Actualidad

Retransmisión del partido del Arsenal cancelada y camisetas quemadas: comentarios de Mesut Özil provocan ira en China

Publicado:
La televisión estatal china canceló la retransmisión del partido que el Arsenal disputó el fin de semana, mientras aficionados en el país asiático instan al club inglés a deshacerse del jugador.
Retransmisión del partido del Arsenal cancelada y camisetas quemadas: comentarios de Mesut Özil provocan ira en China

El futbolista alemán del Arsenal F.C. Mesut Özil ha desatado la ira de los aficionados y autoridades de China después de que criticara públicamente la política de Pekín hacia la minoría musulmana uigur, informa el diario estatal chino Global Times.

El 13 de diciembre, Özil, de ascendencia turca y religión musulmana, en las redes sociales se refirió a la región autónoma de Xinjiang, ubicada al noroeste de China, como "Turquestán Oriental", una denominación utilizada por los grupos separatistas locales.

"Los uigures de Turquestán Oriental son guerreros que resisten la persecución. [En China] se queman coranes, hay mezquitas destruidas, se prohíben las escuelas teológicas islámicas, los intelectuales religiosos son asesinados uno tras otro. A pesar de todo esto, los musulmanes permanecen callados", escribió el futbolista en su cuenta de Twitter.

Comentarios "inapropiados"

Sus palabras provocaron una ola de críticas en el país asiático, donde el Arsenal es muy popular y tiene fuertes lazos comerciales. Como respuesta, la televisión estatal china CCTV decidió cancelar la retransmisión del partido del equipo londinense ante el Manchester City, jugado el pasado domingo.

Desde la Asociación de Fútbol de China también mostraron su "indignación y decepción" por las acusaciones del deportista, describiéndolas como "inapropiadas".

"Los comentarios de Özil no solo hirieron a sus fanáticos chinos, sino que también hirieron los sentimientos de los chinos. Es algo que no podemos aceptar", señaló el organismo.

Por su parte, el Arsenal, citado por Reuters, intentó distanciarse de las declaraciones hechas por su jugador, aclarando que lo expresado es su "opinión personal". "Como club de fútbol, el Arsenal siempre se adhiere al principio de no involucrarse en política", señaló la entidad deportiva.

No obstante, numerosos aficionados chinos criticaron a través de la red social Weibo las palabras del futbolista, quemaron camisetas del Arsenal e instaron al club a vender al alemán o cederlo a otro equipo.