Actualidad

La otra cara del Ejército español: la figura de la mujer militar, entre el acoso y el desamparo

Publicado:
Recientemente, el Ministerio de Defensa de España modificó el 'Protocolo de Actuación frente al acoso sexual y por razón de género en las Fuerzas Armadas' con la finalidad de proteger a las víctimas de abusos dentro del ejército. Y es que, en los últimos años, son numerosas las denuncias por parte de mujeres militares afectadas por la desprotección.

"La Justicia militar me desamparó", "Todos esos años para mí han sido un calvario", "Si la víctima tiene que acabar fuera de las Fuerzas Armadas, estamos fracasando", "No hay nadie que me pueda ayudar", son algunas de las frases que ilustran el camino por el que transitan la mayoría de víctimas de abusos sexuales en el seno del Ejército español.

Una de ellas acude continuamente al hospital desde hace unos años, tras denunciar haber sido agredida sexualmente con penetración por un compañero de cuartel. Desde entonces, padece insomnio y sufre importantes problemas psicológicos y físicos.

Se trata de una de las decenas de mujeres que han denunciado dentro del Ejército español haber sido acosada. En su caso, como en el de un altísimo porcentaje de las denuncias, el acusado salió impune y, además, ella fue expulsada del cuerpo, según cuenta, por sus continuas bajas laborales.

"Como mujer me siento superhumillada", relata la exmilitar, que sostiene que la situación le llevó a querer quitarse la vida: "Si no tuviese a mi bebé, lo hubiera intentado nuevamente", añade.

Zaida Cantero: de denunciante a diputada

El caso de la capitana Zaida Cantera arroja esperanza para algunas soldados. Tras sufrir tocamientos, insinuaciones y vejaciones en público por parte de su superior, esta exmilitar denunció a su teniente coronel. En una sentencia sin precedentes, su superior fue condenado a dos años y diez meses de prisión. Poco después, en 2015, Cantera se convirtió en diputada del Congreso y mantiene que aún hay muchísimo camino por recorrer.

"Lo mas difícil es tener que decirle a una víctima: no denuncies. Y yo lo he tenido que hacer, porque se te va a revictimizar, se te va a estigmatizar", cuenta Cantero, que opina que "encontrar Justicia, por desgracia, cuesta muchísimo hoy día dentro de las Fuerzas Armadas".

La denuncia de quien hoy es diputada tuvo una enorme repercusión mediática, aunque se trató de una excepción. De hecho, hasta 2015, la agresión y el abuso sexual no estaban tipificados en el Código Penal Militar. Desde entonces, hace tan solo cuatro años, ha habido casi 50 denuncias penales, pero hasta el momento ningún acusado ha sido condenado. 

El Ejército niega la impunidad

Sin embargo, dentro de las Fuerzas Armadas argumentan que cualquier uniformado tiene dos caminos abiertos para denunciar: si la Justicia militar le da la espalda, se puede ir por la vía civil.

Leopoldo Muñoz, Presidente de la Asociación de Militares Españoles, defiende esta postura: "En el Tribunal Supremo hay una sala que entiende de cuestiones militares y en la Fiscalía General del Estado hay otra sala que entiende de cuestiones militares", y echa la pelota en el tejado de la víctima: "Lo que no tiene que hacer es arrugarse, porque eso es una mala muestra del espíritu militar".

En los últimos años, la voz de la mujer ha retumbado en distintos sectores de la sociedad española para que exista una mayor igualdad y para acabar con la violencia machista. Los avances en otros sectores contrastan con la 'ley del silencio' que aún parece mantenerse en muchos cuarteles.

Covid19