comenzar su proceso de rehabilitación.

Ayudando a personas sin hogar

El hombre asiste a diferentes cursos que le han ayudado a aumentar su confianza y darle un nuevo propósito a su vida. Staffiere se ha propuesto pasar las fiestas navideñas con las personas sin hogar del centro St Petrocs, donde también ha recibido alojamiento, comida y ropa limpia.

Staffiere reveló también que su máxima motivación para encarrilar su vida es su hija de 10 años, con quien no tiene contacto actualmente. La madre, una expareja del joven, murió de una sobredosis y la niña vive ahora con sus familiares fuera del condado.

"Cuando ella crezca quiero que pueda decir que 'a mi padre no le fue bien cuando era más joven, pero que hizo todo lo posible'", sostiene Staffiere.

El hombre espera algún día tener un hogar propio y planea dedicarse a ayudar a las personas que viven en las calles. "Tengo rumbos alineados. Quiero ser un defensor de las personas sin hogar. Podría llevarlos a citas médicas y cosas así. Al principio sería voluntario, pero eso es lo que quiero hacer como trabajo", manifestó Staffiere.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT