Actualidad

Desvelan las causas de muerte del príncipe emiratí hallado muerto en su apartamento en Londres

Publicado:
La investigación forense reveló la presencia de éxtasis líquido y cocaína en su organismo.
Desvelan las causas de muerte del príncipe emiratí hallado muerto en su apartamento en Londres

La Corte de Medicina Forense de Westminster (Reino Unido), en una audiencia llevada a cabo el pasado miércoles en Londres, determinó una 'toxicidad por drogas' como la causa de la muerte del diseñador de modas Khalid bin Sultan al Qasimi, hijo del emir de Sharjah (Emiratos Árabes Unidos), informó The Sun. 

Khalid, dueño de la marca de moda británica Qasimi, fue encontrado sin vida en su apartamento por su señora de la limpieza el 1 de julio de este año.

En la audiencia, el médico forense Bernard Richmond indicó que la autopsia arrojó como resultado la presencia de más de 300 miligramos de GHB -potente depresor del sistema nervioso central conocido también como 'éxtasis líquido'- y cantidades "recreativas" de cocaína en su organismo.

El sargento Adrian De Villiers, quien investigó el caso, mencionó que la última persona que vio a Khalid con vida fue probablemente un hombre llamado Yohan Escobar, quien admitió a la Policía haber consumido drogas con él e indicó que cuando salió del departamento, Al Qasimi se encontraba dormido y roncando. 

La señora de la limpieza, quien trabajó para el diseñador durante varios años, indicó que cuando entró con su llave al departamento encontró a su jefe sentado en el suelo junto a la esquina del sofá. Inicialmente pensó que estaba durmiendo, pero al no notar ninguna reacción, se acercó a tocarle el cuello y se dio cuenta de que algo andaba mal, por lo que avisó al administrador del edificio y le pidió que llamara a emergencias.

Khalid era el segundo hijo del jeque Sultan bin Muhammad al Qasimi quien gobierna el emirato de Sharjah desde 1972. Su muerte se produjo 20 años después de que su hermano mayor falleciera en 1999 de una sobredosis de drogas a la edad de 24 años en una vivienda familiar en el condado inglés de Sussex. 

RT