Actualidad

Las olas de calor podrían golpear a las principales regiones cultivadoras de grano al mismo tiempo

Publicado:
Esa disminución simultánea de la producción en múltiples zonas agrícolas provocaría perturbaciones en el suministro mundial de alimentos.

Un patrón de olas en los vientos de la corriente en chorro que circulan muy por encima de la superficie de la Tierra se combinaría con temperaturas más cálidas impulsadas por el clima y podría amenazar los cultivos en múltiples regiones agrícolas a la vez, según una investigación publicada en la revista Nature Climate Change.

Las áreas más vulnerables serían el centro de América del Norte, Europa Occidental, el oeste de Rusia y Ucrania —juntas producen alrededor de una cuarta parte del grano del mundo— y el descenso en cultivos como trigo, maíz, soja y arroz fruto de ese cambio climático causaría escasez de alimentos.

Dim Coumou, coautor del estudio, apunta que el patrón de la corriente en chorro ya se asoció con olas de calor devastadoras que afectaron a Europa Occidental en 2003 y 2018 y a Rusia en 2010: "Cada vez que surgen estas ondas, los cultivos de estas regiones resultan negativamente afectados al mismo tiempo", explicó a la agencia Reuters.

"Impacto devastador"

Los científicos estiman que dos o más semanas calurosas con este patrón por cada verano pueden causar reducciones del 4 % en la producción de cultivos de las zonas afectadas y provocar disminuciones de hasta un 11 %.

De momento, no está claro si estos patrones de viento ocurrirían con mayor frecuencia o durarían más debido al cambio climático. Sin embargo, el pronostico de varios especialistas es que la intensidad y el efecto de los eventos de calor asociados crecerían incluso si permanecen sin modificaciones debido al aumento de las temperaturas medias.

Los autores también destacan que "el impacto devastador" que tienen los fenómenos meteorológicos extremos en la sociedad se puede amplificar aún más cuando "ocurren casi simultáneamente en el tiempo", debido a que las cadenas económicas están cada vez más conectadas y las fallas de producción de un lugar se sienten en otros.

En este caso, las olas de calor simultáneas y la disminución de la producción en las regiones podrían causar "perturbaciones en el suministro mundial de alimentos" si los países afectados imponen prohibiciones a la exportación para garantizar la seguridad alimentaria nacional.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!